Hispan TV •  Internacional • 24/01/2020

Unidad 910, fuerza élite de Hezbolá que atemoriza a Israel y EEUU

Un informe revela detalles de la “Unidad 910”, fuerza élite del movimiento libanés Hezbolá que ha generado temor entre los líderes israelíes y estadounidenses.

Unidad 910, fuerza élite de Hezbolá que atemoriza a Israel y EEUU

La página web de la cadena catarí Al Jazeera ha revelado este jueves, en un informe, nuevos detalles de la “Unidad 910”, una de las brigadas más importantes del Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá). Esta unidad militar está formada por un grupo de inteligencia y combatientes de élite formados en secreto que tiene como misión operar en el extranjero.

Conforme a Nicholas Rasmussen, director del Centro Nacional de Contraterrorismo de EE.UU. (NCTC, por sus siglas en inglés), los elementos de esta unidad élite están desplegados en la mayor parte del mundo, y están listos para responder a cualquier amenaza de EE.UU. e Israel. La Unidad 910 actúa directamente bajo el liderazgo del secretario general de Hezbolá, seyed Hasan Nasralá.

 ¿Quién es Talal Hamiya, líder ejecutivo de esta unidad?

El comandante de esta unidad es Talal Hamiya, quien fue apodado “el fantasma” por las autoridades militares de Israel debido a que no han encontrado documentos que revelan su verdadera identidad en El Líbano.

“El fantasma” actúa en solitario tal y como había hecho el heroico comandante de Hezbolá Imad Mugniyah, quien fue asesinado en un ataque israelí en Damasco en el 2008.

Comabtientes del Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

La inteligencia israelí cree que el “Talal Hamiya” es actualmente responsable de reclutar miembros para Hezbolá en todo el mundo.

El reporte, en otra parte, se ha referido a la alianza de Irán con Hezbolá, y ha indicado que es posible que esta unidad élite libanesa tome otra venganza de EE.UU. por el asesinato del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, tal y como había prometido Hezbolá.

Como represalia al asesinato del teniente general Soleimani, el CGRI atacó el pasado 8 de enero dos bases estadounidenses en Irak: la base aérea Ain Al-Asad, en la provincia de Al-Anbar, y otra en Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí.

A pesar de que Washington había puesto en estado de máxima alerta los sistemas antiaéreos de sus bases en Irak, las fuentes locales reportan que la defensa antimisiles norteamericana no logró interceptar ni un misil iraní

mkh/lvs/mag/

 


Hezbolá /  Israel /