Partido Comunista de Suiza •  Opinión • 30/09/2020

Los aviones de combate que compraremos estarán bajo órdenes de la OTAN

Los aviones de combate que compraremos estarán bajo órdenes de la OTAN

Los aviones de combate que compraremos estarán bajo órdenes de la OTAN. Sin embargo, el resultado del referéndum es una derrota política para el Estado Mayor y el Gobierno. Ahora la prioridad es relanzar el movimiento por la paz y contra la OTAN.

Aunque el resultado final dio luz verde a la compra del nuevo avión de combate impuesto por la OTAN, el Partido Comunista no puede negar la importancia de este resultado en la cuerda floja: ganó el ejército, ¡pero por solo 8.000 votos! Y esto, a pesar de una campaña masiva, jugó con un sentimiento de miedo con vagas amenazas, con el principio de defensa aérea y con una mitificación irracional de las fuerzas armadas. Lo que corresponde, nos guste o no, a una derrota política del Estado Mayor y del Consejo Federal.

Si en 2014 la campaña similar relacionada con el avión “Gripen” había visto a 1.542.761 con derecho a voto expresarse en contra de la compra, este año por el principio de la aviación militar, los opositores fueron 1.595.156 ciudadanos. Por lo tanto, no solo estamos viendo un aumento de personas que critican estos gastos disparatados y la subordinación a la OTAN, sino que tampoco ha funcionado la vergonzosa explotación sexista de la cuestión de las mujeres por parte de la propaganda gubernamental. Esta derrota de la medida también requiere una reflexión sobre el frente pacifista y la izquierda. Además de aquellos que aún no eran particularmente amigos del ejército, era importante intentar dividir el monolitismo burgués y militarista. No es casualidad que el Partido Comunista y el consejero nacional Bruno Storni insistieran en que los aviones que comprará el gobierno suizo tendrán una limitación tecnológica y de TI: su funcionamiento real, por tanto, no se decidirá en Berna sino en la OTAN, sometiendo nuestra seguridad nacional y nuestra neutralidad a las decisiones estratégicas de un campo geopolítico muy específico.

Por tanto, la lucha política para restablecer nuestra neutralidad militar no debe dar un paso atrás, hoy más que nunca donde vemos a EE.UU. y la UE soplar en una nueva “guerra fría” debemos actuar y relanzar el movimiento por la paz. Como parte de una lucha más amplia contra la carrera armamentista, a favor de una política activa por la paz y la construcción de un mundo multipolar, el Partido Comunista está, por tanto, dispuesto a unirse a cualquiera que pida lo siguiente:

1. la repatriación de nuestros soldados desde Kosovo y el fin de cualquier misión militar en el extranjero bajo el control de la OTAN;

2. Evitar el uso de nuestro espacio aéreo nacional para acciones de hostilidad contra terceros países soberanos por parte de cualquier aviación militar extranjera.

3. La disolución de los muy recientes acuerdos bilaterales de cooperación bélica con el ejército de Estonia y Estados Unidos firmados en abril aprovechando la pandemia.


Opinión /  Partido Comunista de Suiza /