La Tienda Republicana

Vía Crucis reivindicativo contra el tratado CETA

16/01/2017

Izquierda Unida León hace un llamamiento a los leoneses y leonesas para que acudan a manifestar su desacuerdo con el Tratado Económico y Comercial entre la Unión Europea y Canadá (CETA).

IU Léon, junto con el resto de las organizaciones que forman parte de la Plataforma No al TTIP, CETA, TISA, se movilizará con un “Vía Crucis Reivindicativo” que saldrá de la Plaza de Botines el sábado, 21 de enero, a las 12:00, sumándose así a las movilizaciones que tendrán lugar en todo el territorio español, para mostrar nuestro profundo rechazo a este acuerdo comercial, y conminar al Parlamento Europeo, al Parlamento Canadiense y a los parlamentos nacionales, regionales y provinciales, que tienen voz y voto en el proceso de ratificación, a defender los derechos y los intereses de las poblaciones que representan, contra las amenazas que implica el CETA, votando en contra de la ratificación del tratado.

El CETA ha sido cuestionado por amplios sectores de la sociedad civil, tanto en la Unión Europea como en Canadá, por no ofrecer garantías respecto a los derechos fundamentales de las personas y la sostenibilidad del planeta. En la Unión Europea, más de 3,5 millones de personas han firmado una petición en contra del CETA y su tratado gemelo, el TTIP, que negocian Estados Unidos y la Unión Europea.

El CETA es un tratado que en su articulado contiene una apuesta por un modelo agroindustrial que perjudica la biodiversidad y pone en riesgo la salud humana, y que la propia FAO no considera la más adecuada; una apuesta por los combustibles fósiles que ponen en peligro los objetivos de la COP2 de mitigar los efectos del cambio climático; un ataque a los derechos sociales que se desprende del apoyo a las desregulaciones en materia laboral, educativa y sanitaria; un ataque a los servicios públicos al apoyar la mayor privatización posible de los mismos; un ataque a la independencia judicial al pretender crear tribunales de arbitraje al margen de los estatales para dirimir conflictos entre inversores y estados; un apoyo incondicional a los grandes inversores y un olvido de las 21 millones de pymes europeas que dan trabajo a 90 millones de personas; un ataque a la soberanía de los estados que pueden ver mermadas sus iniciativas legislativas al poder estar supervisadas por un organismo creado al efecto de manera poco democrática.

IU se opone tanto al TTIP como al CETA porque cree que los intereses comerciales no pueden estar por encima de la democracia, de los derechos de las personas y de la salud del planeta.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.