Misión Verdad •  Internacional • 30/10/2020

Informe de la CIA de 1948: las refinerías de Venezuela son objetivos de sabotaje

En la librería digital de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, sus siglas en inglés) se puede consultar un informe del 14 de mayo de 1948 cuyo es más que sugerente: «Vulnerabilidades para sabotear las instalaciones petroleras en Venezuela, Aruba y Curazao«.

Informe de la CIA de 1948: las refinerías de Venezuela son objetivos de sabotaje

Podemos leer que en la industria venezolana existen «particulares puntos de vulnerabilidad para sabotear, especialmente por parte de agentes entrenados». La CIA insiste en la fragilidad en los campos y refinerías, así como en el transporte de bienes y materiales petroleros.

La agencia estadounidense estaba interesada en tener un conocimiento suficiente de la industria petrolera venezolana con el fin de defender la capacidad energética de Estados Unidos ante una nueva guerra, siendo Venezuela un fiel abastecedor de crudo en la época.

Además, el informe hace énfasis en que agentes de la Unión Soviética y afines en el país podrían sabotear la industria petrolera de Venezuela, y celebra las gestiones de los gobiernos de Acción Democrática por plegarse a los intereses estadounidenses.

La CIA señala que las estaciones de gasolina son las más proclives al sabotaje: una carga explosiva es suficiente para volar una y necesitaría «alrededor de 18 meses para su reemplazo». También menciona una central eléctrica en el Lago de Maracaibo.

La fragilidad mayor en dicha industria, afirma la CIA, se encuentra en los campos de extracción y producción de crudo. Asimismo, las refinerías pueden ser objeto de sabotaje y son potencialmente los objetivos primarios de subversión.

Si Estados Unidos hacía estudios reseñando las vulnerabilidades de la industria petrolera venezolana cuando contaba con gobiernos aliados, no debe ser muy difícil conjeturar que esté haciendo lo mismo con el chavismo de enemigo.

Es por ello que el presidente Nicolás Maduro afirmó: «Han aprobado que la CIA se involucre en operaciones encubiertas, terroristas, contra Venezuela y sus objetivos son petroleros, eléctricos, militares, electorales», a propósito de la captura del espía Matthew John Heath a principios del pasado septiembre.


CIA /