La UE vuelve a apostar por la sobrepesca

  • El Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la UE ha decidido esta madrugada los límites de pesca para 2019 (TAC) en aguas del Atlántico Noreste y Mar del Norte.
  • Ecologistas en Acción y la Fundación ENT califican el acuerdo alcanzado como insuficiente e irresponsable, ya que la sobrepesca en la UE, a este ritmo,  irá más allá del 2020, fecha límite para acabar con ella.
  • Algunas poblaciones de peces de interés pesquero para España, como el merlán, la solla, el abadejo, la maruca o el lenguado, constan entre las especies cuyos límites de pesca sobrepasan con creces los niveles sostenibles recomendados por el consejo científico.
Foto: archivo Greenpeace

Esta madrugada ha tenido lugar en Bruselas el Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea en el que se han decidido los límites de pesca para 2019, conocidos como totales admisibles de captura (TAC), para la mayor parte de las poblaciones de peces comerciales del Atlántico Noreste y Mar del Norte.

Como cada año Ecologistas en Acción y la Fundación ENT han tratado de seguir de cerca estas negociaciones con el fin de conocer de primera mano el compromiso del Gobierno español en respetar el consejo científico a la hora de establecer los límites de pesca.

Seguir dicho consejo científico supone, asimismo, trabajar por el cumplimiento de la Política Pesquera Común (PPC) que, entre sus objetivos principales, destaca el de alcanzar la pesca sostenible para todas las poblaciones en 2020 a más tardar. Sin embargo, a fecha de hoy, la consecución de este objetivo parece todavía una meta lejos de alcanzar.
 
Las organizaciones ecologistas han reconocido que en los últimos años se han establecido determinadas medidas a largo plazo que han permitido la recuperación de algunas poblaciones de peces, un hecho que ha contribuido a mejorar la rentabilidad de determinados segmentos de la flota europea. Sin embargo, muchas otras poblaciones siguen sin estar gestionadas correctamente.
 
Lydia Chaparro, ecóloga marina de la Fundación ENT, ha indicado que “algunas de las especies de interés pesquero para la flota española que están gestionadas a niveles sostenibles son, por ejemplo, los rapes o los gallos en el mar Cantábrico y aguas ibéricas españolas. Sin embargo, en esta misma zona, otras poblaciones como el lenguado, el abadejo y el merlán se han vuelto a establecer este año por encima de las recomendaciones científicas. Concretamente, un 114%, un 76% y un 57% por encima de dicho consejo”.
 
Chaparro ha recordado que “el año pasado un 44% de los TAC acordados por el Consejo de Ministros de Pesca de los 28 se establecieron por encima de las recomendaciones científicas”. Y ha añadido: “aunque todavía no hemos podido hacer un análisis en profundidad del acuerdo alcanzado esta madrugada, de manera general podemos confirmar que muchos de los TAC acordados han vuelto a sobrepasar las recomendaciones científicas, retrasándose así, una vez más, la consecución de la pesca sostenible”.
 
Con la fecha límite de 2020 a la vuelta de la esquina, las organizaciones ecologistas han manifestado que las decisiones tomadas esta madrugada por los ministros de Pesca de la UE son una mala noticia para el medio ambiente pero también para el conjunto de la sociedad. “Retrasar la correcta gestión de la naturaleza y de los recursos públicos no beneficia a nadie”, ha concluído Chaparro.
 
Por su parte, Eneko Aierbe, responsable de pesca de Ecologistas en Acción, ha indicado que “el informe de 2018 del Comité Científico, Técnico y Económico de la Pesca revela que la sobrepesca continúa siendo muy elevada en la UE. Un aspecto que supone un derroche ambiental y económico, puesto que seguir las recomendaciones científicas conlleva beneficios económicos a medio y largo plazo. Sin embargo, los ministros de Pesca de la UE han preferido dar de nuevo la espalda a la pesca sostenible durante, al menos, un año más”.
 
Aierbe ha declarado que algunas especies que no están gestionadas bajo un TAC como, por ejemplo, la anguila europea, lleva décadas gestionada de forma insostenible: “es una irresponsabilidad que no se hayan tomado más medidas para proteger esta especie, en peligro de extinción. En la situación actual, era esencial que se hubiese incluido en la lista de especies prohibidas”.
 
Dudas en la obligación de desembarque
 
Otro de los temas que ha tenido un especial protagonismo durante este Consejo ha sido también la obligación de desembarque. A partir del 1 de enero de 2019 entrará en vigor la cobertura completa de la obligación de desembarque, conocida habitualmente como prohibición de los descartes.
 
Ecologistas en Acción y Fundación ENT han recordado que sobre este aspecto la normativa de la PPC define que “los Estados miembro deben eliminar gradualmente los descartes evitando y reduciendo las capturas no deseadas”.
 
Un aspecto que, según Aierbe, “los Estados miembro deberían haber puesto mucho más énfasis en los últimos años, puesto que mejorar la selectividad y evitar, en primer lugar, los descartes, son aspectos claves en la consecución de una pesca responsable y sostenible. Ahora quedará por ver si las medidas establecidas promueven realmente este objetivo o bien si se añaden nuevas flexibilidades y excepciones a la norma”.