Archivo •  Christian Zampini •  Actualidad • 05/07/2020

La plantilla del Gómez Ulla se muestra decepcionada por “los pasos atrás” del Ministerio de Defensa y su política de contratos temporales

· A pesar de las reivindicaciones y la campaña #QueDeJunioNoPase, la plantilla del Hospital General de la Defensa Gómez Ulla lamenta que desde el Ministerio de Defensa se han dado instrucciones para volver a establecer fechas de finalización de los contratos temporales de personal.

· Desde la sección sindical de CCOO del centro sanitario adscrito a Defensa consideran que se trata de “pasos atrás” para dar salida al grave problema de temporalidad de los contratos del hospital.

La plantilla del Gómez Ulla se muestra decepcionada por “los pasos atrás” del Ministerio de Defensa y su política de contratos temporales

La plantilla del Hospital General de la Defensa Gómez Ulla se siente decepcionada. Así lo manifiestan desde la sección sindical de CCOO de este hospital ligado a la defensa y que atraviesa desde hace más de una década gravísimos problemas de temporalidad y precariedad en su plantilla generada por su política contractual.

Tras años de protestas ante una situación insostenible, en la que más de 760 personas del personal estatutario del hospital, en torno a un 45% de la plantilla, han permanecido con contratos temporales que se renuevan cíclicamente, la plantilla albergaba la esperanza de una solución a corto plazo mediante un proceso de interinización. A la creciente sensibilización ante las condiciones laborales de los centros sanitarios, adquirida durante los meses más duros hasta el momento de la pandemia, se unió a la campaña #QueDeJunioNoPase. Una movilización que extendió la solidaridad de la población con la plantilla y evidenció un problema que, aunque existía desde hacía años, resultaba especialmente dramática con la crisis sanitaria.

«El objetivo era, es y será un proceso de interinización para todo el personal laboras, así como un cambio en el modelo de contratación de Defensa que evite que esta situación se repita en el futuro», plantea el delegado sindical de CCOO Alex de Marcos. Un objetivo que el pasado mes, aparentemente, comenzaba a encaminarse, mediante una serie de compromisos de la administración.

El primer paso: el establecimiento de contratos temporales sin fecha de finalización, a los que sucedería un proceso para integrar como personal interino a las cientos de personas que permanecen desde hace años con contratos eventuales encadenados. Sin embargo, esta semana, el departamento de recursos humanos echaba un jarro de agua fría a sus esperanzas. El Ministerio de Defensa había dado orden de volver a establecer fechas de finalización de contrato, concretamente el 15 de enero, seis meses después de su firma.

Para la sección sindical de CCOO, la orden supone un completo paso atrás en el camino para solucionar la precariedad y la falsa estacionalidad de la plantilla. El establecimiento de una fecha de finalización, conduce a la plantilla a una nueva situación de incertidumbre ante su futuro el próximo mes de enero.

Aunque por el momento no se ha comunicado un calendario de movilizaciones, la plantilla da por sentado que la situación volverá a conducir a inevitables protestas. Inevitables, asumen, hasta que no se solucionen los problemas de fondo de la política contractual de los centros médicos adscritos a defensa. Por su parte, según indican fuentes sindicales, La actual responsable de recursos humanos, ha manifestado que el proceso de interinización podría darse a principios del 2021, ha pedido a los trabajadores un margen de confianza.


Archivo /  Christian Zampini /  COVID-19 /  derechos laborales /  Hospital Gómez Ulla /  sanidad /  Sindicalismo /