David Ramos •  Cultura • 13/10/2020

Pelusas alienígenas, Lovecraft y el mejor cine coreano en Sitges 2020

Mucha afluencia de público el sábado 11, las calles de la villa eran un constante fluir de gente y las entradas tanto de prensa como de público general agotadas.

Pelusas alienígenas, Lovecraft y el mejor cine coreano en Sitges 2020
Mario Casas en la alfombra roja de Sitges

A las 11 de la mañana se proyectaba “Spiritwalker”, segunda película del director surcoreano Yoon Jae-keun. La presentación en la página del festival incluía sólo la sinopsis, no se disponía de tráiler, pero si hay algo que tengo claro de la programación de Sitges es que hay que ver todas las producciones surcoreanas, máxime si son títulos de acción. Con precedentes como “Coin Locker Girl” (2015), “A Day” (2017), “Train to Busan” en la edición del año pasado y tantos otros títulos, es imposible no rendirse al cine coreano.
La expectativa se vio cumplida con creces. La premisa: cada doce horas, un hombre despierta en el cuerpo de una persona distinta, sin saber dónde se encuentra e incapaz de recordar quién era originalmente. A partir de ahí la cinta se desarrolla a una velocidad trepidante, con coreografías de peleas marca de la casa, un frenético montaje y escenas de acción que ponen los pelos de punta. La única pega que quizá le encuentre es una ligera ralentización en el desarrollo hacia la mitad de la película, pero eso también es seña de identidad coreana. Los realizadores coreanos sueltan el pie del acelerador en el ecuador antes del crescendo final, que estiran más de lo necesario. Todo es perdonable, “Spiritwalker” es una joya que hará las delicias de los amantes del cine de acción.

Fotograma de Spiritwalker.

Sesión doble matinal, acudimos directos tras la película coreana al Auditori donde nos esperaba “Save Yourselves!”, dirigida por Alex Huston Ficher y Eleanor Wilson en este su primer largo tras una discreta trayectoria de cortometrajes. La película debería haber entrado a competición pero el festival decidió retirarla debido a que ha sido estrenada en plataformas VOD de ámbito estatal, circunstancia que incumple las bases del festival para que una película participe en la Sección Oficial a competición.

Jack y Su son una pareja neoyorquina como cualquier otra, enganchados al móvil y redes sociales que deciden retirarse a una cabaña en el bosque, lejos de la civilización, en un intento por desintoxicarse y salvar su relación. Lo que no esperan es que unos alienígenas con forma de pelusa invadan la tierra durante su retiro. Una película con todos los clichés hipsters y terminología Millenial, abstenerse Boomers. Una comedia resultona con destellos de calidad que se deja disfrutar.

Debido a la reducción de aforo y a la expectación creada por la película, no quedaban entradas para “Península”, la segunda parte de la aclamada “Train to busan”. No supone ningún problema, la cinta se estrenará sin ninguna duda en las salas comerciales de todo el mundo.
Nos dirigimos a Brigadoon, la sede del cine de culto en Sitges, en busca de una buena serie B. En “H.P. Lovecraft’s The Deep Ones” de Chad Ferrin, un matrimonio alquila una casa junto al mar. Pronto descubrirán que están en las garras de un culto misterioso y de su antiquísimo dios marino.

Estamos ante un telefilme de sobremesa de Antena 3 con unas referencias sonrojantes a la mitología de Lovecraft y más en concreto a los mitos de Cthulhu. Sin embargo las secuencias lisérgicas, lo esperpéntico de los personajes (hay un médico que parece Carlos Areces travestido) y los excesos de guión hacen de la película una comedia involuntaria muy disfrutable. Por un momento, me parecía estar viendo secuencias mal interpretadas de “La semilla del diablo”, ¡Dios mío, cuánta osadía!

El sábado desfiló por la alfombra roja de Sitges el actor Mario Casas que presentaba “No matarás”, película que se estrenará en las salas españolas y que con él de reclamo, a buen seguro cosechará una buena taquilla.


Festival de Sitges /  Sitges 2020 /