Ramaris Vásquez •  Opinión • 18/09/2020

Venezuela, el país detrás de la propaganda “pro invasión”

Venezuela, el país detrás de la propaganda “pro invasión”

Hay dos países en el imaginario internacional: Venezuela, y el territorio virtual que los intereses transnacionales han forjado a punta de propaganda “pro invasión”. Ya lo advertía Clausewitz: “la guerra es una continuación de la política por otros medios” y “un acto de fuerza para imponer nuestra voluntad al adversario”.

En el caso venezolano las acciones bélicas se han accionado en modo de “guerra no convencional” -una fórmula aplicada contra Venezuela por EE.UU y sus aliados europeos y latinoamericanos- verificada por la ONU en informe del Experto Independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo, Alfred de Zayas, de conformidad con la resolución 36/4 del Consejo de Derechos Humanos (1). El referido informe confirma:

“En los últimos 60 años se han librado guerras económicas no convencionales contra Cuba, Chile, Nicaragua, la República Árabe Siria y la República Bolivariana de Venezuela con el fin de hacer fracasar sus economías, facilitar el cambio de régimen e imponer un modelo socioeconómico neoliberal”.(De Zayas, 2018, Pág. 11).

Igualmente, el documento de la ONU reconoce el uso de recursos bélicos orientados a tergiversar la situación real de estos países en materia de derechos humanos,  con fines estrictamente políticos, mediante fórmulas que menoscaben su imagen, tal es el caso de Venezuela.
“Para desacreditar a determinados gobiernos se aumentan exponencialmente los fallos en el ámbito de los derechos humanos para que un derrocamiento violento luzca más aceptable. Los derechos humanos se usan como armas en contra de los rivales. Sin embargo, los derechos humanos son patrimonio de todos los seres humanos y no deben ser nunca instrumentalizados como armas de demonización”. (De Zayas, 2018, Pág. 11).

Hoy en día, por arte de la propaganda neoliberal que impacta el significado y el significante de la palabra en los sistemas mundiales, si un factor político recibe apoyo popular –o sea, del pueblo- es llamado “populismo”; si es contrario a los intereses imperiales y transnacionales es denominado un “régimen” y tras el ascenso al poder de Hugo Chávez en la presidencia de Venezuela, en 1998, con un 59% de votos, ahora es denotado o connotado como “chavismo”.

No en balde, EE.UU. dispone dentro de su arsenal, un equipo de  propaganda que Pizarroso Quintero (2009) describe muy bien en su artículo científico “Aspectos de propaganda de guerra en los conflictos armados más recientes”:

“En efecto, las Fuerzas Armadas estadounidenses cuentan con una unidad o regimiento de operaciones psicológicas, cuyo cuartel general está en Fort Bragg, Carolina del Norte: el “4th Psychological Action Group”. Es el único de los grupos de operaciones psicológicas activo en los Estados Unidos y cuenta con mil doscientos efectivos militares, a los que se añaden varias docenas de analistas civiles de alta cualificación.

Su misión es —evidentemente y sin ambages— la actividad de la propaganda”. (Pizarroso Quintero, 2009, Pág. 52.). (2)
Así, el aumento de inversión en propaganda y acciones en terreno de EE.UU. contra Venezuela a través de organizaciones civiles ha sido público, notable, sustantivo y progresivo. Carlos Romero (2006) en su investigación “Las relaciones de seguridad entre Venezuela y Estados Unidos”, publicada por el  Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales (Ildis) sostiene que:

“La Usaid contrató con la DAI 67 financiamientos para programas conjuntos con ONG’s venezolanas –siendo la mayoría de estas organizaciones opositoras al gobierno de Chávez– por el orden de dos millones de dólares americanos; y el NED otorgó más de 10 millones de dólares a este mismo tipo de organizaciones en el período 1999- 2003. Romero, año 2003, Pág. 59). (3)

Asimismo, Jeremy Bigwood  periodista de investigación, develó en 2010 documentos obtenidos mediante la Ley de Libertad de Información (FOIA) según los cuales, la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD) “en colaboración con las ONG venezolanas asociadas con la oposición política del país, se le han proporcionado al menos $ 700,000 para otorgar subvenciones para periodismo”. (…) “Uno de ellos consistió en 10 subvenciones de un año de $ 25,000”. (nacla.org, 2010, s/p). (4)

Y la propaganda contra Venezuela no cesa. El 19 de agosto pasado, Samuel Moncada,  representante de Venezuela en la ONU,  denunció en su cuenta de twitter que: “El Centro para Estudios Estratégicos Internacionales es uno de los órganos de propaganda de Washington más activos en la campaña para la invasión a Venezuela.  En 2019 organizó una reunión secreta para discutir ataque militar  EE.UU-Colombia con traidores venezolanos (…)”. (5).

Y el 03 de septiembre denunció por la misma vía: “Operaciones de desinformación contra Venezuela: Una compañía con sede en Washington pagó millones de dólares a Facebook para crear una red de agresión política a favor de la oposición de Venezuela, Bolivia y México”. “¡Así siembran el odio en nuestros pueblos!”. (6)

Las denuncias del alto funcionario venezolano reafirman que, detrás de Venezuela y su crisis sociopolítica interna, hay un país víctima de propaganda bélica, que evidencia los propósitos hegemónicos e intervencionistas de  potencias y sus países aliados, necesitados de petróleo, oro y otros recursos.

Como concluyó Portillo (2003) en su artículo científico Misión y visión geopolítica global de Estados Unidos y Gran Bretaña, se trata de: “Intervenir política, económica y militarmente en todas las porciones del espacio geográfico mundial, de acuerdo con las exigencias de los propósitos de desarrollo y seguridad de sus naciones. (…) (Portillo, 2003, Pág. 61). (7).

Ramaris Vásquez. Periodista venezolana, con estudios de Especialización en Derechos Humanos, de la Universidad Nacional Abierta (UNA). Venezuela.

https://goo.gl/FQNzHC
https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3673591.pdf
http://www.ildis.org.ve/website/p_index.php?ids=7&tipo=P&vermas=65
https://nacla.org/news/buying-venezuela%E2%80%99s-press-us-tax-dollars


http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=54371408


Opinión /  Ramaris Vásquez /