Santos y pecadores •  30/10/2021

Esteban Provencio Hernando: “La poesía es un arma de lucha”

Nació en 1972, en Azuqueca de Henares, Guadalajara, España. Sus recuerdos de infancia proceden de Saelices de la Sal, “una minúscula aldea de la España vaciada”, cuenta.

Es periodista y poeta y durante años se desempeñó en radio y TV como cronista y presentador de noticias.

Acaba de publicar su primer libro de manera autogestiva llamado “Acaricio las estrellas” con ilustraciones de Susana Pérez Arias, destinado, en forma de poesía, a los niños y niñas hasta los 9 años aproximadamente. Además, tiene en proyecto otro libro de poemas para adultos, unos cuantos versos que vienen de lejos.

¿Qué significa para vos apostar a la poesía en un mundo que pareciera moldeado por algoritmos?

Una vez leí que la poesía es “una forma de vivir” o, mejor, “una forma de estar en el mundo” y al instante me sentí plenamente identificado con esa afirmación. Sigo pensando lo mismo. Creo que es una manera de dar color a la vida, es una forma de expresar sentimientos y también un arma de lucha. En cualquier caso es algo que nos emociona, que hace latir nuestro corazón más allá de esas fórmulas matemáticas que sí, serán necesarias, pero cuya abundancia configura un mundo excesivamente racional y frío. Por el contrario, apostar por la poesía es hacerlo por el calor de una caricia, por el corazón, por la belleza, por el alma…en definitiva por lo que realmente importa en esta vida.

¿Cómo nace «Acaricio las estrellas»?

Recuerdo que de pequeño escribía poesía pero, de repente, la dejé aparcada…¡durante más de treinta años! Luego, sin saber muy bien cómo ni por qué, volví a escribir, a escribir poemas como si estuviera en un estado febril. Hacía poesía sin orden ni concierto. Intentaba imitar a Lorca, a Alberti, hacía canciones estilo Sabina, pero escribía “como me salía”. Un día comencé a repasar lo que tenía escrito y me di cuenta que se podían agrupar por temáticas: tenía sonetos, tenía poemas libres y había también una serie de poesías sencillas con un estilo muy infantil. Se basaban en mis recuerdos de niño. Seguí por esa misma línea y, con la ayuda de las ilustraciones de mi mujer, al final nació este libro.

¿Qué sensaciones transcurrieron entre la creación y la edición del libro?

Intenté tomármelo con tranquilidad. Pensé “a ver si de esto sacamos una pequeña obra, a ver si logramos hacerlo” (Hablo en plural porque es un proyecto de dos, yo puse las poesías y mi mujer hizo las ilustraciones) Teníamos una base de unos seis o siete poemas y, a partir de ahí, fuimos haciendo el resto. Nos lo tomamos con tranquilidad pero, según lo teníamos, nos iban entrando las prisas y los nervios. Cuando lo finalizamos, ya en fase de maquetación, te puedo decir que pasamos por días y días de agobio y estrés hasta que, al final, lo tuvimos en nuestras manos. Ahora la tarea es otra, la promoción y la venta, pero ya ha vuelto la tranquilidad.

Todos tenemos temáticas que nos preocupan más que otras. En tu caso, ¿Cuáles son y por qué?

A mi me resulta muy complicado escribir ficción pura, siempre tomo una base biográfica, por eso estos poemas están basados, en gran parte, en mis vivencias infantiles. Y cuando escribo para niños suelo tomar esos recuerdos para escribir, quizá ahora los pequeños tengan o estén generando otros recuerdos, con tanto ordenador o tanta Play Station. Pero yo soy de la generación del caballito de madera, de los que se quedaba embobado mirando las cigüeñas en el campanario o se metía en los charcos con sus amigos a la salida del colegio. Cuando escribo poesía para adultos, lógicamente, los temas y las motivaciones son otras.

Desde las editoriales afirman que la poesía no vende, pero hay un público muy ávido que se junta en bares, teatros pequeños, y son convocados por la poesía….¿cuál es tu análisis?

Quizá sea una simple asociación de ideas, no sé. Siempre nos ha dado miedo mostrar nuestros sentimientos, porque eso nos hace parecer débiles. La poesía está ligada a los sentimientos y si decimos que escuchamos poesía pues entonces parece que nos estamos mostrando como débiles. Pero bueno, esto es sólo una interpretación personal. Yo creo que a todo el mundo le gusta la poesía, aunque no lo diga.

¿Qué autores han sido o son fuente de tu inspiración?

Federico García Lorca, por su fuerza descomunal y Rafael Alberti, porque sus poemas “huelen” a mar. Te trasladan, ambos te trasladan con sus palabras, son brutales. También me gustan mucho poetas del Siglo de Oro español como Lope de Vega y otros posteriores como León Felipe o Ramón de Garciasol. Desgraciadamente me limito a los poetas en lengua castellana. Prometo mejorar en este aspecto.

A menudo aparece cierta idea de que hubo un pasado mejor que el presente, ¿te sucede esto?, ¿Qué es lo que hemos olvidado de ese pasado?

Estoy totalmente de acuerdo. Creo que es un mecanismo mental de supervivencia. Eliminar lo malo y pensar que todo fue bueno. Lo idealizamos. Lo que hemos olvidado es la pobreza, las malas condiciones sanitarias, el atraso a todos los niveles. No hay que olvidar tampoco el alto nivel de analfabetismo, que la cultura era un lujo para los más pudientes…ahora, afortunadamente, se ha democratizado y todos tenemos acceso a ella.

Durante la pandemia se dieron cuestiones muy nuevas para todos, llenas de incertidumbre, ¿en tu caso te ha motivado a escribir más o todo lo contrario?

Si, me motivó a escribir y a leer. Fue una de las épocas en las que estuve escribiendo poemas, haciendo relatos cortos y presentándome a concursos. También aproveché a leer y a saciar mi sed de conocimientos por Internet. Con la televisión no, porque cada vez me aburre más. Sólo la veo un ratito por la noche y programas concretos.

Has trabajado en radio y TV, ¿Cuál es tu lectura de los medios de comunicación hoy en día? Y en ese sentido, ¿Qué pensás del periodismo actual?

Sinceramente no me gustan. Hay excepciones de medios comprometidos que realmente informan, pero otros nos presentan como información algo que realmente no lo es y muchas veces es mera desinformación. No me gustan los medios de comunicación como un mero espectáculo chabacano donde lo único que importa es aumentar la audiencia. Intento racionalizar su consumo. Sobre el periodismo actual opino lo mismo. No soporto la figura del “periodista estrella”. Un profesional del periodismo siempre tiene que estar en segundo plano.

¿Qué significa la infancia para vos?

Alguien dijo que la verdadera patria de una persona es su infancia y estoy de acuerdo con ello. Pero claro, si eso es verdad, debemos acostumbrarnos al exilio permanente. La infancia es el lugar donde se han generado nuestros recuerdos, nuestros valores, nuestras primeras impresiones, donde se comenzó a cimentar ese edificio que es la persona que somos hoy en día.

Volvemos a tu primer libro, ¿de qué forma la persona interesada puede conseguir un ejemplar?

Bueno, de momento sólo se vende en librerías cercanas de Guadalajara, que es mi lugar de residencia, pero creo que en breve se subirá a las plataformas on-line, no creo que tarde mucho. Si alguien está interesado puede contactar conmigo y con mucho gusto se lo enviaré dedicado sin ningún gasto de envío.

eprovenciohernando@gmail.com

 


Santos y pecadores / 

Comunicador y escritor argentino: En 1989 comienza una experiencia comunicacional en Radio Nacional Esquel, Patagonia, Argentina, por lo cual es convocado por la Dirección Municipal de esa ciudad para realizar trabajos de prensa y difusión. A partir de 1992, en Buenos Aires, comienza el programa de radio "SANTOS Y PECADORES "que se extenderá en el tiempo hasta 2018. Allí vincula las letras con las entrevistas, convoca a importantes músicos, historiadores, artistas y vuelca periodísticamente todas esas experiencias en lo que se denomina "radio arte". Con una fuerte impronta en los derechos humanos, colabora para el periódico Madres de Plaza de Mayo, organismo mundialmente conocido. La poesía ha sido siempre la forma de encarar los proyectos comunicacionales, anclando las temáticas en cuestiones marcadas por sucesos históricos y también atemporales. Su trabajo comunicacional le ha valido algunos premios y varios reconocimientos. En 2005, la Editorial Dunken edita "La gran apuesta", antología poética donde participa con el texto "Mapuche". En 2020, Ediciones La Esfera Cultural (España) edita "El club de los relatores" donde participa con el texto "Un árbol gigante" siendo premiado entre más de seiscientos participantes. Actualmente reside en la Comunidad Valenciana, desde 2019.