Redacción •  Actualidad • 23/10/2020

Adelante Andalucía vota en contra del pacto educativo de la derecha por ser una mentira sin intención real de mejorar la educación pública

  • “Para eso que no cuenten con nosotros, para pactos reales sí, pero para jueguecitos parlamentarios no”, señala el portavoz José Ignacio García.
Adelante Andalucía vota en contra del pacto educativo de la derecha por ser una mentira sin intención real de mejorar la educación pública

Tras meses de participar en todas las sesiones del pacto educativo, de trabajar duramente, de estar en contacto con todos los comparecientes y de presentar un documento amplio de conclusiones; Adelante Andalucía vota en contra del pacto educativo de las derechas en Andalucía. Lo hacen por considerar el pacto en realidad “una tomadura de pelo, una mentira sin intención de pactar nada que mejore la educación pública andaluza”.

El portavoz de educación de Adelante Andalucía, José Ignacio García, garantiza que desde su formación siempre han estado dispuestos a llegar a acuerdos para que este pacto “fuera una realidad que cambiara la vida de la gente, un pacto que acabara con determinadas injusticias del sistema educativo”.

Sin embargo, desde Adelante lamentan que algunas de las cosas que parecían de consenso en el grupo de trabajo no se transformaran en leyes, que es lo “verdaderamente vinculante en la acción parlamentaria” según García. Y añade que se ha encontrado con que “los mismos grupos de la derecha que nos decían estar de acuerdo en el grupo de trabajo, cuando lo convertíamos en ley han negado siquiera su tramitación, que se pueda debatir” Un ejemplo reciente es la negativa por parte de PP, Cs y Vox de tramitar una ley para garantizar los derechos de los niños con necesidades educativas específicas de apoyo.

“Quieren poner algunos elementos en un documento no vinculante, pero cuando se traslada en leyes reales nos lo niegan todo” Por tanto, el dirigente andaluz asegura que Adelante no entrará en ese juego que no tiene “ninguna intención de pactar ni de cambiar nada de la educación andaluza” y responde más a la política del Consejero Imbroda de “no escuchar a nadie y llevar a cabo su programa neoliberal, privatizador y recortador de la educación andaluza”.

García ha concluido de manera tajante asegurando que “para eso que no cuenten con nosotros, para pactar, para mejorar la educación andaluza y que sean pactos reales si, pero para jueguecitos parlamentarios no”.