El Captor •  Opinión • 02/05/2020

Principios de la economía circular en España

Supongamos por un momento que los ingresos públicos de un Estado -fundamentalmente impuestos- nunca son suficientes para llevar a cabo todo el gasto público necesario de prestaciones sociales, sanitarias, educativas, económicas, etc…

De hecho, no es solamente una hipótesis, es la realidad de las finanzas de la economía del sector público en España, que año tras año incurre permanentemente en déficits públicos.

Supongamos también que hay riqueza suficiente en el país para que existan suficientes ingresos públicos en España, pero su Estado, que en teoría subordina toda la riqueza existente al interés general, no articula nunca un sistema fiscal donde esa posibilidad quede concretada en la realidad económica del país.

De hecho, no es solamente una hipótesis, es lo que caracteriza a las finanzas de la economía del sector público en España, que carece de un sistema fiscal lo suficientemente progresivo para evitar situaciones presupuestarias deficitarias.

Supongamos también que como no se articula un sistema fiscal que permita afrontar con ingresos públicos suficientes todo el conjunto de gastos necesarios para la prestación y la producción de servicios públicos estatales, resulta necesario financiar ese déficit con préstamos de particulares, conocidos por todos como “deuda pública”.

De hecho, no es solamente una hipótesis, es la realidad de las finanzas de la economía del sector público en España, que año tras año ve incrementado el volumen de su deuda pública.

Supongamos ahora que la población más rica de España, al no contribuir con su riqueza a las arcas públicas en cuantía suficiente para que no haya déficit público -al no existir en el Estado un sistema fiscal adecuado para ello- invierte parte de su riqueza en financiar dichos déficits, comprando toda la deuda pública que permita realizar el gasto público inicialmente presupuestado.

De hecho, no es solamente una hipótesis, es la realidad de las finanzas de la economía del sector público en España, cuya deuda pública es adquirida mayoritariamente por entidades financieras y bancarias cuyos propietarios son multimillonarios.

Supongamos finalmente que al no estar implementado el sistema fiscal que posibilitaría el equilibrio presupuestario, el coste de proveer los servicios públicos estatales acaba resultando gratuitamente gravoso, pues la población más rica del país, no solo no aporta todos los ingresos públicos que tendría que aportar de existir un sistema fiscal más progresivo, sino que acaba haciéndole incurrir al Estado en un gasto adicional en forma de intereses de deuda pública.

De hecho, no es solamente una hipótesis, es la realidad de las finanzas de la economía del sector público en España, cuya estructura contribuye a aumentar el patrimonio de la población más rica.

http://www.elcaptor.com/economia/revision-economia-publica-espana


El Captor /  Opinión /