Laënnec Hurbon / Resumen Latinoamericano •  RL •  Internacional • 26/07/2020

Haití: Elecciones bajo el control de pandillas armadas

La actual crisis política en Haití está marcada por dos problemas importantes que se asemejan a dos trenes arrastrados por la locomotora del Presidente de la República: por un lado, la proliferación de bandas armadas que actúan en las calles bajo el ojo protector de la policía. nacional y, por otro lado, el inevitable juicio, pero evitado por el momento, del despilfarro de la conocida corruptela del fondo Petrocaribe (aproximadamente 4 mil millones de dólares).

Haití: Elecciones bajo el control de pandillas armadas

Todo el país, todos los sectores combinados, está sacudido y molestos por esta crisis, mientras que una gran parte de la comunidad internacional solo ofrece el diálogo como solución. «Diálogo inclusivo», declaró la OEA el 20 de junio, dejando de lado estos problemas; la embajadora estadounidense, invita al diálogo para la preservación del bien común (ver su discurso el 4 de julio de 2019); El representante de la UNINU (Oficina Integrada de las Naciones Unidas) considera a la promoción del diálogo para la reforma de la Constitución, una panacea para enfrentar todos los desafíos que enfrenta el país.
Es como si todos los ciudadanos haitianos pudieran ser comparados con estudiantes confinados a un salón de clases frente a maestros de la escuela que son representantes de la comunidad internacional. Los maestros de escuela en una democracia que dictan a los estudiantes recalcitrantes su deber de ir a las elecciones para ganar poder. ¿Cómo se pueden llevar a cabo las elecciones o cómo es posible una campaña electoral en una situación descrita por el representante de la Oficina Integrada de las Naciones Unidas como «creciente inseguridad y manifiesta impunidad»?.

Recordemos brevemente las características más destacadas de esta inseguridad, lo que está en juego para el país y el dilema de la comunidad internacional frente a esta proliferación de pandillas armadas que se han convertido en los verdaderos árbitros de las elecciones.

Los detalles de estas pandillas armadas

-92 secuestros en 6 meses, de enero a junio; durante la primera semana del 14 de julio, numerosas muertes por balas en el distrito de Cité Soleil según la declaración del alcalde, el 13 de julio, y entre las víctimas : un bebé de 18 meses.
-150 pandillas armadas repartidas por los muchos barrios marginales que rodean la capital; pandillas que se unen para expandir su territorio, por ejemplo hacia la «Cité Soleil»: un barrio marginal de 300,000 habitantes con 25 a 30 colegios electorales; otra área en toda la salida sur de la capital, con 60 mesas electorales bajo control de pandillas dirigidas por un ex policía protegido por la policía nacional, que es el organizador de la federación de 9 pandillas que él llama G-9.
– Del 23 al 25 de junio, 13 líderes de pandillas llevaron a cabo la masacre en Pont Rouge, al norte de la capital. ¿Resultado? 34 muertos, incluidos 4 menores y 6 mujeres. Masacre perpetrada con el apoyo de 5 vehículos blindados policiales Todos estos detalles están documentados por asociaciones de derechos humanos, incluida la fundación Jékléré (u «ojos bien abiertos») (informe del 22 de junio), RNDDH (red nacional de defensa de los derechos humanos en Haití), el 25 de junio.
-En ocasión del «perdón presidencial», la liberación «por error» de una docena de prisioneros condenados a penas severas por masacres, homicidios, violaciones y secuestros y otros en espera de juicio. , mientras que la lista está firmada por todas las autoridades responsables hasta el Presidente de la República (ver la denuncia de este escándalo hecha por la OPC (Oficina de Protección Ciudadana) en una carta del 30 de junio dirigida al Presidente de la República.
– El robo del fondo Petrocaribe, un paradigma de corrupción masiva en el que participa principalmente el clan Martelly, el «bandido legal».

El Ministro de Deportes, Sr. Max Attys, durante una visita a los diversos centros deportivos del país, declara que se han malversado las fabulosas sumas extraídas del fondo petrocaribe para sus construcciones. Tres días después, el Ministro se vio obligado a cumplir su misión. Ninguna autoridad se ha pronunciado sobre la denuncia de este espectacular robo (ver el editorial en Le Nouvelliste el 15 de julio).

Pero recordaremos especialmente el evento emblemático (7 de julio) del desfile en la arteria sur de la capital de unos cincuenta líderes de pandillas que exhiben armas de guerra bajo la mirada protectora de la policía nacional. Fue suficiente para que el Ministro de Justicia declarara que se trataba de una manifestación pública de delincuentes, secuestradores y terroristas buscados por el sistema de justicia para que fuera despedido de inmediato el 9 de julio. Ya no puede haber ninguna duda sobre la elección del bandolerismo como modo y forma de gobierno por parte del presidente haitiano Jovenel Moise. Dos ministros en el mismo mes rompieron las contradicciones (pandillas armadas y el juicio de PetroCaribe) en las que se hunde el presidente de la república.

Por supuesto, el fenómeno de las pandillas no es completamente nuevo: durante treinta años, los antiguos macoutes o agentes bajo nombres como zenglendo u otros agregados, que operan solos o al servicio de varias facciones políticas, han creado en particular en la capital un ambiente de inseguridad. Pero con la proliferación de pandillas armadas al aire libre, se llega a un verdadero punto de inflexión y tal vez estamos presenciando, si no tenemos cuidado, un salto cualitativo hacia la generalización del fenómeno que obliga a todos a estar alerta.

En esta fase de la situación de seguridad en Haití, es necesario preguntarse qué representan en última instancia la policía y el estado haitiano.

Policía entre perro y lobo en Haití

¿Cómo puede la policía ver un desfile, un verdadero desfile, de 50 líderes de pandillas, seguido de una gran multitud, cuando se informa a toda la nación de los crímenes cometidos por estas pandillas? ¿La policía está atrapada en un desorden de identidad? ¿Policía para proteger a la población y a cada ciudadano? ¿O milicia del presidente de la República? Cada líder de pandilla, con su impunidad, se conoce a sí mismo como un poder separado y, por lo tanto, se otorga todos los derechos, incluido el de matar, hacer desaparecer a un oponente, destruir a toda una familia como en Ruanda en el momento del genocidio; desde este lugar, la policía solo puede ver en esta «marcha victoriosa» de pandillas armadas en medio de las calles de la capital su similar o su «otro» en espejo retrovisor.

Por otro lado, cuando se trata (el 29 de junio y el 6 de julio) de dispersar a los manifestantes en demanda de respeto por la vida y seguridad para todos, a la policía se le ordena usar violencia extrema y gases lacrimógenos y munición real: al poner en marcha todas sus unidades especializadas (Udmo, Cimo, USGPN, etc.).

El diablo en los detalles y el estado rebelde

Ante la regularidad con la que se producen crímenes en todo el país y la federación de pandillas que se realiza bajo la protección del Estado, el informe de la Asociación para la Defensa de los derechos humanos, – la fundación Jékléré – concluye: » Haití será oficial y legalmente un estado deshonesto, un orden público asesino».

Es bajo tal orden que la comunidad internacional, en su gran mayoría, insta a los ciudadanos haitianos a ir a las elecciones lo antes posible. Por lo tanto, la campaña electoral se llevará a cabo bajo las órdenes de los bandidos que aterrorizaron a los «pequeños pueblos», a los pobres en los barrios bajos con el fin de conquistar territorios y asegurar elecciones para mantener al mismo clan en el poder. Y estos bandidos armados parecen ser absueltos por declararse convertidos en trabajadores «sociales» que «hacen las paces» entre ellos hasta el punto de amarse repentinamente. De ahí su nueva legitimidad como «grupos armados» que pueden recibir una gran cantidad de subsidios o asistencia social. Las mismas personas que violan y saquean, aprovechando la miseria ambiental de los vecindarios de clase trabajadora, se proclaman líderes de la comunidad. Efectivamente, esto supone que la idea de que el estado tenga un monopolio legítimo de la violencia como la idea de democracia está aquí abandonada. Es cierto que en casi todas partes el mundo está cambiando hacia un proceso de desmocratización. Afortunadamente, se escuchó otra voz de la comunidad internacional con el embajador francés en Haití, José Gómez, en su discurso del 14 de julio. Después de expresar su simpatía por las víctimas de covid 19, ve en la proliferación de pandillas armadas un verdadero flagelo en los barrios de clase trabajadora: son, dice, «organizaciones criminales que representan un gran riesgo para la democracia haitiana». . Es uno de los pocos diplomáticos que habla abiertamente sobre la amenaza que representan estas pandillas armadas (ver Le Nouvelliste, miércoles 15 de julio).

Para resumir: aquí la definición de Jacques Derrida en su análisis filosófico de la noción de Voyou, el matón que desafía «el cuerpo que, representando la ley, posee y de hecho asegura el monopolio de la violencia» (Voyous. Dos ensayos sobre la raison, ediciones Galilée, París 2003, p.101). En la práctica, crea y se convierte en un contraestado y disuelve cualquier soberanía que no sea la suya. El verdadero lugar del Estado en Haití se ha convertido claramente en esta espectacular exhibición de bandidos armados bajo el ojo protector de la policía, como si el Estado fuera testigo de su propio entierro. Seamos claros, lo que Haití representa como un país que supo salir de la esclavitud por sí mismo como luego de la dictadura de Duvalier el 7 de febrero de 1986, pierde todo significado si uno tiene que tomar por «detalles» todas las masacres y crímenes perpetrados con regularidad contra la población bajo la presidencia de Jovenel Moise. Si es cierto que el diablo está en los detalles, la ceguera de una parte importante de la comunidad internacional sobre las elecciones en Haití bajo el control de la federación de pandillas armadas no sería más que su apoyo al régimen. establecido por Jovenel Moise.

 

Laënnec Hurbon es sociólogo, director honorario de investigación en el CNRS y profesor de la Facultad de Ciencias de la Universidad Estatal de Haití.

Artículo publicado originalmente en Resumen Latinoamericano.


elecciones /  Haití /  violencia /