Nestor Guadaño •  Opinión • 13/10/2020

En celebración del Día del Nacimiento de la República Democrática Alemana

Bastantes alemanes hoy día, reconocen los logros obtenidos por la RDA. Nacida el 07 de Octubre de 1949, tras unas elecciones promulgadas para su creación, con la participación de la mayoría de la población, y con diferentes partidos políticos, que no hubieron en la parte occidental, ferreamente controlada por el imperialismo occidental.

Cada acto de sus gobiernos fueron hitos de libertad contra el imperialismo, a pesar de tantas incoherencias que quieran contarnos. Fue desarrollando el socialismo su clase obrera, emancipada de la explotación empresarial. Ahondaron caminos comenzados por la URSS, pero desarrollaron una intensa labor no solamente constructiva, sino industrial independiente de Occidente.

A través de diversos trabajos hemos ido enumerando estos avances sociales y económicos. Basta realizar un viaje por la parte oriental de Alemania para comprobarlo, a través de la bastante mejor red pública de transporte construída entonces, las numerosas fábricas hoy en manos de los monopolios y la naturaleza exhuberantemente protegida.

Se habla en demasía, de los seducidos por la propaganda occidental que pasaron al oeste, pero se silencia, conscientemente, de los alemanes que pasaron la frontera hacia la república socialista, de los cientos de miles de estudiantes que labraron su futuro en sus aulas venidos de todo el mundo, y de las gestas científicas, pues una gran parte de los investigadores y pensadores alemanes vivieron en la República Socialista como Bertold Brecht.

Así pues, la cultura de la RDA se extendió por todo el mundo. Y donde se halla, como muestra más evidente es su himno nacional, uno de los mas bellos del mundo hasta la actualidad, Auferstanden aus Ruinen, Levantada de sus propias ruinas. 

Fue creado con letra de Johannes R. Becher, en la confianza por el futuro, el internacionalismo proletario y la construcción del socialismo. Hanns Eisler desarrolló una gran melodía, que recoge sutilmente los anhelos que se exponen en el pensamiento de los trabajadores libres de Alemania en 1948.

Compartimos este anhelo:

Auferstanden aus Ruinen

Levantada de sus propias ruinas
y con la vista puesta en el futuro,
Déjanos servirte para hacer el bien,
Alemania, patria unida.
Hay que superar la antigua miseria
Y la superaremos, unidos
pues tenemos que conseguir que el sol,
hermoso como nunca antes,
brille sobre Alemania.

Brille sobre Alemania.

Asegúrense la alegría y la paz
para Alemania, nuestra patria.
Todo el mundo anhela paz,
dadle a los pueblos vuestra mano.
¡Si nos unimos como hermanos,
derrotaremos al enemigo del pueblo!
¡Dejad brillar la luz de la paz!
Que nunca más una madre
llore por su hijo.

Llore por su hijo.

Aremos, construyamos,
aprended y producid como nunca antes,
y, confiando en su propia fuerza,
se alzará una generación libre.
Juventud alemana, la mejores aspiraciones
de nuestro pueblo en ti se reconocen,
serás para Alemania nueva vida.
Y el sol, hermoso como nunca antes,
brilla sobre Alemania.

Brilla sobre Alemania.

Y el himno subtitulado:


Opinión /