Misión Verdad •  Opinión • 22/06/2020

Se calienta la frontera: así va la guerra de Venezuela contra paramilitares de Colombia

Se calienta la frontera: así va la guerra de Venezuela contra paramilitares de Colombia

Esta semana la banda narcoparamilitar Los Rastrojos fracasó en el intento de atacar al ejército venezolano cuando esta pasaba por una zona del Catatumbo, municipio fronterizo del estado Zulia.

Según relata la periodista Madelein García, la célula paramilitar atacó una columna de vehículos del ejército venezolano que estaba pasando por el puente que conecta a Caño de Medio con Caño Motilona, dos sectores del referido municipio zuliano. El combate duró una hora y cuatro miembros de Los Rastrojos resultaron abatidos, indicó la periodista.

Foto: Madelein García

La zona donde ocurrió el choque entre los militares venezolanos y las fuerzas irregulares, forma parte de las trochas que conectan a Venezuela con Colombia, controladas por Los Rastrojos para el contrabando de combustible y el tráfico de personas.

Sobre esto último el presidente Nicolás Maduro ha sido reiterativo en alertar la amenaza de que, en medio de la pandemia de Covid-19, estén ingresando venezolanos ilegalmente al país sin pasar por los debidos controles epidemiológicos que el estado ha ordenado ejecutar en las fronteras.

Probablemente el suceso del miércoles esté conectado con el golpe asestado a Los Rastrojos el 14 de junio, tres días antes, cuando la 12a Brigada de Caribe del ejército que se encontraba en un operativo de patrullaje, desmanteló un campamento de la referida banda paramilitar en el mismo sitio, luego de un enfrentamiento contra sus miembros.

Para ese momento, ZODI Zulia reportó la incautación de material de guerra como explosivos, minas antipersonales, cargadores de fusil AK-47 y granadas.

Foto: El Pitazo

Desde que el gobierno nacional ordenó la cuarentena social obligatoria en todo el país, han pasado otros eventos relacionados al grupo irregular en estados venezolanos que colindan con Colombia, mientras personal sanitario, policial y militar se mantiene desplegado en los Puntos de Atención Social Integral (PASI) para atender y detectar casos de Covid-19 en la población migrante que está regresando a Venezuela, con el fin de evitar un mayor incremento en el número de contagios importados del país vecino, que ya superan los 1 mil 500 casos.

Freddy Bernal, protector del estado Táchira, anunció el 24 de abril la captura de Juan Montero Buitrago, jefe de finanzas de Los Rastrojos.

Bernal denunció que Buitrago “tiene un amplio prontuario por contrabando de gasolina, narcotráfico y extorsión”. En medios colombianos es identificado como el máximo líder de la banda en el Norte de Santander, Colombia.

El 20 de mayo fue apresado Moisés David Contreras Santana, lugarteniente del grupo paramilitar en Coloncito, Táchira, y se le incautaron armamentos y equipo de uso militar.

Diez días más tarde, Bernal informó que habían sido capturados otros tres paramilitares integrantes de Los Rastrojos, durante un operativo para combatir a las mafias que están trasladando personas por pasos ilegales de Colombia a Venezuela.

2020: los datos de la violencia narcoparamilitar en Colombia

En las últimas semanas han ocurrido enfrentamientos entre bandas irregulares en la región colombiana que es frontera con Venezuela.

W Radio, citando a los habitantes de la localidad de Banco de Arena, zona rural de Cúcuta, reportó el 2 de junio que hubo varias detonaciones y disparos de fusil, acusando a Los Rastrojos y al grupo guerrillero colombiano ELN como los autores del suceso.

El procurador general de Colombia, Fernando Carrillo Flórez, denunció un aumento en el reclutamiento forzado de menores de edad, señalando no solo a movimientos guerrilleros, sino a estructuras criminales vinculadas al narcotráfico, secuestros y homicidios, actos que siguen perpetrándose en paralelo a la emergencia sanitaria que hay actualmente en el país, obligando al desplazamiento forzado de las comunidades lejos de los territorios en conflicto, aunque eso implique el riesgo de contagiarse de Covid-19.

Entre los grupos armados que el jefe del Ministerio Público enumeró están los Rastrojos, los Urabeños y las Águilas Negras, todos con expedientes abiertos en la guerra contra Venezuela.

A pesar de que los Acuerdos de Paz tienen cuatro años de haber sido suscritos, la Procuraduría indicó que en el 30% del territorio colombiano, en especial las zonas campesinas, los niños y adolescentes siguen siendo afectados por los disputas que detonan el paramilitarismo y el narcotráfico.

Crecen las víctimas de la guerra de bandas criminales en el interior de Colombia. Foto: Colprensa

Del mismo modo, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), citada por El Espectador, reveló las preocupantes cifras con respecto a los 43 desplazamientos masivos detectados en Colombia en lo que va de 2020; por los enfrentamientos entre grupos armados ilegales, 11 mil 800 personas tuvieron que huir de sus hogares, mientras que otras 1 mil más lo hicieron por amenazas.

Los departamentos afectados son Nariño, Chocó, Antioquia, Norte de Santander y Cauca. Además ACNUR menciona que en Norte de Santander hubo más confinamientos por las confrontaciones.

La amenaza de Los Rastrojos en este lado de la frontera

La FANB ha tenido que mantenerse en ejercicios militares permanentes en este periodo de pandemia, más aún, luego de que fracasara la incursión terrorista de la Operación Gedeón.

La guerra de baja intensidad de paramilitares contra el estado venezolano no da tregua a pesar de la emergencia sanitaria global.

En ese sentido, y como el mismo presidente venezolano lo ha denunciado, no se debe descartar que el traslado de venezolanos por trochas sea una acción deliberada de grupos paramilitares, en alianza con la extrema derecha colombiana, para dañar el control efectivo que hay en el país de la pandemia.

Una acción reciente que pudiera estar detonando los últimos enfrentamientos con Los Rastrojos es el nuevo plan de distribución de gasolina en el país, que por cortar el derroche en el subsidio del insumo, estaría tocando intereses de las mafias que contrabandean gasolina.

Es obvia la relación de esta banda criminal con los líderes del antichavismo que conducen el golpe contra Venezuela.

Las imágenes de Guaidó siendo escoltado por Jhon Jairo Durán Contreras, alias “Menor”, y Albeiro Lobo Quintero, alias “Brother”, que recorrieron el mundo en 2019, se convirtieron, ese año, en la prueba principal de una serie de investigaciones recopiladas por el gobierno venezolano donde se demuestra que, más allá de las actividades delictivas, las células narcoparamilitares han sido incorporadas al esquema de desestabilización contra Venezuela que la propia Casa de Nariño fomenta.

Foto: Twitter


Misión Verdad /  Opinión /