Prensa engañabobos: la estrategia mediática de generalizar una subida de impuestos destinada a las rentas altas, banca y grandes empresas

Gráfico de Eurostat. Presión fiscal en Europa (EFTA)

Libremercado, una de las webs vinculadas a Libertad Digital, ha conseguido viralizar hasta cierto punto una de sus numerosas falsedades. Como es habitual, la web neoliberal defiende los intereses de las grandes empresas, banca y rentas altas de España bajo el típico encendido del ventilador. La triquiñuela, muy común en la prensa generalista, consiste en convencer al 90% de la población, las clases medias y bajas, de que una subida selectiva dirigida hacia el sector de la población más privilegiado desde el punto de vista económico afectará al "80% de los contribuyentes". De esta manera, se consigue que ciertos lectores incautos acaben defendiendo unos intereses económicos que en absoluto son los suyos.

Para ello, Libermercado parte de la premisa de que casi ninguno de sus lectores va a leerse el documento propuesto por Unidos Podemos "Dejar atrás la austeridad", texto que, por otro lado, no es "un largo listado de subidas fiscales" como dicen en Libremercado, sino una serie de propuestas que van mucho más allá, comenzando por frenar el "dogmatismo austeritario" en un contexto de altos niveles de desempleo que afecta sobre todo a los jóvenes y eliminar toda una serie de leyes orgánicas aprobadas para estrangular el gasto público en todas las administraciones. Medidas como la "supresión de las tasas de reposición de los trabajadores municipales", el rescate de la sanidad y la educación públicas y del sistema de atención a la dependencia, a los que se antepone el pago de una deuda que bate records tras la gestión económica del PP: 1,163 billones de euros (en 2008 no superaba los 400 mil millones).

Para empezar, tanto Libremercado como otros medios afines al partido de Albert Rivera, llámense "El Español" o "El País" entre otros, eluden mencionar que la presión fiscal en España respecto al resto de la UE es muy baja, como consecuencia de una reducción de impuestos centrados principalmente en aliviar a las rentas altas. Al margen de los falsos titulares, objetivamente, la presión fiscal en nuestro país se situó por debajo del 35% ya en 2016, lejos del 40% de media de la Unión Europea o de niveles por encima del 45% de países con saneados sistemas de protección social, como Francia, Dinamarca o Bélgica o cercanos a ese porcentaje, tales como Suecia o Finlandia. La reducción progresiva de ingresos se ha traducido en un desajuste que ha ido directamente a engrosar la enorme deuda desde 2008. También en un adelgazamiento premeditado del Estado, garante de la redistribución de recursos, y de las coberturas sociales, llámese sanidad, educación o pensiones públicas...

El apartado del documento de Unidos Podemos titulado "en vez de un techo de gasto, un suelo de ingresos", comienza, precisamente, recordando que "España está 8 puntos porcentuales por debajo de la media europea en ingresos del Estado sobre el PIB" debido a un "sistema impositivo profundamente injusto, en el que el peso de la imposición recae sobre los trabajadores y las trabajadoras, los autónomos, los consumidores y las PYMES, mientras se permite a las grandes corporaciones, a los especuladores financieros e incluso a los defraudadores (como en el caso de la amnistía fiscal de Montoro) que se acojan a innumerables privilegios fiscales para acabar tributando proporcionalmente menos que la gente trabajadora". Se recuerda que los impuestos que más han crecido son aquellos que afectan al conjunto de la sociedad, como es el caso del IVA, que creció una media del 14% entre 2007 y 2017.

En Libremercado se dice que subir los impuestos a quienes tributan por encima de 60.000 euros anuales afectaría a 750 mil contribuyentes, o que la subida del impuesto de Patrimonio incidiría sobre 190 mil. Cifras ridículas, por supuesto. Entonces, ¿Dónde está en engaño para ese titular rimbombante que asegura que "La nueva subida de impuestos que negocian PSOE y Podemos afectará al 80% de los contribuyentes"? Muy sencillo. Dice Libremercado: "tan solo el aumento del diésel anunciado por el Ejecutivo y respaldado por el partido de Iglesias bajo la excusa de combatir la contaminación supondría un palo extra para cerca de 15 millones de conductores, una cifra equivalente al 80% de los contribuyentes del IRPF". Así, una carga impositiva fundamentalmente dirigida a bancos, grandes empresas y rentas por encima de 60 mil euros se generaliza torticeramente con un impuesto probablemente ridículo que afectará a los coches diésel, 15 de 26 millones de conductores en total, y que -por supuesto- no supone el 80% de los contribuyentes, sino poco más de la mitad. Además, en el documento de Unidos Podemos se aclara que la "fiscalidad verde" se llevará a cabo "garantizando que no se aumenta la carga impositiva a las personas trabajadoras".

A modo de ejemplo, otro artículo publicado en la web patriota de banderita El Español titulado "Dejar atrás la austeridad… ¿qué austeridad?" define la misma como un "exceso de gastos sobre ingresos" desde 2009, pero no aclara como se han reducido los ingresos por la eliminación de impuestos que afectan a los ricos -como el de Patrimonio en Andalucía- o el adelgazamiento de otros. La defensa a ultranza de la banca privada lleva a este medio a transformar un beneficio de 15.000 millones de euros en 2017 en una "pérdida de 3.900 millones". No nos explicamos de dónde han sacado esa cifra, por lo que solo podemos suponer que el director de "Barceló y Asociados" se la ha inventado sin más.

En todo caso, esta por ver que un PSOE que se ha negado a derogar las dos reformas laborales -entre otras cuestiones- vaya a tocar el IRPF perjudicando a las rentas altas, o que aliados como el PNV o PdCAT sumen sus votos a tal propósito.También que se vaya a eliminar las SICAV, o que las grandes empresas paguen más que ese patético 6,14% en el Impuesto de Sociedades (datos de 2016) mientras las PYMES pagaban el 15,4%.

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación