Opinión

Por una izquierda pragmática

Atengámonos a la máxima utilitaria del mayor bien para el mayor número. Pues bien, agreguémosle, como si de un condimento se tratara, la incondicionalidad y la madurez, y obtendríamos el pasaje para el viaje hacia la afirmación de que no hay argumentos concluyentes, punto éste de partida de todo pragmatismo…

27/07/2016