Archivo •  Christian Zampini •  Actualidad • 18/07/2020

IU Castilla y León eleva al Parlamento Europeo su preocupación por los proyectos de macrogranjas en Palencia

 · La organización rechaza el establecimiento de estos macrocentros de producción ganadera por el impacto ambiental y los devastadores efectos sobre la producción local ganadera por competencia desleal.

 · El gobierno autonómico ha suprimido por decreto la necesidad de contar con una licencia tras los pertinentes procesos de viabilidad ambiental, estableciendo que las empresas tan solo necesitan formular una “declaración responsable” para instalar estos centros.

IU Castilla y León eleva al Parlamento Europeo su preocupación por los proyectos de macrogranjas en Palencia

Los polémicos proyectos de instalación de hasta 14 macrogranjas ganaderas en las orillas del Pisuerga llegarán al Parlamento Europeo. Así lo ha anunciado Izquierda Unida Castilla y León que, tras mantener una reunión con los equipos de los eurodiputados Sira Rego y Manu Pineda, elevará hasta Bruselas preguntas sobre la legalidad, impacto ambiental y efectos económicos de este tipo de instalaciones.

La polémica instalación de estos centros de producción masificados ha sido motivo de conflicto desde hace varios años, tras el interés mostrado por grandes empresas y multinacionales por operar en el territorio castellano leonés con instalaciones de estas características. Se trata de centros de producción y engorde de escalas gigantescas, notos por el enorme impacto ambiental que suponen, ante la imposibilidad de gestionar los residuos, el nivel de emisiones que producen y un elevadísimo consumo de agua.

A estos efectos medio ambientales se suma el devastador efecto sobre las pequeñas explotaciones ganaderas locales. “Estas explotaciones se presentan como un mecanismo necesario para reactivar la economía en zonas deprimidas y despobladas”, apunta Juan Gascón, Coordinador de Izquierda Unida Castilla y León. “Pero no se están planteando cuales son las herramientas económicas que permiten a nuestra tierra, a nuestras comarcas, que se desarrollen económicamente, lo que se hace desde la Junta es dar vía libre al capital para que instalen estas explotaciones como así lo deseen”, apunta.

IU Castilla y León pone especial énfasis en la responsabilidad de la Junta, sobre todo tras el decreto establecido por el ejecutivo autonómico que suprime la necesidad de obtener una licencia ambiental para instalar la explotación, bastando una declaración responsable por parte de la empresa. “En la práctica, este decreto supone desregular las actividades clasificadas como molestas, insalubres, nocivas y peligrosas”, denuncian desde Ecologistas en Acción.

“La sustitución de las licencias ambientales por declaraciones responsables por parte de la empresa interesada, supone además una violación del principio de participación”, apunta Gascón, señalando que sin la necesidad de este trámite administrativo, se suprimen de facto las fases de alegaciones.

“Se trata de un retroceso que nos lleva hasta 1961, año en que se aprobó el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (RAMINP), legislación estatal básica todavía vigente en las Comunidades Autónomas que carecen de normativa propia en materia de actividades clasificadas”, apuntan desde Ecologistas en Acción.

Ayuda de los eurodiputados

Ante la situación, Izquierda Unida Palencia decidió pedir apoyo a los eurodiputados Sira Rego y Manu Pineda, que han registrado una pregunta, a fin de que la Comisión Europea conozca la situación. Según han anunciado, el 26 de agosto los dos europarlamentarios visitarán personalmente Palencia para conocer de primera mano la situación. “Además aprovecharán para conocer otros conflictos con el modelo de desarrollo que el Partido Popular quiere imponer a Castilla y León, como el proyecto de mina de uranio en Retortillo”, nos explica Juan Gascón.

Además  de la apelación a las instituciones europeas, la organización ha instado a las administraciones locales a seguir el ejemplo del Ayuntamiento de Herrera de Pisuerga, uno de los municipios afectados por estos proyectos, que ha realizado una moción contra estos proyectos de ganadería intensiva. “Consideramos que esa es la dirección en la que hay que caminar e invitamos al resto de Ayuntamientos a posicionarse en defensa del territorio y quienes lo habitan”, apunta IU Castilla y León en un comunicado.

Movilización y protesta

La actividad institucional no es el único espacio en el que se está articulando el rechazo a la instalación de macrogranjas.

Diversas organizaciones y entidades reunidas entorno a la Plataforma Pisoraca-Comarcas Vivas han convocado una concentración mañana en el municipio de Herrera de Pisuerga. La movilización, convocada a las 13:00 horas en la plaza del municipio protesta contra el impacto ambiental y rechaza esta fórmula como apuesta de desarrollo de las comarcas.


Archivo /  Castilla y León /  Christian Zampini /  Economía /  ganadería /