Redacción •  Actualidad • 18/09/2020

Indignación popular ante los «confinamientos clasistas» de Ayuso

  • La decisión concierne a 37 zonas de barrios obreros del sur de Madrid.
  • Las restricciones de movilidad no afectan a las «obligaciones laborales».
  • Se ha convocado una concentración en la Puerta del Sol bajo el lema Si confináis el Sur, pararemos Madrid.
Indignación popular ante los «confinamientos clasistas» de Ayuso

Se llevaba hablando de ello desde principios de semana y por fin, esta tarde, ha llegado la confirmación: habrá limitaciones a la movilidad en la zona sur de la Comunidad de Madrid, o lo que viene a ser lo mismo, en los barrios obreros.

El gobierno de Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado pretende así, con el cerramiento de 37 áreas, combatir la propagación de la COVID-19. La decisión, que entrará en vigor el lunes, afecta a 855.193 personas, el 13% de la población.

Entre las medidas, destaca la restricción de entradas y salidas de la zona, excepto para necesidades básicas, entre las que, por supuesto, está la obligación de ir a trabajar. Se cierran parques y jardines y se reducen los aforos de velatorios, comercios, hostelería y centros de enseñanza no reglados.

Entre los territorios afectados, se encuentran zonas de Villaverde, Vallecas, Usera, Carabanchel, Alcobendas, Fuenlabrada, Parla o Getafe.

La respuesta popular no se ha hecho esperar. De hecho, ya antes del anuncio oficial, movimientos sociales, asociaciones de vecinos, sindicatos y organizaciones políticas de izquierdas han venido criticando lo que consideran «confinamientos clasistas».

Ayer, desde la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRVM) y 30 colectivos de barrio, se lanzó el Manifiesto por la Dignidad del Sur. 

«Cuando se cumplan las ratios escolares, cuando se conozca la ratio médico/paciente y funcionen nuestros centros de salud, cuando usar el transporte público no implique hacinamiento, cuando el contrato de limpieza de nuestras calles valga lo mismo que el de los barrios ricos, entonces, sólo entonces, si nada ha cambiado, nos confinaremos”, rezaba el comunicado.

Los ánimos se caldearon especialmente el pasado martes durante el debate sobre el estado de la región, donde la presidenta de la Comunidad vinculó los mayores contagios de los distritos y municipios del sur a «la forma de vida de la inmigración» y a la densidad poblacional. «Es una forma de vivir en Madrid», dijo.

Esta tarde ya hay convocada una concentración, a las 20:00, en la Puerta del Sol. «Si confináis el Sur, pararemos Madrid. Ayuso dimisión», reza el cartel de la convocatoria.

Las manifestaciones de desaprobación ante la medida no paran de aumentar y los comunicados de partidos y movimientos sociales se multiplican.

El Partido Comunista de Madrid y la UJCE, poco antes de que se oficializara la decisión, han sacado un comunicado en el que aseguran que «la Comunidad de Madrid quiere señalar a quienes abandonó» y ponen como ejemplos a quienes tenían familiares en residencias o a quienes cogían el cercanías «como latas en plena pandemia» para ir a trabajar.

 

 


confinamientos clasistas /  confinamientos selectivos /  Isabel Díaz Ayuso /  Redacción /