La Tienda Republicana

Enrique Muñoz Gamarra

La beligerancia guerrerista que estremece el mundo

Cierto después de la grave crisis económica mundial del 2008, el asunto que estremece profundamente a la humanidad, es la enorme beligerancia guerrerista desatada por las burguesías financieras por el control del mundo. La capitoste es la vieja burguesía financiera estadounidense que a partir del 11 de septiembre del 2001 ha devenido en una burguesía fascista.

Si EEUU se atreve invadir Venezuela su seguridad interna habría entrado en grave riesgo

De modo que el hundimiento del poderío estadounidense se hace cada vez más evidente. Esto ahora está a plena luz del día. Lo demuestra su demora por echar del gobierno a Nicolás Maduro, legítimo presidente de Venezuela. En realidad la situación de Estados Unidos es crucial, pues, si se atreve a intervenir militarmente prácticamente se habría producido un jaque mate, una auto-desestabilización que por primera vez en su historia pondría en grave riesgo su seguridad interna.

Las limitaciones de la geopolítica en el análisis de la nueva realidad mundial

Bien sabemos que el mundo refulgita, en medio de fenomenales cambios, desde el año 2008. Era el vórtice de la gran crisis económica que otros llamaron aterrizaje forzoso. Precisamente una crisis que estaba circunscrita en el ciclo económico largo de contracción iniciado en 1973 e inmersa en la segunda fase del sistema capitalista mundial (sistema imperialista).

El gran fichero (Cuento revolucionario)

En ese trajín de idas y venidas, en el bus que de forma continua me transportaba al comedor parroquial, un buen día me ocurrió algo sensacional: el hallazgo de un sorprendente libro. Estaba en uno de los asientos posteriores casi como invitándome a cogerla.

De inmediato me apropie del libro. Y lo primero que hice fue leer el título. Decía así: “El Gran Fichero”. ¿El gran fichero?, murmuré muy suavemente entre mí.

Nadie puede saltarse por encima de la nueva situación mundial

Bien sabemos que el curso de la historia es entre flujos y reflujos (ascensos y descensos), zigzagueante, pero, al fin y al cabo, siempre ascensionales, donde el movimiento como producto de la contradicción, es lo más importante.

Ante todo muestro aquí algunos hechos que han sido determinantes en la deriva actual del mundo, es decir, en la nueva situación mundial:  

Si el presidente Maduro no actúa es inminente el magnicidio o el golpe militar fascista

El asunto en Venezuela es el fascismo. El riesgo fascista es muy grave. Si el legítimo presidente de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro, no actúa de inmediato contra el usurpador y traidor a la patria, el magnicidio o el golpe militar fascista son inminentes. Las horas a partir de aquí están en cuenta regresiva. Son de inmenso riesgo. No se puede esperanzar en la buena voluntad de la burguesía financiera estadounidense. No existe buena voluntad en esta burguesía. Esta, es cruel y sanguinaria.

Acuerdo Aquisgrán (Franco-Alemán) preludio del fin de la OTAN

Hay una lucha subterránea extremadamente fuerte entre las superpotencias capitalistas. Ya sabemos que la confrontación más dura es entre este país (Estados Unidos) y la dupla China-Rusia. Pero en este caso se trata de la dura confrontación entre Estados Unidos y la Unión Europea. Para el primero significa su supervivencia a expensas de Europa, una región que prácticamente ha estado bajo su dominio desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Y para la segunda se trata de la liberación de aquellas viejas ataduras.

EEUU está derrotada en su pretendida agresión a Irán

Últimamente han ocurrido en la palestra internacional hechos muy importantes. Lo sucedido en Brasil tras el triunfo de Bolsonaro ha conducido a los monopolios informáticos occidentales a sostener un reagrupamiento mundial exitoso del imperialismo estadounidense, cuando lo que hay es una simple reorientación de este letal imperialismo en su patio trasero.

Y en lo referido al asesinato del periodista saudí Jamal Ahmad Khashoggi lo han reducido a un intrascendente caso policial.

Páginas

Suscribirse a Enrique Muñoz Gamarra