ANF •  Internacional •  28/04/2020

Copresidente del DBP: «Continúa la política de aniquilación de Turquía»

El líder del DBP Keskin Bayındır describe los ataques contra Kurdistán del Sur y del Oeste, así como la reforma la ley de presos en Turquía como producto de la política de aniquilación del régimen del AKP.

Copresidente del DBP: «Continúa la política de aniquilación de Turquía»

Keskin Bayındır, copresidente del Partido de las Regiones Democráticas (DBP), habló con ANF sobre los actuales acontecimientos políticos en Oriente Medio en el contexto de la cuestión kurda.

Su partido estableció centros de coordinación de crisis inmediatamente después de que se conocieran los primeros casos de Covid-19. ¿Podría decirnos algo sobre su trabajo?

Cuando se conocieron los primeros casos en Turquía el 10 y 11 de marzo, creamos un centro de coordinación de crisis junto con los otros partidos políticos en Kurdistán, organizaciones de la sociedad civil y el Congreso de la Sociedad Democrática (DTK). Esto era necesario porque el gobierno del AKP/MHP no informa a la sociedad con veracidad. Nos aseguramos de que la gente fuera informada sobre las medidas de protección necesarias. Queríamos asegurarnos de que la gente que está aislada de la vida económica debido a la cuarentena se les proporciona desinfección y alimentos. Continuaremos haciéndolo. La campaña de las familias gemelas lanzada por nuestro partido paraguas HDP ha sido muy bien recibida. También estamos trabajando con los municipios y las organizaciones de mujeres para combatir el aumento de la violencia patriarcal durante la cuarentena. Las organizaciones de la sociedad civil en nuestro equipo de crisis monitorean el número de casos en Kurdistán y los dan a conocer a la sociedad.

Aunque dos millones de personas viven en Amed, sólo 500 personas son examinadas diariamente. Esto demuestra que la política de pandemia del gobierno también se dirige contra la población kurda. Es necesario defender a nuestro pueblo y a la sociedad contra esta política y aumentar la resistencia.

Con el trasfondo de la pandemia, el régimen del AKP/MHP ha aprobado una ley que permite la liberación de unos 90.000 prisioneros, mientras que los prisioneros políticos están excluidos. ¿Cuáles serán las consecuencias?

Las personas que cometieron violaciones, violencia contra las mujeres, robos y hurtos son liberadas, pero los presos políticos permanecen bajo custodia. Esta política del AKP y el MHP significa que han perdido su última legitimidad política, tanto a nuestros ojos como en la sociedad. La lucha contra esta ley continuará. Es algo que la conciencia de una sociedad no puede aceptar. No cumple con las expectativas de la sociedad y conducirá inevitablemente a un proceso aún más problemático y crítico. Esto no beneficiará a la sociedad o al gobierno del AKP/MHP.

El aislamiento del líder kurdo Abdullah Öcalan continúa a pesar de la pandemia. ¿Cuáles son sus reivindicaciones y expectativas al respecto?

Que el aislamiento continúe en este momento es un asunto que nos preocupa mucho. Compartimos esta preocupación con los pueblos de Kurdistán y Oriente Medio. Creemos que también debería ser la preocupación de la oposición socialista y democrática de izquierda en Turquía. La posición política del Sr. Öcalan es importante para todos nuestros futuros. Por eso apelamos en particular a estos segmentos de la sociedad.

¿Cómo valora los actuales desarrollos políticos en Kurdistán del Sur?

El régimen del AKP/MHP ha seguido durante diez años un plan de ataque sistemático contra los kurdos. La base ideológica de estos ataques quedó establecida por los informes preparados en la Universidad de Erciyes en Kayseri y la Universidad de Selçuk en Konya. En esos informes se expone con precisión cómo se va a someter a los kurdos de las cuatro partes de Kurdistán a presiones políticas, físicas y culturales y cómo se van a destruir sus logros. Estos informes se están aplicando ahora sobre el terreno. En estos análisis y propuestas de acción, también se trata de qué estrategia seguirá el Estado turco en relación con los logros en Kurdistán del Sur.

La estrategia del Estado turco persigue el objetivo de sofocar y destruir los logros kurdos en el Sur (de Kurdistán). Esta realidad está detrás del creciente despliegue de fuerzas militares, de servicios secretos y políticas en la región. Creo que las fuerzas políticas de Kurdistán del Sur están lejos de reconocer esta situación. Resulta difícil explicar cómo los ataques militares del Estado turco contra Makhmur pueden ser vistos independientemente de esta estrategia. El estilo político actual de las fuerzas políticas en Kurdistán del Sur no es el que puede mantener a los kurdos unidos, llevarlos a través del difícil proceso que se avecina y proteger sus logros. Hay que revisar esta práctica inmediatamente. Los kurdos necesitan un estilo político basado en sus intereses. Un primer paso en esta dirección podría ser el levantamiento del embargo contra Makhmur.

Las fuerzas de defensa de Rojava han detenido sus operaciones debido a la pandemia, pero los ataques turcos continúan. ¿Cuál es la razón de esta violación del llamamiento de la ONU?

Con el estallido de la pandemia, las Naciones Unidas pidieron un alto el fuego global. Aunque cesaron los combates en todo el mundo, Turquía no hizo caso del llamamiento y continuó con su política de negación y aniquilación. Como han visto en los medios de comunicación, las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) han detenido sus operaciones militares. El régimen del AKP/MHP vio esto como una oportunidad y destruyó el suministro de agua. El motivo de estos ataques es que la estrategia de Turquía junto con los Hermanos Musulmanes en Idlib ha fracasado. Ahora están tratando de compensar esta derrota destruyendo los logros de los kurdos en Rojava. El régimen turco está tratando de reunir a los aliados que ha perdido. Está atacando a los kurdos y tratando de reunir y liderar las fuerzas anti-kurdas en la región. Por supuesto que no puede tener éxito en esto. Pueden presionar a algunas zonas mediante ataques militares, guerra sucia y ocupaciones temporales, pero si piensan que a la larga se les dejará en sus manos, se equivocan. La riqueza social, económica, cultural, política y religiosa de Rojava nunca permitirá que esto suceda.

 


BDP /  Kurdos /  Turquía /