André Abeledo Fernández •  Opinión • 14/07/2020

De la ilusión de AGE a la nada de Galicia en Común.

Recuerdo ahora el comienzo de aquel intento de unidad de la izquierda gallega que significo AGE. Muchos participamos activamente pensando que existía una posibilidade real de acabar con las mayorías absolutas del PP en Galiza.
 
Desgraciadamente no hicimos caso a nuestro himno. Y un proyecto encaminado a unir las fuerzas de los buenos y generosos, cambió para ser una agencia de colocación de amigos y afines.
 
En pocos años pasamos de una AGE ilusionante con sus peleas y contradicciones internas, a una Galicia en Común decepcionante con candidaturas hechas en plan coleguita tomándose un café y pasandose la opinión de las pocas bases que quedaban por el forro.
 
Galiza no es terreno fácil, durante años el PP gallego entendió la necesidad de disfrazarse de galeguista para perpetuarse en el poder, mantuvieron un sistema caciquil basado en estar en todas partes, desde las Asociaciones de Vecinos, hasta en las comisiones de fiestas, el PP tiene un entramado social muy potente y engrasado en Galiza.
 
Por ese motivo la construción de una alternativa política pasa por estar en las calles, en los centros de trabajo, en el día a día de la clase trabajadora gallega. 
 
Necesitamos de los buenos y generosos dispuestos a trabajar por Galiza y no de imbéciles, oscuros y oportunistas en busca de un modo fácil de ganar la vida.

André Abeledo Fernández /  Opinión /