Redacción •  Actualidad •  13/02/2021

CGT muestra su solidaridad con Pablo Hasel y exige al Gobierno español la derogación de la Ley Mordaza

  • El Comité Confederal de la CGT ha emitido una resolución en defensa de la libertad de expresión y en la que condena la persecución hacia el rapero por cantar verdades.
CGT muestra su solidaridad con Pablo Hasel y exige al Gobierno español la derogación de la Ley Mordaza

La Confederación General del Trabajo (CGT) ha expresado, a través de un comunicado unitario de todos los territorios, su solidaridad y total apoyo al cantante Pablo Hasel, injustamente condenado por hacer canciones críticas con la Monarquía y otras instituciones del Estado español.

CGT ha aprovechado para recordar que estas situaciones, como las de Pablo, son posibles gracias a la existencia de leyes represivas, como la conocida Ley Mordaza, cuya derogación fue prometida precisamente por las formaciones políticas que hoy ejercen el poder desde el Ejecutivo español.

Según la organización anarcosindicalista, desde que entró en vigor la Ley Mordaza, uno de los colectivos más perseguido y criminalizado es el de los y las artistas, especialmente los y las cantantes, quienes a través de sus letras denuncian todo tipo de injusticias, abusos de poder o casos de corrupción.

En el caso de Pablo Hasel, quien ha sido acusado de “injurias a la Corona” cuando desde agosto el pueblo español desconoce el paradero del exjefe de Estado tras los numerosos escándalos aparecidos en la prensa nacional e internacional, será el primer cantante encarcelado por rapear, ejerciendo su derecho a la libertad de expresión.

CGT considera inadmisible que alguien termine en una prisión por decir lo que piensa y siente en pleno S.XXI y en un supuesto Estado de Derecho como nos aseguran es el español.

CGT exige al Gobierno de Sánchez e Iglesias que muestre la misma coherencia que Pablo Hasel, y derogue de una vez la Ley Mordaza, en base a la cual se modificó el Código Penal actual, con la que tanta gente está siendo multada, perseguida y detenida por luchar.


GGT /  libertad de expresión /  Pablo Hasel /