Fernando Dorado •  Opinión • 19/10/2020

Avizorando el 2022 con cierto optimismo y buenas sensaciones

Avizorando el 2022 con cierto optimismo…
Todo apunta a que se están configurando 4 ejes de atracción entre las fuerzas democráticas (básicamente «anti-uribistas») de cara a las elecciones de 2022.
1. Los liberales «socialdemócratas» cercanos a Santos y a Samper (tipo Roy Barreras, Cristo, etc.) que van a tratar de posicionar un candidato como Alejandro Gaviria.
2. Los verdes de «centro-izquierda» que dejaron atrás a Fajardo y harán su propia consulta interna con Sanguino, Iván Marulanda y Camilo Romero (y de pronto Ángela Robledo).
3. La izquierda «anti-neoliberal» que se concentrará alrededor de Gustavo Petro, así lancen otras candidaturas para posicionar perfiles para congresistas (Senado y Cámara).
4. Sectores del Polo que apoyarán a Robledo, algunos de los cuales añoran a Fajardo pero les queda imposible revivir a dicho personaje.
Fajardo con su posición frente a EPM y al alcalde de Medellín, mostró su perfil derechista. De hecho se auto-excluyó de las fuerzas democráticas, y posiblemente, será un comodín más del «uribismo» para romper y/o dividir a las fuerzas democráticas (como ya lo fué).
Cada eje de atracción intentará llegar con un candidat@ fortalecid@ a la primera (1a) vuelta presidencial para ocupar el 1° o 2° lugar, y luego aglutinar a todas las fuerzas democráticas en la elección definitiva.
Si las fuerzas de derecha (uribismo, vargas-llerismo, liberales con Char y/o césar-gaviristas, etc.) llegaren a unificarse antes de la primera vuelta (situación poco probable), las fuerzas democráticas tendrían que unificarse al máximo para evitar que las derechas ganaran en esa primera vuelta.
No obstante, todo apunta a que los ejes 1, 2 y 4, logren conformar una convergencia de «centro-izquierda» para impedir que el escenario de 2018 se vuelva a repetir, dado que es el escenario que le conviene al «uribismo».
Como dice Nairo, «hay buenas sensaciones» de que ello ocurra.

Opinión /