Christian Zampini •  Internacional •  08/11/2020

Four Seasons Landscaping: El esperpéntico y metafórico final de la candidatura de Trump

  • El equipo del presidente Trump concedió de manera inexplicable una rueda de prensa en el aparcamiento de un pequeño negocio de jardinería (que comparte nombre con un importante hotel y centro de eventos de la ciudad) en un polígono industrial de Philadelphia.
  • Rudolf Giuliani perdió los nervios al conocer la noticia de que los medios de comunicación daban por ganador a Joe Biden en mitad de la extraña rueda de prensa.
Four Seasons Landscaping: El esperpéntico y metafórico final de la candidatura de Trump

El humilde polígono industrial de State Road, en Philadelphia, a las orillas del Río Delaware, es el lugar en el que se encuentra la sede de Four Seasons Total Landscaping, un pequeño negocio de jardinería. A 16 kilómetros de allí, en el centro de la ciudad, se encuentra el Hotel Four Seasons, lugar donde se suponía que tendría lugar una rueda de prensa de Rudolf Giuliani y el equipo de abogados de Donald Trump. Sin embargo, por algún motivo que no ha sido del todo esclarecido, la rueda de prensa no se celebró en el hotel, sino en el humilde aparcamiento de la empresa de jardinería.

Probablemente, algún miembro del equipo de Donald Trump reservó por error con la pequeña empresa de jardinería en lugar de con el hotel. El error dió como resultado una esperpéntica rueda de prensa en la que el equipo de abogados del presidente del país más poderoso del planeta se dirigía a unos desconcertados medios de comunicación rodeados por un depósito de libros eróticos y un crematorio.»Wow, que hermoso día», comenzaba Rudolf Giuliani, abogado del presidente y ex alcalde de Nueva York mientras se peleaba con el micrófono mal instalado en la tribuna improvisada en el aparcamiento.

En realidad, la puesta en escena resultaba ideal para el despropósito que iba a llegar a continuación: Un visiblemente estresado Rudolf Giuliani anunciaba una serie de medidas legales de forma imprecisa y sin ofrecer, ya no pruebas, sino siquiera indicios de la supuesta trama fraudulenta que habría arrebatado la presidencia de manera injusta a Donal Trump. Cada momento, su intervención era interrumpida por avionetas y vehículos industriales.

Por si fuera poco, al cabo de unos minutos de rueda de prensa, varios medios de comunicación se retiraban a toda velocidad, tras ser informados de la victoria de Biden. Una noticia que terminaba de desestabilizar los ánimos de Giuliani. «¿Las encuestas? Pero ellas no deciden las elecciones. Ellos nombraron a Joe Biden… No, no lo es», gritaba Giuliani enfadado y desconcertado. «¿Quién lo nombró así? ¡Oh, Dios mío! ¿Todas las cadenas? ¡Guau!», añadía con tono sarcástico.

«Vamos, no seas ridículo«, increpaba Giuliani a un periodista. «Las cadenas no pueden decidir las elecciones, los tribunales sí», añadía nervioso, al tiempo que comenzaban a escucharse gritos celebrando la victoria de Biden y clamores de «Black Lives Matter» en la calle aledaña al aparcamiento.

La escena, una de las más surrealistas de la ya de por sí extraña campaña de Trump, supone un cierre ideal a su carrera hacia la Casa Blanca. Abandonado por buena parte del propio Partido Republicano, su cruzada contra una supuesta conspiración para arrebatarle la presidencia comienza a resultar cada vez más ridícula para la opinión pública. Tanto como una rueda de prensa realizada en el aparcamiento de una pequeña empresa de jardinería de un polígono industrial de Philadelphia.


Donald Trump /  Elecciones Estados Unidos /  Estados Unidos /  rueda de prensa /