Redacción •  Memoria Histórica • 28/06/2019

«Sin memoria no hay orgullo»

En memoria de las represaliadas, las invisibles, las que dieron lugar al movimiento y lucha de los derechos LGTBI Por todo lo que falta por hacer Por la memoria combativa Porque #SinMemoriaNoHayOrgullo.

«Sin memoria no hay orgullo»

Comunicado ALEAS-IU

Viernes, 28 de junio 2019.

La memoria combativa de las personas LGTBI ha existido siempre y corresponde a la memoria de quien lucha por el derecho a ser. Es la memoria de las represaliadas, de las invisibles, la que dio lugar a la conciencia que se convirtió en colectiva bajo una bandera de igualdad.

Ha sido esa lucha colectiva, la organización, la lucha social, política y de clases en las calles e instituciones la que nos ha llevado a conquistar derechos y construir un mundo en igualdad con base en los Derechos Humanos.

Nuestra memoria es la de quienes hace 50 años alzaron la voz para nunca más ser silenciadas. Es la memoria de nuestra conciencia de clase que se alza contra el capitalismo para exigir más derechos sociales, más sanidad pública, educación inclusiva y empleo digno y garantizado. Nuestra memoria es la de la discriminación y la exclusión social. La de tantas compañeras que han sufrido persecuciones y agresiones a lo largo de la historia, la de las castraciones forzosas, la de quienes han sufrido descargas eléctricas, lobotomías y electroshock como forma de revertir nuestra forma de ser.

Nuestra memoria es la de la lucha contra el fascismo que nos marcaba como enfermas mentales, que nos hacinaba y asesinaba en campos de concentración por nuestra orientación sexual y expresión e identidad de género. Compartimos lucha con esas generaciones, incluso con quienes ya no están y con quienes luego vendrán. Lo hacemos con orgullo, en una trinchera de izquierda, conscientes de que queda aún un largo camino por delante. Solidarias con aquellos países en las que las personas LGTBI son ilegales pero aún son condenadas a muerte por amar y ser quienes son.

Hoy somos las que registran 630 agresiones al año; las que tienen un 90% de paro como mujeres trans, las que sufren acoso y discriminación en el colegio, y a las que se invisibiliza si eres mayor o cuentas con alguna discapacidad que queda fuera e invisibilizada dentro de esta sociedad capacistista y heteronormativa.

Nuestro camino ha sido duro pero, gracias a la lucha y liberación de quienes nos han precedido, nosotros, nosotras, nosostres seguimos hoy sus pasos para garantizar un futuro en igualdad, solidaridad, pensamiento colectivo y libertad a quienes luego tomarán el testigo de esta lucha.


ALEAS-IU /  orgullo 2019 /  Redacción /