Redacción •  Internacional •  27/09/2016

El Consejo Nacional de Organizaciones de Veterinarios de Francia se pronuncia en contra de la tauromaquia

El Consejo Nacional de Organizaciones de Veterinarios de Francia se pronuncia en contra de la tauromaquia y la participación de veterinarios en la misma. El debate ético sobre el papel de los veterinarios en la tauromaquia no es nuevo.

El Consejo Nacional de Organizaciones de Veterinarios de Francia se pronuncia en contra de la tauromaquia

La presencia de miembros de este colectivo es imprescindible para que se puedan celebrar la mayoría de los espectáculos taurinos. “¿Es compatible con el código deontológico veterinario la participación como profesionales de la sanidad animal en eventos que provocan sufrimiento a determinados animales, bóvidos de raza de lidia?”, se pregunta José Enrique Zaldívar, presidente de AVATMA.

AVATMA, la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y el Maltrato Animal, ha planteado esta cuestión en varias ocasiones a los órganos que rigen la profesión veterinaria, sin éxito, sin respuestas. “Es más, desde el Consejo General de Colegios de Veterinarios de España, también conocido como OCV (Organización Colegial Veterinaria), se difunde, promociona y premia, de diferentes formas, la tauromaquia. También se hace desde algunos de los colegios de veterinarios que cada provincia tiene y cuyos presidentes tienen representación en la OCV”, sostiene Virginia Iniesta, vicepresidenta de AVATMA.

Existen en Europa tres asociaciones o colectivos de veterinarios que se manifiestan de forma clara y contundente contra esta práctica de maltrato animal, una por cada uno de los Estados de nuestro continente en los que todavía esta actividad es legal. En España, AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal), pionera en este campo, COVAC (Collectif des Vétérinaires pour L´Abolition de la Corrida) en Francia, país en que los festejos taurinos solo son legales en una parte del sur de su territorio, y en Portugal, AVAT (Associacao de Veterinários Abolicionistas da Tauromaquia).

El CNOV, «Ordré National des Vétérinaires» de Francia, es el primer órgano de máxima representación del colectivo veterinario que ha hecho pública, recientemente, su posición sobre la tauromaquia, mediante un comunicado que ha colgado en su página web.

“En él expresa de forma clara lo que desde AVATMA, COVAC y AVAT llevamos años argumentando”, afirma Lina Sáez de Antoni, secretaria de AVATMA:

El CNOV considera que el dolor que se inflige a los animales en las corridas de toros es indiscutible, y que es ese dolor el que hace que los toros se defiendan ante el estrés psicológico y físico que se les provoca. El que estos animales se defiendan, fruto de su selección genética, no parece un atenuante a tener en cuenta dada la intensidad del castigo al que son sometidos, en un espacio cerrado y sin posibilidad de huída. Añaden que, las corridas de toros no son más que un entretenimiento en el que se causan profundas heridas y en las que se somete a los animales a un sufrimiento evitable, provocándoles la muerte. Todo esto, apuntan, es incompatible con lo que en veterinaria se conoce como bienestar animal.

El CNOV se pregunta si esto choca frontalmente con los principios éticos de los veterinarios, apuntando que, según su código deontológico, el que debe regir su actividad ligada al mantenimiento del bienestar animal, deberían interrogarse sobre su actitud ante los festejos taurinos y sobre si su participación dignifica su profesión.

La «Ordre National des Vétérinaires» hace un llamamiento especial a los veterinarios taurinos franceses, advirtiéndoles de que su código deontológico les impone respetar a los animales, dejando claro que, cualquier veterinario, en presencia de un animal herido, que está en peligro, deberá hacer el máximo esfuerzo dentro de sus posibilidades para atenuar ese sufrimiento.

José Enrique Zaldívar, presidente de AVATMA, apunta que esta consideración que hace el CNOV es incompatible con el trabajo que realizan los veterinarios de espectáculos taurinos, ya que su trabajo consiste, durante la corrida, en observar desde el burladero o barrera asignado para ellos, el padecimiento y la agonía de estos animales desde que comienza su lidia hasta que son arrastrados, una vez muertos en el ruedo.

Virginia Iniesta Orozco, vicepresidenta de AVATMA, opina que hay algo aún más grave, y es el hecho de que, además, estos veterinarios, que observan impasibles el sufrimiento de los animales, han certificado unas horas antes de que empiece el festejo, en el reconocimiento previo, que estaban sanos y tenían el trapío adecuado para ser maltratados hasta su muerte. Es inevitable por tanto hablar de complicidades, añade la vicepresidenta de AVATMA.

Desde AVATMA se alegran de la decisión tomada por el CNOV, «Ordre National des Vétérinaires», a instancia de sus compañeros del COVAC, porque obliga a que los máximos órganos de representación de la profesión veterinaria de los países en los que la tauromaquia es legal abran, de forma seria y rigurosa, sus puertas al debate que debe conducir a un pronunciamiento público en el mismo sentido, es decir, a la incompatibilidad de los principios que rigen la actividad veterinaria con la participación de miembros de su colectivo en festejos taurinos; “Debate que llevan años eludiendo pese a nuestras reiteradas peticiones”, afirma el presidente de AVATMA.

Por su parte, Marta Esteban, presidenta de la Plataforma La Tortura No Es Cultura (LTNEC), de la que AVATMA forma parte, señala que: “Es hora de que el Colegio de Veterinarios español deje de ser cómplice, por motivos estrictamente económicos, del maltrato y muerte de animales como forma de entretenimiento, haga honor a su código deontológico y deje de fomentar la participación de sus profesionales en la tauromaquia, tal y como han hecho sus homólogos en Francia”.


animalistas /  taurmaquia /  toros /  veterinarios /