GRODEN •  Opinión • 22/09/2020

10 años actuando a favor del cernícalo primilla en el silo de Baena

10 años actuando a favor del cernícalo primilla en el silo de Baena
FOTO 1. Pareja de cernícalo primilla en el silo de Baena. Autor José María Ayala.

Finaliza la temporada de reproducción del cernícalo primilla en el silo de Baena, donde han criado 19 parejas de las que nacieron 60 pollos y se han anillado 54. Todo ello en parte gracias a la labor que desarrollan voluntarios de GRODEN-Ecologistas en Acción, GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat) y anilladores de GOSUR de Sevilla.

Una vez que se suavizaron las medidas de confinamiento por el COVID-19 la actividad de los voluntarios en el silo ha sido constante y casi diaria; limpieza y mejora de instalaciones, mantenimiento de nidos, seguimiento y censo de la colonia del silo y finalmente el anillamiento de pollos salvajes, etc. Por otra parte, los voluntarios recuperaron 9 pollos abandonados de las colonias de Baena. Tras varias semanas en los cajones de hacking, siendo alimentados y dependiendo de la edad, fueron puestos poco a poco en libertad salvo uno de ellos que presentaba una pequeña contusión debido a la caída del nido, fue derivado al Centro de Recuperación de Especies Protegidas de los Villares en Córdoba. Una vez más para el salvamento de los pollos fue imprescindible la colaboración ciudadana, policía local, guardia civil y los párrocos de las iglesias que nos facilitaron el acceso para el rescate de varios de ellos.

Después de diez años actuando a favor de la especie, el silo de Baena se sigue manteniendo como  una de las colonias de cernícalo primilla más importantes de la provincia de Córdoba. A pesar de que este año ha habido un descenso de cinco parejas reproductoras con respecto al pasado año, esta colonia sigue siendo imprescindible para mantener y equilibrar la población de aves en todo el casco urbano de Baena, estimada en unas 38 parejas reproductoras que se distribuyen; iglesia de San Bartolomé 10 parejas, Iglesia Santa María la Mayor 4 y otras 4/5 parejas en casas particulares.

La población de cernícalo primilla en el medio rural de Baena

Las medidas de confinamiento si han limitado a los voluntarios de GRDOEN-Ecologistas en Acción el seguimiento de las colonias de primillas en la campiña de Baena. Las salidas al campo han sido insuficientes y fue imposible recorrer todo el término municipal. Sin embargo los datos que se recogieron el pasado año indican un descenso muy preocupante tanto en el número de parejas nidificantes como de colonias.

Según nuestros datos y observaciones son varias las causas que están motivando este descenso; la perdida y disminución de superficie de hábitats favorables para la especie, donde caza y busca sus presas como son los cultivos de cereales, barbechos, lindes y áreas naturales, han sido sustituidos por cultivos intensivos y superintensivos de especies leñosas; olivos y almendros. En la campiña de Baena ya son varias las fincas donde se han producido estos cambios; Alberquillas, Aguilarejos, Torre del Moro, Garci-Sánchez, etc. Esta transformación del uso del suelo va acompañada del aumento de agroquímicos que está demostrado que disminuye las poblaciones de grandes y medianos insectos que son la base de la alimentación del cernícalo primilla y de la mayoría de las aves esteparias.

Otra de las causas del descenso de la población de cernícalo primilla en la campiña de Baena, está motivada por la desaparición y/o sustitución de antiguos cortijos y edificaciones rurales por cocheras y naves de aperos con tejados de chapa metálica que hacen imposible que los cernícalos puedan nidificar. En estas nuevas construcciones rurales no existen huecos ni tejados donde esta especie asiente sus colonias y acaban por abandonar el lugar. Un dato a tener en cuenta es que en el año 2016 había en la campiña de Baena una treintena de parejas de primillas repartidas en seis cortijos. En el censo del pasado año 2019 se localizaron solo nueve parejas en dos cortijos. En la mayoría de estos casos han sido derribados y se han levantado naves de aperos.

Son muchas las medias que se deberían tomar en Andalucía para frenar el declive del cernícalo primillas, pero habría que empezar porque la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible revise su condición en el Catalogo Andaluz de Especies Amenazadas y lo declare como Vulnerable.

Por otra parte es urgente incrementar las actuales dotaciones presupuestarias en materia de conservación del medio rural y la estepa cerealista andaluza en las ZAPRAEs (Zonas del ámbito de aplicación del Plan de Recuperación y Conservación de Aves Esteparias), donde está incluida gran parte de la campiña de Baena.

Incentivar las parcelas de secano de cereal y leguminosas-grano situados en las ZAPRAE, cuyos titulares se comprometan a dejar la rastrojera hasta finales de septiembre. Esta práctica podría plantearse como condicionante para poder optar a las ayudas directas (Fondo FEAGA) asociadas al “pago verde” (Prácticas Beneficiosas para el Clima y el Medio Ambiente). Asegurar el mantenimiento de una superficie mínima de barbecho bien gestionado (sin tratamientos químicos, sin laboreos o solamente laboreado en determinadas épocas, etc.) dentro del pago verde.

Además se hace imprescindible la creación de una red de primillares que vengan a sustituir la perdida de lugares de nidificación. Para su ubicación se podrían aprovechar tanto terrenos públicos como algunas de sus infraestructuras; vías pecuarias, descansaderos de ganado, casetas/transformadores de luz, etc.

El cernícalo primilla es una especie fundamental para el buen mantenimiento del ecosistema agrario, se trata de  uno de los mejores aliados de los agricultores, su dieta está basada en más de un 80% en grandes y medianos insectos y roedores; cigarrones, langostas, grillos, ratones y topillos.

FOTO 2. Pollos volantones de primilla en un nido del silo de Baena. Autor José María Ayala

FOTO 3. Cultivo intensivo de olivos en la Torre del Moro en Baena. Foto Ecologistas en Acción

FOTO 4. Pollo de primilla rescatado por los voluntarios. Foto Ecologistas en Acción


GRODEN /  Opinión /