Sputnik •  Memoria Histórica •  11/05/2020

Cómo el Ejército Rojo derrotó a tres divisiones de las SS tras la caída de Berlín

Hace 75 años, el 11 de mayo de 1945, pocos días después de la caída de Berlín y la capitulación de las autoridades nazis, comenzó la última gran batalla de la Segunda Guerra Mundial. En su transcurso las tropas soviéticas, apoyadas por las estadounidenses, derrotaron a las tres divisiones de las SS atrincheradas a 60 kilómetros de Praga.

Cómo el Ejército Rojo derrotó a tres divisiones de las SS tras la caída de Berlín

Se trataba de la 5 División Wiking, la 44 División de granaderos Wallenstein y la 2 División Das Reich. Las tropas nazis intentaron retirarse de Praga presas del pánico hacia el oeste antes de que comenzasen los combates. Buscaban rendirse ante las tropas estadounidenses para evitar represalias por las atrocidades cometidas durante la invasión a la URSS. 

Así que el 8 de mayo Carl Friedrich von Puckler-Burghauss, quien dirigía a los soldados nazis, se acercó a la ciudad de Pilsen —donde el general George Patton había desplegado su Ejército de tanques— para negociar. Sin embargo, las tropas estadounidenses no quisieron negociar con los nazis. 

Dos días más tarde, cuando las fuerzas soviéticas y las de EEUU se reunieron cerca de las ciudades de Ceske Budejovice y Chemnitz, los restos de las SS ya habían logrado atrincherarse en una colina cerca del pueblo de Slivice. Crearon un sistema de trincheras y refugios con ametralladoras y enterraron las piezas de artillería y de tanques.  

El grupo de reconocimiento y de sabotaje comandado por el capitán Evgueni Olesinski fue el primero en dar con las posiciones fortificadas de las SS. Utilizando el factor sorpresa, sus soldados y varios guerrilleros locales atacaron a las divisiones nazis. Pero tuvieron que retroceder y perdieron en la batalla a al menos 13 personas. El teniente general y comandante del 2 Cuerpo mecanizado Karp Sviridov y varias brigadas de tanques acudieron a apoyarlos.

Soldados rusos durante la Segunda Guerra Mundial
© Sputnik / Alexandr Ustinov
 
La batalla final comenzó con el bombardeo de las trincheras enemigas con artillería pesada. Las fuerzas de la URSS fueron apoyadas por la 4 División acorazada del XII cuerpo del 3 Ejército de EEUU. Dado que los nazis se defendieron frenéticamente, el comando soviético decidió atacar a las tropas enemigas con una división de morteros a reacción para no matar a sus efectivos. Después de ese bombardeo, los alemanes comenzaron a rendirse, pero los pilotos del 112 Regimiento aéreo de cazas de la guardia acabaron con el resto de las SS.

El 12 de mayo Puckler-Burghauss firmó su capitulación y se dirigió a su villa para quitarse la vida. Cerca de 6.000 soldados de la Alemania nazi fueron capturados, y 56 militares soviéticos fallecieron en aquellos combates. Las unidades checas antifascistas perdieron a 46 efectivos.

Fuente: Sputnik


ejército rojo /  II Guerra Mundial /  nazis /  SS /  URSS /