Ramaris Vásquez •  Opinión • 23/10/2020

Venezuela: Un éxodo pone a prueba la fraternidad

El éxodo de venezolanos prueba la capacidad fraternal en millones de seres humanos. Desde que inició este fenómeno han abundado  malas noticias y propaganda nefasta, que empañan la tranquilidad de muchas almas venezolanas conscientes, dentro y fuera del país.
Lejos del terruño los echa lo que el Informe de Crisis Group sobre América Latina N°79,  “Imaginando una resolución a la crisis venezolana”, atribuye a “sanciones cada vez más draconianas y el colapso económico interno que ha estimulado el éxodo de más de 4,8 millones de venezolanos”. (Crisis Group, 2020, Pág. II). (1).
La circulación es un derecho contemplado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), documento no vinculante en el derecho internacional, pero de moral, y obligatorio cumplimiento, en tanto  los Estados ratifican el Pacto Internacional de Derechos Políticos y Civiles (PIDCP) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC).
El artículo 13 de la DUDH, en sus numerales 1 y 2  establece: 1.Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. 2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio y a regresar al mismo”. (2.)
Pero en este caso, la salida del país además es forzosa, por condiciones no convencionales. La ONU evidenció en 2018 el factor bélico que el país suramericano sufre mediante “guerra económica”, como lo recogió el informe del experto independiente Alfred de Zayas, atendiendo la resolución 36/4 del Consejo de DD.HH. (3)
Sin embargo, desde que empezó el éxodo venezolano no han cesado las malas noticias sobre discriminaciones, malos tratos y violaciones a sus derechos, una situación agudizada por la pandemia.
Eduardo Stein, representante de la misión conjunta de la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados (Acnur) y migrantes venezolanos en la región, explicó recientemente que “la pandemia los ha abocado a dificultades aún mayores, mientras intentan vivir lejos de sus hogares” “(…) enfrentan hambre, la falta de acceso a cuidados médicos, la posibilidad de perder su casa y la xenofobia”. (4).
Stein señala en un informe al respecto, que ante estos hechos, “un número creciente de venezolanos no tiene más alternativa que considerar la vuelta a Venezuela de una forma irregular y potencialmente peligrosa que conlleva riesgos de salud significativos” para toda la región.
Desde su web, la Acnur recuerda que “en el pasado, Venezuela ha generosamente acogido a miles de personas refugiadas de la región y otras partes del mundo. Ahora, la cantidad de personas de Venezuela obligadas a abandonar sus hogares continúa aumentando, y un número significativo de ellas necesita protección internacional”. (5)
Países del llamado “Grupo de Lima”, que han emplazado acciones tendentes a un cambio de gobierno en Venezuela, aseguraban en el Numeral 12 de su «Declaración de Quito sobre Movilidad Humana de Ciudadanos venezolanos en la región” que iban a  luchar «contra la discriminación, la intolerancia y la xenofobia e implementar, en la medida de lo posible para cada país, iniciativas y esfuerzos estatales, individuales y/o conjuntos, en dicho sentido». (6)
Sus acciones demuestran lo contrario. El año pasado, en Perú, la diputada fujimorista Esther Saavedra Vela, alentó a echar de su país  a venezolan@s “buenos o malos” usando “el Ejército para evitar que Perú se convierta en el patio trasero de América Latina”. (7)
En enero de este año, el ministro de Interior del Perú, Carlos Morán, según publica  BBC News, anunció la creación de una “brigada especial contra migración delictiva” y expresó: “Esos venezolanos y venezolanas que han ingresado a delinquir tienen solo dos caminos, irse del país o la cárcel”, un anuncio que aumentó la preocupación por la xenofobia. (8)
En Ecuador, el propio presidente Lenín Moreno polítizó un feminicidio y  alentó la xenofobia al anunciar la conformación de brigadas para “controlar la situación ilegal de migrantes venezolanos en las calles, en los lugares de trabajo y en la frontera”, lo que terminó con la persecución y quema de  pertenencias a venezolanos en lugares como Ibarra. (9)
En Colombia, apenas se decretó la pandemia, un montón de venezolan@s fue echado a la calle y regresaron a la frontera venezolana a pie, propiciándose un retorno forzoso y violatorio del derecho humano a la salud y a una vivienda donde resguardarse. (10).
Y esos son solo los “tráileres” de una situación que desgraciadamente es usada por algunos factores políticos para sacar provecho mediático, en lugar de facilitar ayuda oportuna a quienes lo necesiten. Esos, que reclaman DD.HH.  para Venezuela con fines intervencionistas, rompen con sus acciones el principio moral que alentó el artículo 1 de la DUDH:
“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.
  1. https://reliefweb.int/report/venezuelabolivarianrepublic/imaginandouna-resoluci-n-la-crisis-venezolanainforme-sobre-am
  2. https://www.google.com/url?sa=t&source=web&rct=j&url=https://www.un.org/es/documents/udhr/UDHR_booklet_SP_web.pdf&ved=2ahUKEwinwaSNtcnsAhVQ0FkKHTlyD6gQFjABegQIAhAB&usg=AOvVaw2A18iou2nCX9HHSPURd6g1
  3. https://goo.gl/FQNzHC
  4. https://news.un.org/es/story/2020/05/1474222
  5. https://www.acnur.org/situacion-en-venezuela.html
  6. https://www.france24.com/es/20180905-declaracion-quito-compromiso-migrantes-venezolanos
  7. https://www.eluniversal.com/politica/52148/diputada-fujimorista-pide-sacar-del-peru-a-todos-venezolanos
  8. https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-51215514
  9. https://www.nytimes.com/es/2019/01/28/espanol/ecuador-ibarra-venezolanos.html
  10. https://www.lacoladerata.co/opinion/ingratitud-colombiana-malparidez-que-aflora-con-el-coronavirus/

*Ramaris Vásquez, periodista venezolana. Con estudios de Especialización en Derechos Humanos de la Universidad Nacional Abierta (UNA). Venezuela.


Opinión /