Redacción •  Actualidad • 03/10/2020

Madrid comienza su confinamiento en medio de una grave crisis institucional

  • Las restricciones de movilidad, establecidas tras una semana de incertidumbre por los desplantes del ejecutivo autonómico al gobierno central y la consecuente crisis institucional, afectan a más de tres millones de habitantes de la capital.
Madrid comienza su confinamiento en medio de una grave crisis institucional
La Plaza Mayor de Madrid amanece desierta tras el establecimiento de las restricciones de movilidad / Sergio Pérez / Reuters

Madrid ha quedado finalmente confinada. Sus más de tres millones de habitantes no podrán desplazarse fuera de la capital durante, al menos, dos semanas para contener los alarmantes niveles de crecimiento en el número de contagios de COVID-19.

Las restricciones, más suaves que las establecidas durante el Estado de Alarma, han sido recibidas con frustración y resignación por la población, crecientemente descontenta con la gestión sanitaria ante la evidente falta de recursos para hacer frente a los contagios y tratar de contener la expansión de la enfermedad. Las protestas no han cesado desde hace varias semanas, ante el estado de los servicios públicos. Protestas que no tienen aspecto de cesar con las restricciones establecidas.

La medida, además, ha venido precedida por una semana convulsionada en la política madrileña, marcada por el bronco enfrentamiento entre el ejecutivo autonómico presididido por Isabel Díaz Ayuso y el gobierno central.

Grave crisis institucional

A pesar de los esfuerzos por mantener la imagen de fortaleza en su enfrentamiento al gobierno central, el equipo de Ayuso comienza a dar signos de una gravísima crisis institucional en el peor momento posible. La dimisión del consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, miembro de Ciudadanos, es tan solo la última de un reguero de abandonos que comenzó antes del verano, con la marcha de la directora de Salud Pública Yolanda Fuentes.

Los rumores de quiebra entre los dos socios de gobierno, Ciudadanos y Partido Popular, han rodeado al ejecutivo durante toda la crisis sanitaria. La posibilidad de una moción de censura o la convocatoria de elecciones anticipadas, han sido vistas como salidas inminentes en varias ocasiones. A estos rumores se han sumado otros en las últimas semanas.

Desde las propias filas populares han emanado distintas posibilidades, como una posible intención de la presidenta autonómica de adelantar los comicios para hacerlos coincidir con las elecciones catalanas, o planteamientos que sitúan a Ayuso fuera de los planes de la actual dirección de Genova.


Ayuso /  Confinamiento /  crisis institucional /  Madrid /