Enrique Muñoz Gamarra •  Opinión • 26/08/2020

Tiempos difíciles

La situación en Oriente Medio es compleja pero al mismo tiempo, muy sencilla, obviamente no fueron por gusto los grandes cambios mundiales, las arrogantes burguesías estadounidenses ni se las sueñan, pero en Oriente Medio los pueblos y las resistencias han logrado adquirir enormes experiencias y considerable poder que equilibran las fuerzas. Es muy probable que muy pronto podamos oír los ruidos de la tan esperada respuesta histórica.

En este marco, es lamentable lo ocurrido el 4 de agosto de 2020 en Beirut (Líbano). La afirmación del analista francés, “Thierry Meyssan, en su artículo: “Israel destruye Beirut-Este con un ‎arma nueva”, publicado el 7 de agosto de 2020, en su página web, es totalmente justo a lo ocurrido aquel día.

Veamos:

“El 27 de septiembre de 2018, ante la Asamblea General de la ONU, el primer ministro israelí, ‎Benyanim Netanyahu, mostró una foto del lugar atacado el 4 de agosto de 2020, designándolo ‎como un depósito de armas del Hezbollah.‎…El “primer” primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu, autorizó un ataque contra un depósito ‎de armas del Hezbollah con el uso de un arma nueva, que había sido sometida a un ensayo ‎‎7 meses antes en suelo sirio. Se ignora si el “segundo” primer ministro, Benny Gantz, fue ‎consultado antes del ataque.,,…Se ignora en qué consiste la nueva arma utilizada. Pero sí se sabe que Israel ya la había sometido ‎a ensayos, desde enero de 2020, en suelo sirio (ver el video al final de este trabajo). Se trata de un misil dotado de un componente ‎nuclear táctico cuya explosión provoca el “hongo” característico de las explosiones nucleares. ‎Por supuesto, no se trata de una “bomba atómica” en el sentido estratégico”. ‎

‎continua: “Inmediatamente después del ataque, Israel activó sus contactos en los medios de difusión ‎internacionales para esconder su crimen y propagar la versión de la explosión accidental de un ‎gran cargamento de fertilizante nitrogenado. Como tantas veces ha sucedido, se designan falsos ‎culpables y la maquinaria mediática internacional repite incansablemente la mentira, cuando aún ‎no se ha realizado ningún tipo de investigación. ‎…Sin embargo, las imágenes muestran que la segunda explosión produjo un “hongo” similar al de ‎una explosión atómica, imagen totalmente incompatible con la tesis de la explosión de un ‎cargamento de fertilizante nitrogenado. ‎El “hongo” provocado por la explosión de Beirut no tiene nada que ver con lo que puede verse en una explosión de tipo convencional. (1).

También muy interesante el análisis de Firas Alcharani desde la cadena HispanTV. Publicado el 10 de agosto de 2020, donde sostiene, que el servicio de inteligencia de Israel (el Mossad) estuvo detrás de la explosión de Beirut con el objetivo de golpear a Hezbollá.

Veamos:

“Para Alcharani, la devastadora explosión que asoló el 4 de agosto el puerto de Beirut y varios barrios de la capital libanesa, fue un “atentado brutal”, pues el nitrato de amonio abandonado en los almacenes del puerto, que se considera como la causa del incidente, no explota sin un incendio provocado. Por lo tanto, el entrevistado considera la explosión como un escenario “orquestado” por la inteligencia del régimen israelí para luego culpar a Hezbolá, que ya ha negado cualquier vínculo con el incidente y ha atribuido tales infundios a la campaña de mentiras y desprestigio lanzada por algunos medios de comunicación en su contra” (2).

En este mismo sentido ha sido la opinión del analista, Mohsen Khalif Zade, desde HispanTV: el 6 de agosto de 2020.

Veamos.

El Tribunal Especial para el Líbano (TEL) dicta este viernes sentencia en el proceso desarrollado entre 2014 y 2018 por el asesinato del que fuera primer ministro del país, Rafik Hariri, quien murió en 2005 en Beirut de un atentado. Los cuatro acusados son partidarios de Hezbolá. Esta alianza quiere insinuar que Hezbolá quería distraer la opinión pública de El Líbano del fallo que dictará el tribunal respecto la muerte de Hariri” (3).

De igual modo la perspicacia en la observación de los hechos mundiales por la excelente analista, Purificación G. de la Blanca‎, de Ojos para la Paz, que observando aquellos dolorosos hechos y tras la visita a Beirut (Líbano) del presidente francés, Emmanuel Jean-Michel Frédéric Macron, ha escrito:

“Cada vez tenemos más claro que la tragedia de Líbano ha sido orquestada con mucha anticipación.

Francia no da puntadas sin hilo.

Macron aprovecha la tragedia de Beirut para celebrar una conferencia en la que se demanden a Líbano las siguientes exigencias:

1.- Entrega del aeropuerto de   Beirut a una fuerza conjunta internacional encabezada por Alemania.

2- El control de todo Líbano por la FPNUL, Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano, y la instalación de misiles de crucero.

3.- Desmantelamiento de todo el sistema de misiles y armas de Líbano y entrega a la FPNUL.

4- La renuncia de toda la cámara de representantes, encabezada por Nabih Berri, asi como del gobierno de Líbano, y celebración de elecciones anticipadas.

5- Purga de los dispositivos de un listado de nombres sospechosos por su afiliación.

6.- En caso de que los responsables libaneses rechacen estas demandas, el consejo de Seguridad de la ONU adoptara una resolución en un plazo en un plazo de diez días para que la OTAN asuma la seguridad del Líbano y aplique los puntos anteriores” (4).

¡Semejantes intromisiones de las potencias imperialistas!

En efecto para los que vivimos el día a día en el análisis geopolítico, el curso de los acontecimientos mundiales no puede sujetarse a simples accidentes, como algunos han querido presentar las causas de estos hechos, por lo demás, explicaciones solo para niños y, en última instancia, insanas actitudes que rebajan el análisis y la investigación.

Cierto, desde unos artículos anteriores aquello ya fluía en nuestras preocupaciones. Fuimos muy claros en los avatares de la geo economía y sobre esa base de la geopolítica mundial, no nos engañábamos de la total falta de escrúpulos de la burguesía financiera estadounidense. No había en nosotros ni la más mínima duda que estábamos ante una burguesía totalmente desquiciada.

Hemos estado muy claros en afirmar que todos estos hechos ocurrían en una situación de perdida de la hegemonía mundial estadounidense. En una situación de desesperada pretensión por recuperar aquellos poderes. Sabíamos que la vieja burguesía estadounidense estaba en la falsa creencia que su poder era eterno. Hitler también en su tiempo creía en un poder eterno. El glorioso ejército rojo, lo batió.

En realidad, una burguesía criminal. Imposible de olvidar sus fechorías. Está en nuestra memoria lo que hizo en Corea entre 1950 y 1953: allí una tercera parte de la población fue desaparecida, la mayoría de sus ciudades fueron devastadas. ¿Y lo que hizo en Vietnam? Toneladas de bombas incendiarias (Napalm) e incluso utilización del “agente naranja” (guerra bacteriológica) cuyas consecuencias hasta ahora se sienten.

Desde septiembre de 2001 el ejército estadounidense estaba envalentonado. Esto fue lo que se percibió cuando fue a ocupar Afganistán. Luego cuando agredió a Irak en 2003.

Desde 2010 nuevamente estaba incendiando el planeta. En efecto, desde finales de 2010 cuando inicio su ofensiva criminal desde el Norte de África y Oriente Medio. ¡Cuánta sangre hizo correr del pueblo afgano, iraquí, libio y sirio! Sus hordas fascistas, talibanes, Al Qaeda y Estado Islámico (engranajes de su viejo ejército) acometieron con saña y ventaja contra estos pueblos. Sus monstruosidades fueron numerosas (degollaron, crucificaron, se comieron corazones de soldados sirios caídos en combate e impusieron matrimonios con niñas de ocho y diez años, etc.).

Y desde finales de 2019 ya totalmente enloquecida, está en una desestabilización mundial para salir de su debacle económica y recuperar su hegemonía mundial. La más monstruosa y genocida ha sido su ataque bacteriológico en noviembre de 2019. Y ahora, con su pretensión de incendiar el Oriente Medio a fin de crear las condiciones para ocupar Irán, pasa a un ataque sanguinario en el puerto (Beirut) de Líbano.

Lo que ocurre es que el Pentágono ha llegado a unas situaciones extremadamente descaradas e intolerables para la humanidad. Al parecer cree que su ataque bacteriológico de noviembre de 2019 ha sido un éxito. Entonces, claramente está pasando de los genocidios con armamento convencional a los genocidios con las llamadas mini bombas MINI NUKES que tienen una capacidad destructiva, más o menos, del tercio de la bomba atómica lanzada en Hiroshima y para ser utilizados como si fueran armas convencionales.

Es obligación de los pueblos del mundo entero, de los antiimperialistas y no antiimperialistas, de los marxistas y no marxistas, luchar contra este criminal y letal imperialismo, hasta liquidarlo.

Los planes de la decadente burguesía financiera estadounidense, muy ligada a los sectores de la energía sobre todo el petróleo, es aniquilar el mayor número posible de personas a fin de cerrar el largo ciclo económico depresivo iniciado en 1973. Al parecer las guerras convencionales ya no le sirven o le sirven de muy poco, entonces está dando un giro hacia complots de envergadura. El ataque bacteriológico ha sido su primer ensayo. El asunto es que todo lo anterior solo lo puede lograr con el uso del armamento nuclear con capacidades destructivas, más o menos, del tercio de la bomba atómica lanzada en Hiroshima.

Ahora ya nadie está seguro. Los ataques se han vuelto totalmente descarados. El  mundo está en sobre-aviso.

El asunto es que estas armas también están en poder de Rusia y China, pero, Estados Unidos tiene una clara ventaja: imponer su criminal geoestratégia combinándola con las acciones militares más descaradas, por ser, nada menos, la más vieja burguesía y la más afectada, en claro proceso de declinación, con desplazamiento en casi todas las regiones del planeta y en una fuerte presión por la tendencia de la historia que lo aplasta y debe conducirlo hasta su ruina final.

Cierto, a lo largo de nuestras investigaciones habíamos concluido que por la existencia de la paridad estratégica, a corto y mediano plazo, no había Tercera Guerra Mundial. Bien se entiende que estas burguesías tienen rabo de paja, tienen miedo a la guerra nuclear porque no están dispuestas a perder sus privilegios tras una hipotética guerra nuclear. En realidad tigres de papel.  Pero también habíamos sido muy claros en que el lanzamiento del armamento nuclear sobre países desarmados, era completamente posible sobre todo por parte de la decadente burguesía estadounidense. Sin embargo la Tercera Guerra Mundial o Guerra Nuclear entre las superpotencias capitalistas, a largo plazo, estaba completamente asegurada.

Y lo peor, la tempestad aún no ha pasado. De acuerdo a la cadena de hechos que está en proceso en la actualidad, en este caso dirigidas y manejadas por la burguesía estadounidense, no hay ni un ápice de voluntad de retroceso a sus graves provocaciones, ningún propósito de enmienda o cambio (de retroceso) a su política agresiva. Sería una grave ilusión pensar en esta posibilidad. Una grave ilusión. Aquellas de hecho van a continuar. En efecto la fuerza que tiene mucha incidencia en la decisión final de la burguesía financiera estadounidense, de continuar con sus provocaciones, es la tendencia general de la historia, que como sabemos es el avance hasta su ruina final. Aquello lo está arrastrando inmisericordemente. A esto se suma la presión de la gran crisis económica en la que debe ser determinante la gravedad de los hechos (bancarrota de su economía) que hasta aquí vienen acumulándose y que pueden hacer que en cualquier momento el funcionamiento de sus poderes se atrofien aún más, escapándosele de su control y pueda terminar como un gran peligro que puede poner en grave riesgo incluso su propia existencia. Y para evitar esta implosión, en realidad implosión, lo que tiene que hacer es continuar con sus provocaciones, es decir, no va parar para nada. Como dice la tendencia de la historia, aquellos propósitos son hasta su ruina final. Esta es una ley capitalista que debe cumplirse y, en lo esencial, es la razón de fondo que debe guiar el escalonamiento de los hechos que en la actualidad están batiéndose sobre el planeta. Allí está el quid del asunto de la agresividad actual del ejército estadounidense. Es una geoestratégia que lo está conduciendo a su ruina final. Y no puede darse el lujo de usar el armamento nuclear contra Rusia y China que en los hechos puede significarle un abrupto final. No tiene perspectivas. Su historia está terminada. Es esto lo que actualmente está discutiéndose en los pasadizos internos del pentágono bajo dirección del grupo de poder de Washington.

Consecuentemente, Irán, la RPDC, Venezuela, Siria, Yemen y general los pueblos del mundo entero deben prepararse para futuras batallas y enfrentarla con dignidad y firmeza. Deben abandonar para siempre la ilusión que Estados Unidos va cambiar. Los cambios que los pueblos ansían, solo llegarán levantando con firmeza las banderas del antiimperialismo y el socialismo hasta la victoria final.

Así, estas abstracciones provienen de los análisis que hemos venido haciendo de la actual coyuntura mundial al que hemos denominado coyuntura de definiciones históricas. Son abstracciones que tienen un gran peso geopolítico, pues, advierten de forma muy clara la actual decisión geopolítica de la burguesía fascista estadounidense de continuar con sus provocaciones. No olvidemos que aquel periodo significa la ruina final del imperialismo estadounidense, un proceso encarrillado en el fascismo que en la actualidad lo personifica el actual presidente estadounidense, Donald Trump (que como sabemos la burguesía estadounidense le ha quitado su confianza para un segundo mandato), en una situación de envalentonamiento, porque precisamente el fascismo, no significa, otra cosa, sino, mayor terror y más provocaciones.

NOTAS:

1.- “Israel destruye Beirut-Este con un ‎arma nueva”. Autor: Thierry Meyssan. Nota publicada el 7 de agosto de 2020, en: https://www.voltairenet.org/article210674.html?fbclid=IwAR08FtUDUu1CWauZSbx-5RQ2Syr_B_dcrwknjZyQEwI0tNTY8TjpTKnYaGo

2.- “‘Mossad está detrás de explosión de Beirut por temor a Hezbolá’”. Nota publicada el 11 de agosto de 2020, en: https://www.hispantv.com/noticias/el-libano/473984/explosion-israel-hezbullah-dimision-diab

3.- “Beirut, sangre y fuego: Vi gente volando por el aire”. Por Mohsen Khalif Zade.  Nota publicada el 6 de agosto de 2020, en: HispanTV: https://www.hispantv.com/noticias/opinion/473539/explosion-beirut-hezbola

4.- Web de Ojos Para la Paz: http://www.ojosparalapaz.com/

(*) ENRIQUE MUÑOZ GAMARRA:

Sociólogo peruano, especialista en geopolítica y análisis internacional. Autor de los libros: “Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos”, “Implosión de la hegemonía mundial estadounidense”, “La historia de América Latina la escriben sus pueblos, luchando”. Además es autor de más de 230 artículos publicados en varias páginas web y agencias de información digitales de diversos países. Su Página web es: www.enriquemunozgamarra.org


Enrique Muñoz Gamarra /  Opinión /