Actualidad • 22/08/2020

Las ONGs ambientales de Extremadura rechazan la media veda establecida por la Junta

  • Las principales organizaciones ecologistas de la región suscriben un comunicado en el que se valora como injustificado el periodo de caza de media veda que el gobierno autonómico extremeño ha autorizado.
Las ONGs ambientales de Extremadura rechazan la media veda establecida por la Junta
La perdiz roja es una de las principales especies cinegéticas de la región / JuntaEx

Las Asociaciones ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, Ecologistas en Acción Extremadura, Ecologistas Extremadura, GRUS y la Sociedad Extremeña de Zoología, consideran injustificado el periodo de caza de la media veda que ha dado comienzo, un año más, en la región. Y afirman que se debería establecer una moratoria temporal, al menos hasta que se recuperen las poblaciones de la tórtola europea (con un declive poblacional de un 32%) y la codorniz (en acusada regresión de un 61% según un estudio científico). Esta acción sería prioritaria y necesaria a emprender por la parte de la administración, de cara a la recuperación progresiva de estas especies amenazadas en la región. Por otro lado, recuerdan que ambas especies migratorias son la excusa para la media veda, dando la posibilidad al colectivo cinegético de salir a cazar cuando queda poco tiempo para el inicio de la temporada de caza.

Estos colectivos conservacionista sostienen que la Junta de Extremadura no ha atendido adecuadamente las recomendaciones emitidas por el Comité Científico del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO). Este comité ha alertado de la delicada situación de la tórtola europea llegando a emitir un Dictamen para su inclusión en el Catálogo Español de Especies Amenazadas con la categoría de “Vulnerable”.

También aprovechan para recordar que la Comisión Europea mantiene abierto un procedimiento de infracción contra España por “autorizar la caza de la tórtola europea a niveles insostenibles”.

A su vez, desde las organizaciones ecologistas se lamentan por un lado porque no se hayan atendido sus peticiones en el Consejo Extremeño de Caza en el que participan y, por otra parte, que no se tomen en consideración los estudios científicos que evidencian una regresión de las poblaciones de codorniz y tórtola europea en el territorio nacional y en particular, en Extremadura. Así como que la Federación Extremeña de Caza haga afirmaciones sesgadas sobre la evolución de dichas especies, emitiendo juicios sin ningún rigor científico y atendiendo exclusivamente a intereses económicos (con medidas que pueden convertir la tórtola europea en ganado y potenciando cada vez más la llamada “caza enlatada”), les sorprende que desde la Federación Extremeña de caza se llegue a afirmar públicamente que “sólo tenemos tórtolas en aquellos cotos, en aquellas zonas donde se gestiona la tórtola”, siendo una falsedad fácilmente constatable, afirman.

Por otro lado, cuestionan la media veda, dado que no existen estudios concluyentes sobre la viabilidad y compatibilidad de conservación de dichas especies y también debido a la grave afección que, año tras año, esta actividad cinegética ejerce sobre muchas especies protegidas. Como de hecho, denuncian que ha sucedido durante el primer fin de semana de la media veda, en el que un águila calzada (especie incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Extremadura) abatida por un disparo fue ingresada en El Hospital de Fauna Salvaje de AMUS en Villafranca de los Barros.

Por todo ello, desde estas organizaciones se afirma que son urgentes estudios y censos anuales de las poblaciones de especies cinegéticas. Y que estos estudios sean realizados por organizaciones sin intereses económicos en la caza y su explotación.


caza /  ecologismo /  Extremadura /  medio ambiente /