Una ola de solidaridad con la huelga de Cacaolat

08/01/2019

Desde que el pasado jueves empezara la huelga indefinida en Cacaolat, una veintena de bares y restaurantes se han adherido a una campaña de solidaridad sin precedentes.

Cartel de apoyo a la huelga en bar de Barcelona / CGT

El día 3 de enero empezó la huelga indefinida que se lleva a cabo en la línea de producción de la fábrica de Cacaolat en Santa Coloma de Gramenet. Los paros laborales se producen como respuesta a un conflicto latente en la planta desde el año 2017, cuando la dirección emprendió la aplicación de modificaciones unilaterales de los turnos de trabajo y horarios.

La central anarcosindicalista CGT ha realizado reiteradas denuncias públicas a la dirección de la compañía, a la cual califican como "despótica" sosteniendo que  "con su actitud de negarse a negociar está abriendo un nuevo frente a la compañía, de la cual son accionistas Cobega y Damm".

La huelga ha venido acompañada por un sorprendente nivel de apoyo en el sector hostelero, en el que los famosos batidos cuentan con más volumen de ventas. Más de una veintena de bares y restaurantes de Santa Coloma de Gramenet, Badalona, Montcada i Reixach o Barcelona se han adherido de forma espontánea a una campaña que empezó con el anuncio de la Fábrica Restaurant Cap Foguer de no vender Cacaolat mientras no finalizara el conflicto. Desde ese momento la negativa a vender productos de Cacaolat no ha parado de crecer.

Más allá de los negocios particulares, entidades sociales, culturales, políticas y centenares de ciudadanos a título personal, han mostrado su solidaridad con los trabajadores bajo el hashtag #VagaCacaolat o simplemente citando a @Cacaolat o @cgt_cacaolat. Son ya muchos los que han compartido la campaña en Facebook, Twiter o en sus redes sociales favoritas.

"Desde CGT ya vivimos hace pocos meses la represión de la empresa sobre un compañero del sindicato, despedido por motivos sindicales tal y como reconoció el juez en la sentencia de readmisión, después de 19 años trabajando en Cacaolat", indican desde la central sindical.

Las peticiones de la asamblea de trabajadores son sencillas, que la empresa deje de empeorar las condiciones laborales de los trabajadores, destruir su conciliación con turnos extenuantes, horas extras, ampliación de la jornada anual o abuso de la flexibilidad laboral.