Javier Heras •  Opinión • 28/06/2019

Orgullo del Orgullo

Orgullo del Orgullo

Con el mes de junio llega un año más, el día del Orgullo. Esta celebración es ya sobradamente conocida y concurrida como para que su parte lúdica e incluso folklórica tienda a eclipsar el fondo, la raíz, de la misma. Festejar es bueno, pero al igual que otras fechas como el 8 de Marzo o el 1º de Mayo no podemos ni debemos olvidar la parte política, la reivindicativa que hay en los orígenes de este de evento.

El día 28 de junio de 1969 se celebra el aniversario de las revueltas de Stonewal en Nueva York, momento de la eclosión de un movimiento por la igualdad que ya no pararía y que se extendería poco a poco por el mundo. Esta fiesta nació como medio de lucha, de reivindicación de unos derechos. Unos derechos que, a pesar de los avances, estamos aún lejos de poder conseguir en su plenitud. La visibilización del colectivo LGTBI+ con total garantía y libertad, sin riesgo a agresiones o vejaciones, o a hacer valer todos sus derechos sociales o laborales sin ser discriminados por ello son aún asignatura pendiente, aunque sean indudables los avances.

La entrada de la ultraderecha en las instituciones y la difusión cada vez mayor de discursos abiertamente LGTBIfóbicos suponen un peligro para todos esos avances legales conquistados. No se debe permitir retroceso alguno de derechos civiles.

Así pues, bienvenida sea la fiesta, pero este esta jornada no se puede quedar solo en una fiesta, porque vemos día a día como los ataques homófobos persisten, al igual que la discriminación, aunque muchas veces esta esté soterrada.

Todavía queda camino para recorrer y la lucha debe seguir después del día 28 de junio, todos y todas debemos ser partícipes de este movimiento, ya sea en la calle, en las aulas, en el trabajo, en casa, para conseguir una igualdad real en la sociedad y por tanto que las Leyes sean efectivas, y así crear una sociedad unida, tolerante y diversa.

Javier Heras es Portavoz Municipal Más Madrid Izquierda Unida Equo San Sebastián de los Reyes


Javier Heras /  Opinión /