Gonzalo Sánchez •  Internacional •  24/10/2017

Izquierda islandesa con grandes posibilidades de vencer en elecciones del sábado: conoce su programa electoral

La izquierda islandesa, bajo las siglas del Movimiento de Izquierda-Verde, va a ganar las elecciones del próximo sábado. Al menos eso dicen las encuestas. Hemos leído su programa electoral para oferceros los puntos más interesantes de la propuesta de la organización nórdica.

Izquierda islandesa con grandes posibilidades de vencer en elecciones del sábado: conoce su programa electoral

Según la mayoría de las encuestas, el Movimiento de Izquierda-Verde va a ganar las elecciones generales que se van a realizar en Islandia el próximo sábado 28 de octubre. Esta organización puso a su país en el mapa cuando en 2009 quedó en segunda posición, convirtiéndose en el socio minoritario del gobierno islandés.

Desde esa posición pudo incluir algunas de sus propuestas en la agenda política, como el encarcelamiento de banqueros y políticos corruptos, una auditoria de la deuda y el inicio de un proceso constituyente. Todas esas medidas sirvieron para que muchos en Europa considerasen aquello como una revolución. Sin embargo la correlación de fuerzas no era favorable al Movimiento de Izquierda-Verde -por ser el socio minoritario del gobierno- así que lo que empezó con mucho impulso acabó en agua de borrajas porque Alianza Socialdemócrata, el socio mayoritario, decidió enfriar las cosas cuando los banqueros y la troika hicieron unas llamadas y parar esas iniciativas.

Para contextualizar, la Alianza Socialdemócrata pertenece a Partido Socialista Europeo, organización a la que también pertenece el PSOE. El Movimiento Izquierda-Verde pertenece a la organización Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, organización a la que también pertenecen Podemos e Izquierda Unida.

Ahora la izquierda islandesa según las encuestas va a ganar las elecciones, por lo que esta vez sí, podrá aplicar los cambios que no pudo, ya que por lo que parece ahora la correlación de fuerzas que va a obtener sí se lo permite. Pero ¿cuáles son los cambios que el Movimiento Izquierda-Verde quiere hacer? Y algo más importante, ¿cuando suene el teléfono rojo y al otro lado se amenace con lo mismo que a Alexis Tsipras, qué hará Katrin Jakobsdóttir, la líder de esta organización política islandesa?

Mejor no adelantar acontecimientos. Hemos leído el programa político del Movimiento Izquierda-Verde para las elecciones generales de 2017, hemos seleccionado las iniciativas más importantes y os las hemos resumido para que sepáis que quieren hacer si finalmente ganan las elecciones.

Proceso Constituyente

El Movimiento Izquierda-Verde inició desde el gobierno un proceso constituyente que deviniera en una nueva Constitución. El planteamiento era hacerlo con el protagonismo ciudadano, por eso se hicieron asambleas a lo largo del país para que los ciudadanos aportasen al nuevo texto constitucional sus ideas. El proceso, aunque era ilusionante y contó con amplia participación, terminó muriendo por el pasotismo de Alianza Socialdemócrata.

Sin embargo la izquierda islandesa no está dispuesta a olvidarse de él y en su programa electoral se recoge la necesidad de redactar una nueva constitución que tenga como base la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el trabajo realizado por los ciudadanos constituyentes en las asambleas.

Política Internacional

Según esta organización de izquierdas los conflictos que se dan entre diferentes países deberían ser solucionados políticamente, mediante el diálogo. Precisamente por eso quiere sacar a Islandia de la OTAN y prohibir las armas nucleares en el mundo. En un plano más social, el Movimiento de Izquierda-Verde acepta la responsabilidad de acoger a más refugiados y ofrecerles educación gratuita y los mismos derechos que a sus nacionales. Concretamente aseveran en su programa político que rechazan de plano que los refugiados y los inmigrantes reciban un menor salario que trabajadores islandeses por el mismo trabajo ni que sean menoscabados sus derechos laborales ni de ningún otro tipo.

En cuanto a lo económico, se rechazan los Tratados de Libre Comercio por entender que fomentan un crecimiento insostenible para la naturaleza y porque pisotean los derechos humanos de la ciudadanía. Sin embargo no se rechazan los acuerdos económicos con otros países, pero los mismos deben estar condicionados a respetar los derechos de los ciudadanos por encima de todo lo demás. Por otra parte se compromete a una lucha sin cuartel contra los paraísos fiscales.

Economía y trabajo

En este apartado, el Movimiento de Izquierda-Verde considera necesaria una reforma del sistema impositivo islandés. A día de hoy la organización valora que los ricos son más ricos mientras los pobres de hacen más pobres por lo que apuesta por una fiscalidad progresiva, que además aumente el gasto público. El crecimiento económico no lo considera positivo siempre, solo cuando los recursos naturales lo soporten, no se quiere crecer a costa de esquilmar los recursos con los que cuenta Islandia. También defienden la propiedad pública de esos recursos naturales y la nacionalización de los sectores estratégicos como la pesca y el sistema de electricidad.

Las mujeres y hombres que tengan hijos, contarán con un permiso de maternidad/paternidad de 12 meses y sus hijos acceso a la educación preescolar de manera gratuita. Los trabajadores se verán beneficiados por medidas como el aumento significativo del salario mínimo y una jornada laboral de menos horas sin que ello signifique una bajada de los salarios. Los jubilados y los inválidos verán aumentar sus pensiones. La izquierda islandesa quiere terminar con la brecha salarial que separa a hombres y mujeres.

El partido liderado por Katrin Jakobsdóttir quiere que los trabajadores participen en la dirección de las empresas y apuesta por un modelo cooperativista como una forma de democratizar los medios de producción para impedir que la iniciativa privada cope todo el mercado del país. En cuanto a los municipios, se considera fundamental aumentar el presupuesto público para lograr un mejor funcionamiento de los servicios públicos básicos.

Educación y sanidad

Se apuesta por la sanidad pública y gratuita en todos los niveles y para todos los que vivan en Islandia, sean nacidos allí o en cualquier otra parte del mundo. En cuanto a la educación se apuesta por aumentar el gasto en las escuelas y universidades públicas para conseguir garantizar el acceso a todo aquel que quiera estudiar, sean cuales sean sus circunstancias. En las escuelas secundarias habrá un gabinete de psicología para ayudar a los alumnos que lo necesiten.

Los estudiantes universitarios verán los intereses de sus préstamos reducirse hasta un máximo del 1%. Los estudiantes refugiados tendrán acceso gratuito. Se recoge la apuesta por multiplicar los recursos económicos dirigidos a la Investigación y Desarrollo (I+D)

Además de estas iniciativas hay otras cuestiones importantes de aspectos como el feminismo y la ecología que también viene recogido en el programa del Movimiento de Izquierda-Verde. Por ejemplo eliminar la brecha salarial entre hombres y mujeres, implicar al estado y todos sus recursos en la concienciación, prevención y educación para acabar con la violencia sexual y la violencia de género, una nueva legislación que proteja los derechos y otorgue una vida digna a las personas transexuales e intersexuales.

Dejar de ser dependientes del carbón y de los combustibles fósiles en 2040, una apuesta seria y creíble para aportar un grano de arena en la lucha contra el calentamiento global que se nutre de otras propuestas como el apoyo al trasporte público, la creación de infraestructura que permita poner a las bicicletas y a los peatones como lo más importante en la movilidad de las ciudades.

La construcción de una red de carreteras para que todos los ciudadanos puedan desplazarse por todo el territorio y para que los turistas tenga acceso a los parajes más remotos de Islandia son otras medidas recogidas en el programa electoral junto con otras como el establecimiento de un límite en el precio de las viviendas para evitar la especulación y el acceso de las familias a ella, ya que se quiere conseguir en unos años que una vivienda no le cueste a nadie más del 25% de sus ingresos. En cuanto a los medios de comunicación la propuesta para por independizar el Sistema Nacional de Radiodifusión de Islandia, para que deje de estar en las manos del gobierno de turno.

Gonzalo Sánchez. Twitter: @ProtestFor36


Islandia /  Movimiento Izquierda-Verde /