Al-Hakam Morilla Rodríguez •  Opinión • 27/02/2020

28F: El Campo no ‘se muere’, lo asesinan

«Muchos prometen la luna, hasta llegar al poder, y cuando arriban se ven, no escuchan queja ninguna, y te tratan con el pie». Fandango de Huelva de José Domínguez Ortiz, El Cabrero
 
Otro 28F de postureo folclórico indecente. Con una salvedad. Un único lugar anexo a Andalucía vivirá el Espíritu del 4D que por desgracia no dota de contenido alguno este día festivo. En Ceuta miles de compañeros, vecinos y amigos salen a la calle el 28F a manifestarse contra el fascismo, el racismo y la intolerancia. Hito histórico que para los andalusíes de conciencia implica abrir de par en par los corazones de nuestros hermanos moriscos deportados y exiliados en Tetuán, noble Ciudad-refugio generosa – sin derecho a nacionalidad de sus hijos andalusíes que sí han otorgado a los judíos sefardíes – de tantas persecuciones y exterminios. ¡Contemplad la aniquilación de nuestro mundo agrario, de milenarias raíces amasighen (‘bereberes’), convirtiendo en eriales tierras hasta hace muy poco tiempo fecundas! ¡La tercera fuerza política del Parlamento de Madrid ni siquiera ha condenado la matanza de once inocentes en Alemania por un neonazi que además mató a su madre! ¿Qué, a la hora de los ‘pactos antiyihadistas’ de sainete de la CIA, el Mossad y el MI6 corremos cual alazanes, y sin inexistentes ‘pactos antifascistas’ debemos metemos el consolador por el recto, cínicos cobardes sin entrañas!  ¡Ni siquiera nos consideran ya seres humanos! 
 
En cualquier país del orbe, excepto los de la caverna totalitaria, conceden la nacionalidad a un ciudadano tras cinco años de estancia demostrable en un Estado. Y al lado de nosotros hay personas con más de un cuarto de siglo aquí, con hijos ya nacidos en la Nación del Guadalquivir y Sierra Nevada, que únicamente poseen la discriminadora ‘tarjeta de residencia’, y se impide o dificulta su reagrupamiento familiar, ¡en un despoblado marco rural avejentado como nunca antes! ¿Puede ser creíble un autodenominado ‘Estado de derecho’ con bolsas alegales de marginalidad estructurales? ¡’Sindicatos’ neoverticales del pesebre, fasciocomunistillas de salón, ¿no era una, única y sola la Clase Obrera, o ahora depende del grado de ‘blanqueamiento’, del origen étnico o del sexo? ¡Garzonín, Pollopera riojano…  Irenita Pija-aparte, esto nada tiene que ver con un consumo legalmente responsable y la igualdad, acordes con los DDHH! ¡Amada Sebta (‘Ceuta’), Luz del Alba de Al-Andalus frente al oscurantismo del clerical-fascismo rojipardo expoliador, Tesoro indomable de nuestra Esperanza!
 
Existen algunos imprudentes fariseos de partido-ministerio de la verdad que descalifican las protestas de los agricultores y ganaderos, con el falaz argumento de que ‘por qué ahora’ y no antes durante el marianismo y sus ‘sobreros’ (por cabestros y perceptores de sobres), época gloriosa que ha llevado la Deuda Pública a niveles desconocidos con antelación por su magnitud monstruosa, mientras evaporaban la Hucha de las pensiones. La razón la anticipó en su día con elocuencia Ahmed – ‘Blas’ – Infante, cuando en una ocasión en que defendía la República como modelo de organización estatal, un perogrullo de taberna de los que abundan por estos lares le espetó: ‘¡El hambre da igual que sea monárquica o republicana!’. A lo que el genio de Casares replicó: ‘No, el hambre es más amarga siendo republicana, porque además de ser hambre de pan, es Hambre de esperanzas defraudadas por la República’.
 
El tiempo del ‘sí-se-puede’ ya ha pasado, y ahora al encumbrarse en las poltronas toca Poder Ser. Si no se ejerce la responsabilidad ejecutiva con determinación, si no se gobierna por el Bien Común o se maniobra con labilidad o laxitud, ello evidencia que no llega ningún auténtico cambio en relación a los hipócritas cristero-franquistas precedentes, sino un cosmético ‘cambiazo’ a caraperro para recaer en los mismos vicios antidemocráticos de cierta sociópata gentuza, así vista corbata o se emperifolle de boutique. Si despreciáis a la Sociedad Civil y para lo único que servís es para perjudicarnos, arrodillándoos ante las multinacionales o cediendo soberanía al Estado extranjero Vaticano – regalito de Mussolini -, demagogos ‘patriotas’ esperpénticos, volved a casa y no haced más daño ni el ridículo, mezquinos traidores cínicos enemigos de Andalucía, los Pueblos y la Humanidad.
 
Otros demasiado celosos de una supuesta función autoritaria que debe tener el gobernante, acorde con sus delirios, recriminan al vicepresidenciado Coletas que acicatee las dignas protestas de los maltratados agricultores. ¡El que manda tiene que sacar la cachiporra con los manifestantes!, parecen reprochar los que nunca han reconocido en época contemporánea otros regímenes que los de los brigadistas político-sociales, los del máuser, el espadón o los de los vergajazos del cacique. Y cómo respondéis a aquello, reiteramos, del ‘comunista bolivariano’ presidente Roosevelt, que al exigirle los líderes de los afectados, en persona, urgentes medidas sociales para superar la Gran Depresión, el dirigente que implementó el New Deal, derrotó a los nazis y convirtió a los EEUU en la primera potencia del planeta les advirtió: ‘Bien, a mí ya me tienen de su lado… ahora vayan y convenzan en la calle de la necesidad de los cambios a nuestros conciudadanos’.
 
Los problemas del Agro no se solucionan sólo con flamantes normas o leyes que burlarán con nuevas triquiñuelas los mismos desaprensivos habituales sin vergüenza ni dignidad humanas, amaestrados por la clerigalla, con su codicia de chacales y absoluta aversión por la Clase Trabajadora. Se trata sobre todo de una profunda mutación del Paradigma Cultural. No enaltecer socialmente a una ensoberbecida cupulita de burócratas en excedencia y politicastros ventajistas, a los que les dan coba sus lacayos ‘perrodistas’ dopados por la publicidad institucional (o productores audiovisuales, youtubers, publicistas, cineastas, tuiteros con reconocimiento público…) En la actualidad, aparte de las disposiciones de mera supervivencia, exhortamos a salir de detrás de la mesa del despacho, de la torre de marfil de la vanidad autosatisfecha, o bajarse del estrado los docentes, y en vez de reír las gracias a los estúpidos pisaverdes que insultan al campesino y al ganadero, que con su esfuerzo y sudor crean lo que nos alimenta, por el contrario deberían ensalzarles más que a los mayores héroes.
 
En lugar de escarnecer y difamar a nuestros machacados titanes del Agro como ‘catetos’, ‘gañanes’, ‘paletos’ o ‘castrojos’, difundamos la encomiable épica de su labor, con niños de los colegios visitando in situ al Maestro que sabe interpretar el lenguaje ignoto de los animales y consultando los muchachos al conductor de ovejas o cabras en horario lectivo – en lugar de endilgarles la escoria de los pildorazos clericales o sexistas -, escuchando sus cuitas a causa de la nefasta administración coercitiva; o haciendo preguntillas los zagales para examen al Maestro en su almunia que conoce los íntimos secretos de las plantas y surca la tierra con el arado, atendiendo a por qué se cisca en los muertos de los imbéciles ensoberbecidos que lejos, desde sus despachitos de gandules, intentan enmendarle la plana con trabas legulescas para arruinarle, porque ignoran si las habas se escardan o nacen por generación espontánea.
 
Abraham, Raquel (‘oveja’ en hebreo), Moisés y tantos grandes hombres y mujeres que cambiaron el curso de la Historia antaño, fueron pastores. La ilusión de los emperadores romanos consistía en poder jubilarse lejos de los sinsabores del ejercicio del poder, cultivando su huerto y dando de comer ellos mismos a sus gallinas. La antigua sociedad egipcia, junto con sus nobles, sacerdotes y faraones, aspiraba a alcanzar un paraíso que para ellos consistía en reverdecer los Campos del Edén, ayudando como uno más a construir acequias y sistemas de regadío. Nuestros antepasados andalusíes anhelaban ser merecedores de Jardines de Delicia simpar. En fin, es muy difícil que se comprenda esta imprescindible axiología que nos hizo ‘sapiens’, cuando tantos trolls criptojesuitas, o del sicariato lavacerebros opusino, y demás excrementos parafascistas vocacionales o a sueldo, se dedican por las redes o en colegios, institutos y universidades, a menospreciar a la Naturaleza y a la Condición Humana, únicamente aptas para el expolio y la servidumbre brutales, según los masocones adeptos al cilicio y al flagelo (¡por ‘amor al prójimo’ y a que disfrutemos del ‘sacramento de la penitencia’, por eso intoxican a todas horas a sus cautivos rediles-estaditos de opinión totalitaristas y uniformizantes, y con máximo cariño mañana les recompensarán ‘fusilándoles con amor’, si se siguen dejando calzar los pardillos relamealtares!).
 
No es que esperemos ya a que se mueva un turismo de millones de personas para extasiarse con los cerezos en flor como en Japón, entre estos nacional-católicos páramos que si ven un trozo de tierra virgen se animan compulsivamente a enmierdarlo con hormigón o venenos… pero hombre, sueldofijos del ‘iPad’, chupacámaras egocéntricos y redactores tiralevitas, tampoco consiste en que al campesinado os falte sólo ponerle cascabeles como en la Edad Media a los leprosos. Y nada, dale que dale y toma que toma, ahí seguirán los autistas urbanitas, unidos a los arrogantes ‘tecnicos’ de la miseria (chupópteros de los fondos de cohesión sin colmo desde hace casi medio siglo), con carnet del partido o tan sólo arrostrando su fatuidad, presumiendo de lo bien que lo hacen, y encantados los cebados marisoplas quemasangres de haberse conocido… ¡tratando en vano de camuflar con eufemismos y campañitas de imagen a 3,2 millones de andaluces en situación de pobreza severa y una catastrófica falta de natalidad sin precedentes! ¡Y aún se atreven a salir de paseo los responsables sin el mejor seguro dental!
 
El problema es que por tanta siembra de ponzoñosos vientos marginadores y clasistas durante décadas, por no decir siglos, ahora toca cosechar tempestades. Y bastará el inicio de la llegada de la afluencia turística masiva por la SS (Sem. Santa) para que puedan darse algunos casos incontrolados por coronavirus y la ruina sea quizá irreversible, poniéndonos a todos nuestros productos y servicios en cuarentena prolongada hasta nuevo aviso… ¿Están viendo la desidia sin estrictos controles de temperatura en estaciones, aeropuertos o lugares donde se concentren muchedumbres, del consejero de ‘Salud y Familias’, el Paponazo Aguirre hermano del monseñor Juan José, más preocupado al parecer por afianzar los chiringuitos en la Sanidad de la ‘administración paralela’ del Gusanato anterior, con una nueva nomenclatura de afectos al partido del escrivarismo y de las JONS – lo mismo que su camarada Carapapa Imbroda privatizando y sectarizando la Educación con total impunidad -, según le acusa el silenciado ahora Dr. Jesús Candel (en twitter Spiriman), con sus informes que ponen el vello como los picos del Himalaya? Y eso que ya se ha producido un caso de infección por coronavirus sin trazabilidad averiguada en Sevilla. Tranquilos, todo se solucionará rezándole mucho a la Macarena y a su devoto hijo san Gonzalo Queipo de Llano. Misionero comboniano Aguirre, ora pro nobis los negritos andaluces, aunque no queramos llamarnos todos los irredentos pecadores Cayetano, Borja Mari, Camino, Loreto, ni Urraca siquiera… y eso que llegó a reina.
 
¿O quizá no notaron que el presidente Moreno ‘Nocilla’ (¡qué merendilla!), el beaturrón ‘novio de la muerte’, no nos ha librado de la onerosa maquinaria propagandística del cortijo psoísta, evaluada en 600 millones €? Abre uno los libelos amarillistas jacobinos de El Mundo, El País, el ABC o cualquier otro panfleto de la ultraderecha inciensada, o escucha a los pregoneros con hábitos menores rojigualdos de Canal Sur, y parece que adornan la empalagosa sonrisa bobalicona del capitán araña del Trifachito con impúdicos publireportajes en plan Gran Hermano Juanma: ‘periodismo’ lo llaman, señoras y señores. ¿No quedamos en que Andalucía salió en masa un 4D para ver aprobado su Estatuto de Autonomía un 28F hace cuarenta años, y ser legalmente ‘como la que más’?
 
Entonces,  ¿por qué en vez de ejercer de ruines lavabadajos de sacristía, empobreciéndonos día a día más, no tratamos de imitar el coraje, la unidad y racionalización de sus recursos que ostentan, por ejemplo, los payeses en Catalunya, donde muchos empresarios no les llegan a algunos ni a la suela de los zapatos en dinamismo comercial y ni la misma Generalitat les tose…? Ah, es verdad, disculpad, que a nosotros los parias de la Colonia-‘sur’ los cipayos del clerical-imperialismo nos han asignado el papel de kuntakintes de campanario, para que los señoritos de la Obra se sientan de una ‘raza superior’, y nos saqueen a placer sin rechistar. Amén.
 
Los últimos almendros en flor dicen adiós a sus pétalos rosas y blancos perfumados. La Primavera ya anuncia que brotará por doquier. ¡No consentid que los adversarios de la Vida, de toda la Humanidad, terminen de infectarnos a todos con su pandemia genocida de mórbidos cultos de dolor y de muerte! Y no os lamentéis  porque el Campo se muere, si por acción u omisión, por no boicotear todos los intereses de sus verdugos con sotana y cuantos se les asocien, fuisteis cómplices del asesinato de la Madre Tierra. ¡Viva la Manifestación de Ceuta el 28F contra el fascismo, el racismo y la intolerancia! ¡Viva Tariq ben Ziad, nuestro pionero andalusí que como Bilal por vez primera elevó su Voz de Libertad al Universo entero! ¡Matria de las Dos Orillas abierta a todos los mundos, amada Al-Andalusía eterna… renace en el Amanecer de la Justicia, la Lucha sigue!
 

* Al-Hakam Morilla Rodríguez, Coordinador de Liberación Andaluza. Cuenta de twitter bloqueada por la censura: @lascultura. Nueva: @liberacionan

 


Al-Hakam Morilla Rodríguez /  Opinión /