Coordinadora Estatal por el Tren Público Social y Sostenible •  Opinión • 15/10/2020

Los patinetes y los automóviles eléctricos no son la solución para el transporte sostenible

Participación en la consulta pública del Ministerio Transición Ecológica.

La Coordinadora Estatal por el Tren Público, Social y Sostenible ha aportado sugerencias a los objetivos del plan ferroviario, comentarios al diagnóstico ambiental, criterios ambientales estratégicos o principios de sostenibilidad que deben aplicarse, observaciones acerca de los principales efectos sobre el medioambiente y sobre la interrelación de esta planificación y otras planificaciones sectoriales, en las propuestas concretas que se han remitido al Ministerio para la Transición Ecológica dentro de las consultas públicas para la evaluación ambiental estratégica del citado plan.

Las aportaciones de las plataformas ciudadanas en defensa del ferrocarril promueven el conseguir la accesibilidad a los bienes, servicios y contactos con las demás personas con la mínima movilidad posible. Para ello proponen servirse de un sistema multimodal de transporte, basado en el tren, la marcha a pie y los desplazamientos en bicicleta, como columna vertebral. Sistema que comprenda la carretera y los modos aéreo, marítimo y fluvial, como modos complementarios.

Y todo ello incluido en una organización del territorio que facilite el tener las cosas a mano, vivir cerca del centro de trabajo, estudio,salud y de las instituciones de bienestar social. La propuesta está muylejos de promover la incesante movilidad de las personas o de impulsar una intermodalidad que esté concebida como una movilidad sin barreras entre los distintos modos de transporte, que es el criterio fundamental del plan ferroviario que se está sometiendo a la evaluación ambiental estratégica. El documento “Borrador Inicial de la Estrategia Indicativa del desarrollo, mantenimiento y renovación de la infraestructura ferroviaria 2020-2026”, redactado por el Ministerio de Transporte está siendo evaluado, desde el punto de vista ambiental, por el Ministerio para la Transición Ecológica.

Mientras que el Reglamento (UE) 1315/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las orientaciones de la Unión para el desarrollo de la Red Transeuropea de Transporte plantea asegurar la conectividad de todas las regiones de la UE, con una red básica actualizando las líneas existentes, generando nuevas infraestructuras si son necesarias, abordando la superación de las conexiones multimodales insuficientes entre los distintos modos de transporte, y reduciendo los niveles demasiado elevados de emisiones de gases con efecto de invernadero; el citado “Borrador Inicial” señala, de forma significativamente alejada de las propuestas de la UE y de los elementos definitorios de lo que es una red ferroviaria, que las líneas maestras sobre las que se formula esta “Estrategia Indicativa” están enfocadas a una política de transporte basada en la movilidad, promoviendo una movilidad sin barreras entre distintos modos de transporte, la seguridad en la circulación y la digitalización de las infraestructuras para el transporte.

Para la Coordinadora Estatal por el Tren Público, Social y Sostenible, esta forma tan diferente de enfocar el futuro del ferrocarril por parte del Gobierno de España, con respecto a como lo hace la UE, es contraria a los intereses de la ciudadanía española, que para su desenvolvimiento futuro precisa de una red básica ferroviaria mallada, extensa, coherente, consistente, accesible y con prestación de servicios de transporte ferroviario asequibles para todas las personas. La Agencia Europea del Medio Ambiente confirmó un aumento considerable de las emisiones de gases con efecto de invernadero, GEI, del transporte, estos últimos años, registrando un aumento del28% entre 1990 y 2018, además de que la cuota de energía renovable utilizada por el transporte permaneció en el 8,1% en 2018.


Opinión /