La Tienda Republicana

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comienza la búsqueda del guerrillero antifranquista Benigno Fraga Pita, en Celeiros (Ourense)

Durante la de documentación del caso ha sido encontrada la causa 146 de 1949 en el Archivo Militar Intermedio de Ferrol, en ella existe un acta de inhumación que sitúa el lugar de enterramiento de Fraga Pita.

Los voluntarios y voluntarias de la ARMH han comenzado los trabajos de prospección en el cementerio de Celeiros, con el fin de recuperar los restos de Benigno Fraga Pita “Alejandro”, guerrillero antifranquista abatido por la Guardia Civil en Candedo, el 27 de abril de 1949. Gracias a la causa depositada en el Archivo Militar de Ferrol se ha podido localizar el lugar donde pueden reposar los restos de Benigno Fraga.

BENIGNO FRAGA PITA, ALEJANDRO O ALEJANDRO EL VIEJO. Comisario Político de esta II Agrupación, miembro del Comité Provincial del PCE de A Coruña y enviado a Ourense para fundar la II Agrupación. Nacido en As Somozas, A Coruña, en 1892, trabajó como maestro armero en los arsenales de Ferrol,ejerció como secretario de Organización del PCE en Ferrol, y descubierta su pertenencia al Partido Comunista, tuvo que huir. Al incorporarse a la Guerrilla fue cuando el partido lo envió a Ourense, donde asentó su base en A Edreira, que es una casa de proporciones considerables en el Macizo Central Ourensán, donde se pueden contabilizar un total de hasta 18 guerrilleros entre los que se encuentra también Camilo de Dios.

En torno a febrero de 1949, el régimen franquista había intensificado su represión, por lo que se planean golpes combinados desde la II Agrupación contra el régimen. Por un lado, el 8 de marzo o puede que unos días antes, un grupo formado por los guerrilleros: Saúl Mayo, Ángel Santos y Enrique Rei, salía con destino Valdeorras-El Bierzo para reunirse con los mandos superiores para exponerles su situación y solicitar recursos económicos para la partida.

Por otro lado, del cuartel general de A Edreira, salió el 8 de marzo de 1949 la Guerrilla de Choque de Juan Sorga para la capital ourensana, que planeaban golpear duro sobre los elementos represores. Aquel grupo lo formaban los siguientes guerrilleros: Manuel Rodríguez González, Manuel Novoa Barreiros, Antonio Pérez Barreiros, Jose María Saavedra, Camilo de Dios Fernández y Juan Sorga. Este golpe, del que destacan episodios conocidos por todos como el de la Casa de Las Mercedes, finalizó el 18 de marzo de 1949, con el guerrillero Manuel Novoa Rodríguez muerto, tres de los guerrilleros detenidos, de los que José Saavedra y Camilo de Dios resultaron heridos, y dos guerrilleros que consiguieron darse a la fuga, que fueron Manuel Rodríguez y Juan Sorga, que consiguieron regresar al campamento base.

Paralelamente, el mismo 18 de marzo de 1949, los seis guerrilleros que quedaron en la base de A Edreira, a la espera de que estos dos grupos volvieran, tuvieron que presenciar la quema de la base por parte de la Guardia Civil y ponerse a cubierto en los montes y aguardar el regreso de sus compañeros. (Hay que destacar aquí la represión de la Guardia Civil con los arrendatarios reales de A Edreira, los Galán, que daban cobijo a la agrupación). Estos seis guerrilleros eran: Benigno Fraga, Lucio Saburido, José María Cerviño, Gumersindo Ansias y Perfecto de Dios y su madre, Carmen Fernández. Después se les unieron Manuel Rodríguez y Juan Sorga, y se fue Lucio Saburido que negoció su detención. Es decir, a principios de abril de 1949, en total quedaban agrupados 7 de los guerrilleros de la II Agrupación. Con la necesidad apretando, el grupo se vió obligado a bajar de los montes el miércoles 27 de abril de 1949, por la vertiente de San Mamede que da a las tierras de Queixa por O Curro de Mede. Llegaron a la Cantina do Eliseo en Candedo, que se encontraba en la desembocadura del camino sin necesidad de acercarse a la localidad. El grupo es cercado por la Guardia Civil ese mismo día, cuando estaban consiguiendo alimentos, consiguen escapar a excepción de Benigno Fraga Pita, que muere a causa de un artefacto explosivo. Dato importante a tener en cuenta en el análisis antropológico-forense de ser encontrado el cuerpo.