Redacción •  Actualidad • 21/06/2019

La Auditoría Ciudadana de la Deuda en Sanidad se ratifica en las irregularidades en adjudicaciones por parte de la Comunidad de Madrid

La Auditoría Ciudadana de la Deuda en Sanidad (Audita Sanidad) se ratifica íntegramente en su denuncia de graves irregularidades en el proceso de adjudicación de los contratos menores por parte de la Consejería de Sanidad en 2016.

La Auditoría Ciudadana de la Deuda en Sanidad se ratifica en las irregularidades en adjudicaciones por parte de la Comunidad de Madrid

¿485.119 contratos menores en un año, todos legales? ¿Y además por el bien de los pacientes?

El pasado martes 18 de junio, Audita Sanidad presentó una denuncia contra la cúpula de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y los responsables de la mayor parte de los hospitales madrileños por presuntos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y fraude por fuertes evidencias de fraccionamiento en numerosos contratos menores firmados en el año 2016. Dicha denuncia ha tenido amplia cobertura por parte de los medios de comunicación.

El Presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, a preguntas de los medios de comunicación, ha respondido que, si bien reconoce que hay un exceso de contratos menores, considera que son “para garantizar la calidad asistencial a los pacientes” y evitar que el proceso de compra “no esté supeditado a largos y tediosos procedimientos” que supondría un contrato ordinario que salga a la luz pública y por el que pujen varias empresas. Desde Audita Sanidad queremos dar respuesta a estas afirmaciones:

  1. Hay que recordar que en el 99,7% de la contratación de la Consejería de Sanidad en 2016 se utilizó la figura del contrato menor, es decir, a dedo.

  1. ¿De verdad no son capaces los hospitales madrileños de planificar sus compras, año tras año, de “reactivos y análogos”? Así, por ejemplo, aunque cada una de las facturas firmadas por el Ramón y Cajal con este concepto no supere los 18.000 euros, si se suman todas hay indicio de fraccionamiento de contrato. Si hacen falta reactivos cada tres días, ¿no se puede planificar su compra y sacarla a concurso? ¿O comprarlos vía Central de Compras?

  1. Lo mismo ocurre con el Hospital Universitario Fundación Alcorcón, con una media mensual (entre enero y diciembre 2016) de siete contratos por la compra de “reactivos específicos de aparato”, que si se suman muestran indicios de que se produjo fraccionamiento de contrato.

  1. La Consejería de Sanidad es la única Consejería de la Comunidad de Madrid que tiene los servicios de informática privatizados. Suponemos que se habrá desarrollado un sistema informático de compras de suministros y servicios lo suficientemente “eficiente” que permita la planificación de las compras sin que afecte a la calidad asistencial de los pacientes. De lo contrario, mostraría la ineficacia e incompetencia de los responsables de la gestión sanitaria pública en la Comunidad de Madrid.

  1. La Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, en su Informe de Fiscalización de la Contratación Menor celebrada por las Entidades del Sector Público madrileño. Ejercicio de 2017, dice textualmente: “La contratación menor de los hospitales pertenecientes al Servicio Madrileño de Salud se realiza de forma generalizada, llegando a convertir en práctica habitual lo que es una excepción en la contratación pública. Los suministros de material médico a un único proveedor son muy superiores al límite establecido en el artículo 138 del Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público”.

  1. Por otro lado, la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid en su Informe de Fiscalización Horizontal Operativa del Gasto Sanitario y Farmacéutico en la Comunidad de Madrid. Ejercicios 2011 a 2015, recomienda textualmente: “Seguir potenciando las compras centralizadas, los contratos marco y los sistemas de adjudicación basados en la selección de las ofertas más ventajosas por medio de la concurrencia de licitadores, no solo de material fungible, sanitario o productos farmacéuticos sino también a los contratos de servicios como reparación y mantenimiento, y a la concertación de la asistencia sanitaria a prestar con medios ajenos”.

¿Qué ganan los pacientes con esto?

Más bien pierden, pues, como ciudadanos pagadores de sus impuestos, sufren el recorte de sus derechos desde hace ya muchos años, y ven cómo la deuda de la Comunidad de Madrid se ha multiplicado por ocho desde el año 2000, pasando de 4.218 millones de euros a 33.270 millones en 2018. Mientras, el pago de esta deuda en 2019 va a suponer el 14,8% del presupuesto de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Y si el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid minimiza la importancia de los contratos menores aduciendo que “solo” representan el 10% del presupuesto de la Comunidad, conviene recordarle que un organismo nada sospechoso como la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en su informe del año 2015 sobre Análisis de la Contratación Pública en España: oportunidades de mejora desde el punto de vista de la competencia, establecía que “en ausencia de presión concurrencial se pueden originar desviaciones medias, al alza, del 25% del presupuesto de la contratación pública. En España, a nivel agregado, esto podría implicar hasta un 4,6% del PIB anual, aproximadamente 47.500 millones de euros/año”.

Ante todo, los ciudadanos exigimos el cumplimiento de la ley.


Audita Sanidad /  Auditoría Ciudadana de la Deuda en Sanidad /  Comunidad de Madrid /  Redacción /