Redacción •  Actualidad •  03/05/2021

Unai Sordo reclama al Gobierno que cumpla sus compromisos y salde la deuda con la clase trabajadora, y, ante las elecciones de Madrid, pide que ningún voto trabajador vaya a la extrema derecha

Alrededor de cien mil personas participaron este 1º de Mayo, Día Internacional del Trabajo, en las manifestaciones convocadas por CCOO y UGT que han tenido lugar en más de 70 ciudades bajo el lema “Ahora toca cumplir“ para exigir la deuda que el país tiene con una clase trabajadora, a la que el secretario general de CCOO, Unai Sordo, reivindicó citando a Antonio Machado – “En España lo mejor es el pueblo. Siempre ha sido lo mismo. En los trances duros, los señoritos invocan la patria y la venden; el pueblo no la nombra siquiera, pero la compra con su sangre y la salva” –. “El Gobierno tiene que cumplir sus compromisos en materia de subida del SMI, de legislación laboral y de protección social”, recalcó, al tiempo que pidió, en referencia a las elecciones en Madrid, que ningún voto trabajador vaya para la extrema derecha, “para quien nos odia, para quien no quiere a la clase trabajadora” o para los que frivolizan confundiendo libertad con tomar una caña.

Unai Sordo reclama al Gobierno que cumpla sus compromisos y salde la deuda con la clase trabajadora, y, ante las elecciones de Madrid, pide que ningún voto trabajador vaya a la extrema derecha

Miles de trabajadores y trabajadoras exhibiendo las banderas rojas de los sindicatos recorrieron las calles de más de 70 ciudades en la jornada festiva y reivindicativa del 1º de mayo, una participación que este año estuvo marcada por las estrictas medidas de seguridad para restringir el número de asistentes por motivos de salud, y que se ha celebrado después de que el año pasado las manifestaciones no pudieran celebrarse por una pandemia que ha tenido efectos devastadores.

La manifestación de Madrid, a la que acudieron varios ministros y ministras y el candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid Ángel Gabilondo, la candidata de Más Madrid, Mónica García, y de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, estuvo encabezada por los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez, seguidos de las columnas de trabajadores y trabajadoras organizadas para guardar la distancia de seguridad.

En su intervención en la Puerta del Sol madrileña, tras la de los responsables regionales de ambos sindicatos y de representantes de trabajadores de los servicios esenciales (sanidad, comercio, limpieza, que en medio de una plaga de contagios han sacado adelante el país), el secretario general de CCOO celebró la recuperación de la movilización, que la clase trabajadora recupere las calles, y comenzó con un reconocimiento de la gente normal, de la que durante la pandemia se levantaba a las 5, las 6, las 7 de la mañana, y tras escuchar el número de muertos del día anterior, se dirigía a su trabajo. “Nunca habrá suficiente gratitud para los trabajadores y trabajadoras de este país”. “Hoy es un día para reivindicar el papel de la clase trabajadora”, señaló Unai Sordo, que lo hizo citando a Antonio Machado: “En España lo mejor es el pueblo. Siempre ha sido lo mismo. En los trances duros, los señoritos invocan la patria y la venden; el pueblo no la nombra siquiera, pero la compra con su sangre y la salva”.

Por eso, tenemos “toda la legitimidad para decir que ahora toca cumplir con los trabajadores y las trabadoras”, de que hay que saldar la deuda con la gente que sacó el país adelante. Esto es lo que los sindicatos están diciendo cuando hablan de subir el SMI, de que no haya salarios de miseria. O de que se tiene que derogar la reforma de pensiones para asegurar pensiones suficientes en el presente y para las siguientes décadas y la reforma laboral para acabar con la temporalidad y la rotación y que las empresas despidan a su antojo gracias a una legislación que lo permite y lo fomenta, explicó Unai Sordo.

La situación política y, en concreto las elecciones madrileñas del próximo 4 de mayo, también marcaron el discurso del secretario general de CCOO. En su opinión la tensión política no es casual, tiene que ver con la normalización institucional y política de la extrema derecha, con la normalización de lo que no es normal porque “no es normal el clasismo, la xenofobia, el machismo yo el acoso al adversario”, apuntó. “No se puede decir que este Gobierno es legítimo, gustará más o menos, pero es legítimo», subrayó además en relación a otra de las causas de la tensión política.

A juicio del secretario general de CCOO, en las elecciones de Madrid nos jugamos mucho, por lo que animó a votar a la izquierda: “Ni un voto para la extrema derecha, para quien nos odia, para quien no quiere a la clase trabajadora”, demandó, criticando también a los que frivolizan con la palabra libertad, libertad que trajeron los que fueron encerrados y torturados en los sótanos de la sede de la Comunidad de Madrid en Sol, y confunden libertad con tomar una caña.

En este sentido, Unai Sordo reivindicó un Contrato Social para el siglo XXI. No se trata de que cada uno se salve por su cuenta – “Solidaridad o egoísmo, es lo que está en juego”, dijo -, sino de actuar colectivamente y organizados. Hay que ahuyentar a la extrema derecha, que no engañe a las personas trabajadoras desesperadas por el incremento de la pobreza y las desigualdades, concluyó.


1 de Mayo /