Ernesto Ilkermn / Roberto Solano •  Galicia • 22/11/2016

CGT llama, a las puertas de Unipost en Vigo, a la unidad sindical para que la empresa pague a sus trabajadores

El segundo operador postal de España, Unipost, adeuda a sus trabajadores varias nóminas, entre ellas la paga extra de verano y todo parece indicar que no abonará la de navidad. Tras desconvocarse una huelga que estaba prevista el pasado 7 de noviembre, el sindicato CGT hace una llamada al resto de centrales sindicales para defender los derechos de los trabajadores, a los que, además persiguen, si realizan actividades sindicales y no se pliegan a las condiciones impuestas por la patronal.

CGT llama, a las puertas de Unipost en Vigo, a la unidad sindical para que la empresa pague a sus trabajadores
En la concentración a las puertas del centro que tienen en Vigo, representantes del sindicato anarquista denunciaron el pasado 21 de noviembre «los nuevos recortes que se van a dar en Unipost, donde ha comenzado un período de consultas con las cuatro organizaciones sindicales UGT, CGT, CCOO y USO». Esta centrales intentan que los trabajadores cobren las nóminas que se le adeudan así como las pagas extra, que «los empresarios quieren seguir recortando y prorrateando».
 
El pasado 17 de noviembre arrancó el procedimiento de descuelgue salarial por parte de la patronal, que consiste según informó Víctor «en el no abono del plazo que tenían firmado y consensuado algunos sindicatos con la patronal de Unipost», lo que supone que no han cobrado varias de las nóminas pendientes y pagas extra. CGT pretende llevar a cabo movilizaciones que impidan que se siga negociando el prorrateo de lo adeudado.
 
Además Víctor denunció que en Pontevedra a Cris, delegada sindical de CGT en Unipost, le modificaron sustancialmente las condiciones de trabajo, puesto que la a pesar de que «llevaba años disfrutando de la jornada continuada» la obligaron a pasar «a trabajar en jornada partida». Solo tras una demanda Unipost dio marcha atrás. El caso de Cris es una muestra más de la «política de acoso y derribo» contra las organizaciones sindicales, llegando incluso a presentar a las elecciones sindicales a personal afín a la dirección para hacerse con el control de de las mismas.
 
«Ahora mismo la lucha está en la calle» continuó Víctor haciendo una llamada a «trabajar de nuevo la unidad sindical, de verdad, desde abajo» a pesar de las diferencias que pueda haber entre los diferentes sindicatos presentes en Unipost, puesto que «la unidad sindical real pasa porque las organizaciones estemos entregadas a la causa justa que defienden los trabajadores, que es el cobro de las nóminas que se les deben desde hace meses»
 
 

Ernesto Ilkermn / Roberto Solano /  huelga /  laboral /  Unipost /