Redacción •  Actualidad •  23/10/2021

CCOO Madrid alerta de una «ola reaccionaria» y pide aprovechar el momento para lograr los objetivos más importantes de su agenda social

  • La secretaria general de CCOO Madrid, Paloma López, que encabeza la delegación de Madrid en el 12º Congreso de la Confederación Sindical de CCOO, expresó su apoyo al informe de Sordo y reclamó «trabajar con apremio» para impulsar las reformas necesarias y mejorar las condiciones materiales de vida de la clase trabajadora.
CCOO Madrid alerta de una «ola reaccionaria» y pide aprovechar el momento para lograr los objetivos más importantes de su agenda social

La delegación de CCOO de Madrid al 12º Congreso de la Confederación Sindical de CCOO, encabezada por su secretaria general, Paloma López, alertó en su intervención sobre el debate del informe balance presentado por su secretario general, Unai Sordo, de la «ola reaccionaria» que se cierne sobre Europa y también en España, y pidió aprovechar el momento actual para conseguir sacar adelante las reformas necesarias y lograr los objetivos más importantes de la agenda social del sindicato.

El duodécimo congreso de CCOO, que se celebra los días 21, 22 y 23 de octubre en Madrid bajo el lema «Actuar para avanzar», y al que asisten 757 delegadas y delegados y cerca de 150 personas invitadas en representación del sindicalismo internacional, instituciones del Estado y organizaciones de la sociedad civil, contó ayer con la primera de sus sesiones en torno al debate del informe presentado por Sordo.

Paloma López, que intervino en nombre de la delegación madrileña, aludió a la necesitad de «retomar el impulso para la derogación de la reforma laboral» y de continuar trabajando por acuerdos como los relacionados con las subidas salariales para mejorar la vida de la clase trabajadora de nuestro país. Sobre este punto, hizo referencia a la llegada de los fondos de recuperación procedentes de la Unión Europea, sobre los que explicó el protagonismo que debe asumir el sindicato, con un «papel central en su diseño, planificación y desarrollo». «Tenemos el deber de cogobernar las tres grandes transiciones que ha marcado la UE –dijo-, y por ello, es imprescindible reclamar la creación de espacios de coordinación común de los agentes sociales» en la gestión de dichos fondos.

Una ola reaccionaria

Sobre el auge de la extrema derecha en el continente, López advirtió de que «nos encontramos ante una ola reaccionaria cuya influencia podría ser determinante a la hora de orientar el rumbo de muchas instituciones». En este sentido, avisó del momento que vive la «batalla ideológica» planteada por la derecha, lo que «nos exige adoptar posturas más rotundas en defensa de la mejora de las condiciones materiales de vida de la clase trabajadora para avanzar posiciones en esta lucha». A su juicio, «valores como la solidaridad, la igualdad o la libertad deben recobrar el lugar que les corresponde y reforzar la alianza entre la clase trabajadora y las organizaciones sindicales que defendemos sus derechos e intereses». E insistió en que «recuperar y extender la conciencia de clase será una de los retos más apasionantes a los que nos tendremos que enfrentar».

Para la máxima dirigente de CCOO Madrid, «el mejor antifascismo» es el que se ejerce «desde las políticas públicas, mejorando el marco de relaciones laborales, creando empleos de calidad y con unos servicios públicos a la altura de las necesidades de la población del siglo XXI», y en el que el proyecto europeo y los fondos de recuperación deben jugar un papel determinante para no desaprovechar la oportunidad.

En cuanto a las consecuencias de esa ola reaccionaria sobre los derechos de las mujeres, López aseguró haberse pasado de salir a la calle reclamando más derechos a hacerlo para defender los derechos conseguidos. «Esto se debe a que la derecha y la extrema derecha han puesto los avances del feminismo en el centro de su diana», resaltó, y continuó haciendo referencia a la ruptura del consenso político por la erradicación de la violencia contra las mujeres que permitió que viese la luz el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, «una herramienta necesaria pero no suficiente».

Confederalidad

En el apartado interno, CCOO de Madrid valoró positivamente los objetivos y el contenido del desarrollo organizativo. «Hemos sumado gente al trabajo organizativo, de extensión y atención sindical de proximidad –explicó Paloma López-, pero debemos reflexionar sobre las dificultades que impidieron desarrollar la propuesta inicial, que debía aprovechar los cuadros sindicales y recursos propios infrautilizados». «Hacemos una llamada a la confederalidad, tanto en temas de desarrollo organizativo como en otros», porque «no puede haber Confederación si no hay confederados», afirmó.

Para finalizar sobre la cuestión de la confederalidad, la secretaria general de CCOO Madrid, explicó que los retos a los que nos enfrentamos «son de gran envergadura». «En los próximos años se decidirá si este país es capaz de realizar las reformas necesarias para lograr una transición hacia un sistema productivo moderno, adaptado a los necesarios cambios tecnológicos y medioambientales, con unas relaciones laborales que sean capaces de dotar de estabilidad, derechos y garantías a la clase trabajadora», concluyó.


CCOO /  Sindicalismo /  XII Congreso CCOO /