La Tienda Republicana

Juntos, together, ensemble, zusammen.

En los tiempos que corren nada es más corrosivo para el progreso de la humanidad que la división, la separación, la desconfianza. Lo dice la canción, “realizaron la labor de desunir nuestras manos, y a pesar de ser hermanos, nos miramos con temor”. Qué bien, con qué claridad Pablo Milanés deja constancia de cómo las colonias latinoamericanas españolas fueron divididas en estados que pronto se enfrentaron entre ellos.
 
Esta división y desconfianza nace del nacionalismo que inculca la diferencia como elemento de oposición entre personas y pueblos. Los vientos de nacionalismo inflaman los corazones y  anulan la razón como bien sabían Hitler y Goebbels y de lo que alertó el prestigioso historiador Johan Huizinga: “lo mágico y lo fantástico, encumbrándose en el humo de los apetitos fogosos, oscurece el entendimiento cuando el mito suplanta al logos”. Tristemente, con el nacionalismo la irracionalidad termina con la razón.
 
En la Unión Europea todos los partidos de ultraderecha claman por la destrucción del marco de convivencia que, con todos sus defectos, los europeos han construido juntos durante tantos años de paz desde la Segunda Guerra Mundial. Con el culebrón interminable del Brexit se ha abierto la puerta de un túnel que lleva a no se sabe dónde a los ciudadanos británicos. La única certeza es que al final de ese túnel Gran Bretaña será más débil y la Unión Europea también, y que todos perderemos. También Trump reivindica la unilateralidad y el aislamiento internacional de EE. UU., enfrentándose a la Unión Europea, abriendo guerras comerciales con China, insultando a los latinoamericanos, peroperdonando a sus aliados saudíes que descuarticen a periodistas molestos...
 
Como precisamente eso, la unilateralidad, es lo que pide VOX en sus “100 medidas para la España viva”, nos tememos que muy pronto formará parte de las reivindicaciones políticas del PP y de Ciudadanos. Ya hablaremos de ese “programa”, carente de medidas concretas para mejorar la vida de los españoles, un tercio del cual es mentira, otro tercio propuestas que no se pueden cumplir y el otro una fanfarria nacionalista llena de odio al diferente. 
 
Valgan por ahora estas muestras del programa de VOX. “Punto 33. Suspender el espacio Schengen”, lo que dificultará los movimientos de millones de españoles emigrantes y españoles turistas que viajan por motivos de ocio y trabajo o para reunirse con sus familias.¿Querrían nuestros camioneros volver a detenerse durante días cada vez que tuvieran que atravesar una frontera europea? “Punto 99. Incidir en la bilateralidad en las relaciones internacionales, abandonando organismos supranacionales si son contrarios a los intereses de España”. Como en cualquier comunidad de vecinos, en cualquier organismo supranacional se toman decisiones que no siempre son del gusto de todos. ¿Se imaginan a España fuera de la ONU, de la UE, de los tribunales internacionales de justicia, de la Cumbre del Clima, al igual que hace Trump? Por cierto, hablando de tribunales internacionales, miren el punto 91 de su programa: “Recuperar la soberanía nacional en la aplicación de las sentencias de nuestros tribunales”. Veamos… el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea sentenció que las cláusulas suelo que los bancos españoles imponían a los hipotecados eran ilegales y abusivas. Bueno, pues si fuera por VOX los bancos se quedarían con los 4.000 millones de euros que han estafado a miles de familias españolas
 
No se nos olvida que los nacionalismos excluyentes se retroalimentan, y que dando de comer al nacionalismo ultraderechista del “a por ellos” tenemos la mano del iluminado Torra, alguien al que se le ocurre pedir a los catalanes que estén dispuestos a asumir todos los sacrificios e imitar el ejemplo de la guerra civil eslovena. Sobran palabras. 
 
Terminamos de nuevo con Huizinga: “la diversidad es siempre más valiosa y más fecunda que la identidad”. Seguramente este pensamiento no le gustará a VOX. A Huizinga le costó el internamiento en un campo de concentración nazi. Nosotros estamos con el historiador holandés: los seres humanos, los ciudadanos europeos, los ciudadanos del mundo, somos hermanos. ¿Estamos mejor unidos resolviendo juntos nuestros problemas, o enfrentados creándonos problemas mucho más graves?
 

Fuente: http://colectivopuentemadera.blogspot.com/2018/12/juntos-together-ensemb...

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación