Diseccionando a El País •  11/12/2015

Censura contra IU-UP y brocha gorda para Podemos en las encuestas

Censura contra IU-UP y brocha gorda para Podemos en las encuestas

Podemos lograría cuatro grupos parlamentarios en el Congreso

En la noticia de El Confidencial sobre la última encuesta electoral de cara al 20-D realizada por DYM entre el 27 de noviembre y 9 de diciembre encontramos una única frase dedicada a la evolución de Unidad Popular – Izquierda Unida (UP-IU): “El resultado del debate, así como la tendencia repetida en las encuestas, parece haber calado en el electorado y ha convertido a Podemos en el voto últil de la izquierda, ya que IU apenas crece dos décimas de punto con el evidente desgaste del PSOE“. Efectivamente, respecto a la encuesta de octubre, se observa que IU pasa del 6,1 al 6,3% mientras que Podemos crece desde el 13,8 al 19,1%. Estos porcentajes engañosos vienen repitiéndose desde que la práctica totalidad de las encuestadoras colocan en sus gráficos en letra pequeña la aclaración “la estimación de voto de Podemos incluye la de Podemos-Compromís, En Comú Podem y En Marea“. Así, regalan a Podemos las estimaciones de voto de Izquierda Unida en Galicia y Catalunya, o las de otras formaciones como Anova, mareas, ICV, también las de Compromís en Valencia. Este es el principal motivo de la evolución del porcentaje estimado en la encuesta para Podemos hasta el citado 19,1%. Sin embargo, en el cómputo total de diputados para Galicia y Catalunya Podemos conseguiría según el CIS 4 diputados, mientras que 3 irían a IU, 2 a ICV y 2 a Anova. En el País Valenciano 4 serían para Compromís y 2 para Podemos.

Por tanto, Izquierda Unida no crece “apenas dos décimas de punto” como dice El Confidencial, sino que lo hace a pesar de no sumar sus votos en Galicia y Catalunya. Esta tendencia coincide con la apreciación que hizo el director de GAD3, Narciso Michavila, el pasado 9 de diciembre:

La campaña de IU está resultando todo un éxito gracias -en parte- al impulso de las redes sociales. Garzón ha conseguido el récord del mensaje de un político más retuiteado en España por encima de otro de Manuela Carmena al poco de asumir el cargo de alcaldesa de Madrid el mismo día en el que sufrió la exclusión del debate a 4 organizado por el Grupo Antena3. El joven equipo de redes ha logrado cuatro TT en Twitter relacionados con Unidad Popular en los últimos días. En Facebook, han alcanzado 9,5 millones de usuarios. La cuenta oficial de IU gana unos 1.500 seguidores diarios en Twitter, y la de Garzón hasta 2.700. La movilización de la militancia en internet y los méritos propios del candidato sitúan a Garzón a la par de Errejón en el porcentaje de respuesta a la encuesta ¿quién ha ganado el debate a 9? de eldiario.es: 42% cada cual. La fortaleza del activismo de Unidad Popular en la red poco tiene que envidiar a la de Podemos estos días. Son datos muy concluyentes.

Esto es así contra viento y marea, pues el reduccionismo o la simplificación que entrega a Podemos en solitario el éxito de las candidaturas de confluencia En Marea, En Comú PodemCompromís-Podemos está animando el llamado voto útil hacia este partido político. Titulares como Podemos lograría cuatro grupos parlamentarios en el Congreso (El Mundo) o  Podemos gana en Cataluña (ABC); o encuestas como las de Sigma 2 para Telecinco, GAD3 para ABC, DYM para El Confidencial o Metroscopia para El País, por citar las más recientes, aplican esta “lógica” que engorda el apoyo real a Podemos a la vez que adelgazan a IU-UP. Si ofrecen los resultados en escaños en lugar de porcentajes, la manipulación resulta ya escandalosa.

El ninguneo a IU-UP no se queda -pues- en los debates televisivos a 4 (La Sexta, Antena 3) a 3 (El País) o a 2 (TVE). La estrategia para silenciar al partido liderado por Alberto Garzón se completa con el trabajo de brocha gorda que entrega su porcentaje de voto en las candidaturas de confluencia directamente a Podemos. El descenso en el porcentaje de estimación para IU-UP en Metroscopia, por poner un ejemplo de muchos, no es real, pero al receptor que no ponga atención en la letra pequeña sí se lo parecerá.

La jugada es similar a la vivida tras el éxito de Ahora Madrid o Barcelona en Comú entre otros ayuntamientos ganados gracias a la confluencia: son “victorias de Podemos” que engrandecen sus siglas para ocultar tras ellas el motivo real del éxito, y ese no es otro que la unión de un tejido político-social más amplio y plural, donde Podemos es otro actor y no tiene por qué llevar la voz cantante. Encontramos numerosas noticias con titulares redactados en estos términos tras las elecciones municipales: Éxito rotundo de las plataformas de Podemos en Barcelona, Madrid y Zaragoza (Infolibre), Las candidaturas de Podemos pueden gobernar en siete capitales (EP), Los alcaldes de Podemos se conjuran para que haya un cambio «más radical» (La Razón), etc.

Podemos-Pablo_Iglesias-Inigo_Errejon-Juan_Carlos_Monedero-Jesus_Montero-Manuela_Carmena-Madrid_MDSIMA20150613_0023_21

Aparición en escena de la cúpula, durante la investidura de Manuela Carmena.

Los líderes de Podemos no son ajenos a este tratamiento informativo, pero lejos de aclarar esta pluralidad en sus intervenciones públicas, se han atribuido desde mayo logros comunes como propios: la frase de Pablo Iglesias “las grandes ciudades son el motor fundamental del cambio político” no es nada inocente en el marco de una noticia de Público.es titulada Iglesias esgrime los éxitos de Ada Colau y Carmena para anunciar el inicio del cambio. Iglesias y otros dirigentes de Podemos insistían en la simpleza de atribuir el triunfo a Colau o Carmena menospreciando que allí estuvieran EUiA, ICV, Ganemos Madrid u otros movimientos sociales. Fuentes próximas a la cúpula de Podemos llegaron a declarar tras el 24-M: “Ahora Madrid o Barcelona en Común tuvieron éxito el pasado 24-M porque estábamos integrados en ellas”, para añadir “sin nuestras siglas, no pasan del 2 por ciento de los votos”. Arrogante o no, sin duda, hay un sector en este partido que se siente muy a gusto con la brocha gorda aplicada desde los mass media.

A seis días del 7D, Pablo Iglesias dijo al fin “nos gustaría que Alberto Garzón estuviera en el debate del 7 de diciembre”, pero no fue más allá como esperaríamos de su talante democrático. Se quedó en petición, nunca en exigencia respaldada por un “pues tampoco vamos nosostros”. Cuando IU pidió que Podemos estuviera en los debates de las elecciones andaluzas, enseguida se le hizo sitio a este partido y a Ciudadanos, a pesar de que tampoco contaban con representación parlamentaria.

A nueve días del 20-D, los nervios afloran y la mezcla de censura descarada y brocha gorda aplasta los restos del talante democrático que uno debiera esperar de medios de comunicación tanto públicos como privados. Tres muestras, dos para el gran público y otra personal;

– La Junta Electoral Central (JEC) tuvo que ordenar a RTVE adelantar el debate a nueve -previsto inicialmente para la medianoche de este miércoles- a las 22:15 horas. El propio plan de cobertura informativa de RTVE para estas elecciones señalaba que los debates “se realizarían en horario de máxima audiencia”. Por si fuera poco, el debate a 9 tuvo lugar sólo como medida compensatoria al debate bipartidista de esta noche en TVE1.

– Dos ninguneos contra Alberto Garzón del popular programa de La Sexta El Intermedio: el programa de Wyoming nombró a todos los que acudieron al debate a 9 moderado por Julio Somoano y se centró finalmente en emitir intervenciones de los cuatro representantes de partidos que llevaban a segundones, omitiendo a los candidatos de IU-UP y UPyD. En otro programa anterior, El Intermedio excluye a Garzón del ranking de políticos mejor valorados ofrecido por el CIS, de manera que Sánchez e Iglesias ascienden un puesto en dicho ranking;

Pinche aquí para ver el vídeo

Público.es continúa censurando comentarios en sus noticias cuando considera que estos pueden perjudicar los intereses electorales del partido que patrocina, Podemos. Atención al comentario moderado directamente a la basura en una de sus noticias sobre encuestas;

Podemos remonta en los sondeos

El comentario (César Perez Navarro);

Censura en Público.es

Y su omisión horas después;

Censura en Público.es.


Diseccionando a El País /