Redacción •  Catalunya • 30/03/2020

Narcopiso en vivienda gestionada por la Generalitat pone en grave peligro la salud de los vecinos del Raval durante el coronavirus

  • Tres pisos situados en la calle Salvador 7bis mantienen una intensa actividad delictiva, incumpliendo flagrantemente el confinamiento decretado por el Gobierno para evitar la propagación del virus.
  • En estos pisos se vende droga, se almacena material robado y se alquila habitaciones a personas con dificultades para encontrar vivienda que se hacinan en condiciones insalubres y donde posiblemente existe la trata de mujeres.
  • Uno de los pisos está gestionado por la Generalitat, que lo ha recibido en cesión de una entidad bancaria, y debería estar destinado a alquiler social.
  • La finca se está convirtiendo en un foco de contagio descontrolado, que puede tener consecuencias muy graves, no solo para la seguridad, sino también para la salud pública.
  • Acció Raval denuncia la inacción de la Generalitat, de los fondos de inversión propietarios de dos de los pisos, de los Mossos d’Esquadra y de las administraciones.
Narcopiso en vivienda gestionada por la Generalitat pone en grave peligro la salud de los vecinos del Raval durante el coronavirus

Acció Raval denuncia la intensa actividad delictiva que está teniendo lugar en tres pisos del edificio de la calle Salvador 7bis del Raval de Barcelona, uno de ellos gestionado por la Generalitat, durante el periodo de confinamiento por coronavirus, que los narcotraficantes rompen impunemente de día y de noche para vender droga, esconder material robado o personas con dificultades para encontrar una vivienda en el mercado regular de alquiler, que se hacinan en condiciones insalubres en estos pisos.

Estos narcopisos han convertido hace tiempo la calle Salvador en uno de los puntos más inseguros y conflictivos del Raval y la crisis del coronavirus no ha hecho más que acentuar esta situación porque los vecinos ya no sólo sufren amenazas y viven rodeados de violencia, sino que, además, tienen que convivir con narcotraficantes y consumidores de droga que no toman ninguna de las medidas decretadas por el Gobierno para frenar la propagación del covid-19.

Los vecinos del edificio, entre los que hay un niño con asma, un joven diabético, ancianos y otras personas especialmente vulnerables, tienen que descender por una escalera que incumple las más elementales normas de higiene si quieren salir a la calle a comprar comida.

El tráfico de gente en la escalera por la noche causa ruido imposibilitando el descanso de los vecinos. Algunas familias con menores en edad de escolarización han recibido advertencias de los profesores diciendo que sus hijos se duermen en clase.

La puerta del portal está permanentemente abierta o rota, porque los miembros de esta red de narcotráfico se encargan de que así sea, lo que facilita que entre y salga todo tipo de personas que utilizan el portal, la escalera y tres pisos ocupados para hacer sus negocios.

En el estrecho portal se vende y consume droga, hay constantes peleas y gritos e incluso se orinan, según denuncian los vecinos de este bloque de cinco pisos y 20 viviendas.

Los pisos donde tiene lugar la actividad delictiva son el 2º2ª, 3º3ª y 4º3ª, dos de ellos propiedad de fondos de inversiones y un tercero propiedad de una empresa administrada por el BBVA y cedido a Àgencia de l’Habitatge de la Generalitat para vivienda social.

Los vecinos han presentado varias denuncias ante los Mossos d’Esquadra y han llamado repetidamente a los teléfonos de la policía autonómica y la Guardia Urbana, sin resultado alguno.

También se han puesto en contacto con los propietarios de los pisos y con la Generalitat, que han eludido su responsabilidad.

Desde hace algo más de un año los vecinos de la finca y Acció Raval ha denunciado repetidamente la sistemática dejación de responsabilidades de las entidades bancarias y grandes tenedores propietarios de pisos en los que se trafica con drogas o se hacen otras actividades delictivas, pero en este caso se suma la inacción de la Generalitat, una administración pública que debe velar por el bien de los ciudadanos.

Por esta razón exigimos que la Generalitat, los Mossos d’Esquadra y todas las administraciones competentes, que asuman su responsabilidad y tomen medidas urgentes para atajar la grave situación que están viviendo los vecinos de la calle Salvador, cuya finca se está convirtiendo en un foco de contagio descontrolado, que puede tener consecuencias muy graves, no solo para la seguridad. sino también para la salud pública.


Acció Raval /  Barcelona /  Generalitat /  narcopisos /  Raval /  Redacción /