Impressões de um Informático • 18/11/2011

Que no, que no nos representan los abstencionistas.

Que no, que no nos representan los abstencionistas.

Dedicado al “Grupo de trabajo de Política a Largo Plazo de Acampada Sol (Asamblea de Pontejos):

Este domingo 20 de noviembre viviremos de nuevo la “gran revolución de la abstención”, las elecciones generales, por medio de las cuales —nos dicen los abstencionistasno podremos decidir acerca de nuestro futuro, muy revolucionario todo, por supuesto. Pero, ¿realmente decidimos algo cuando nuestra participación en la política se reduce a no meter una papeleta en una urna cada cuatro años —o los que sean—, limitándonos a no elegir de ese modo a quienes piensan como nosotros?

La abstención no es otra cosa que la negación de lo político. Por ello llamamos al voto activo, lo que no tienen nada que ver con quedarse en casa y dejarles hacer, sino con luchar día a día, autoorganizarnos y ganar espacios de libertad frente al Estado y al Capital. Nos sobran las razones para ganar fuerza también en las instituciones.

Porque nos negamos a ser excluídos de un sistema que ahora enajena lo común y lo reduce a criterios mercantilistas —cuantificación, productividad, rentabilidad, etc— que no responden a las necesidades e intereses reales de las personas sino a los del Estado y el Capital.

Porque no queremos tirar a la basura una opción mas en la lucha, no yendo a votar el a ningún partido, algo que, necesariamente, hará que otros tomen las decisiones por nosotros, obligándonos a vivir permanentemente como marginados sociales incapaces de valerse por sí mismos y de decidir sobre quiénes deben tomar las decisiones en el Congreso.

Porque más allá del “secuestro” de la democracia y de la política por parte de los organismo económicos supranacionales, auténtico gobierno en la sombra, creemos que la democracia, no en su forma actual sino bajo otra más participativa, es la mejor manera de acabar con el Capitalismo, radicalmente contrario a la libertad, y que para cambiar el sistema tenemos que luchar contra aquellas personas que sustentan el capitalismo para asegurarnos una supervivencia que no reduce la vida a sus aspectos más miserabilistas.

Porque creemos en otra forma de hacer política, de organizarnos, de pensar aquello que nos afecta y de tomar decisiones en común y libremente, en definitiva, de hacer que nuestras vidas sean tal y como nos gustaría que fuesen, aunque los capitalistas y determinados sectarismos pseudo-revolucionarios nos digan una y otra vez que no es posible.

Porque los partidos anticapitalistas son solo herramientas que llevarán la lucha allí a donde el sistema pretende impedírnoslo, el tamaño no importa, sino su estructura y forma de funcionar, y su objetivo de construir otro orden social y económico.

Porque tenemos asambleas libres y podemos extenderlas a todos los rincones y actividades, incluso el Congreso, haciendo de ellas la base de un mundo nuevo en el que las decisiones no sean tomadas por unos pocos en interés de no sé sabe quién.

Por todo ello y mucho más, este domingo ¡Vota, organízate y lucha!

Y por la noche, cuando las urnas llenas de pluralidad sean abiertas y Ellos esperen Bipartidismo, acudamos juntos a celebrar con nuestros compañeros de lucha que les hemos ganado, y a seguir demostrando a los abstencionistas que no, que no, ¡que no nos representan ellos tampoco!


 


Impressões de um Informático /