Redacción •  Internacional • 22/11/2020

ACNUR alerta del riesgo de que 2020 represente los niveles más bajos de reasentamiento de toda la historia reciente

  • Según los últimos datos de ACNUR, sólo 15.425 refugiados fueron reasentados entre enero y finales de septiembre este año, comparado con los 50.086 que hubo durante el mismo período del año anterior.
  • “Las cifras actuales apuntan a que estamos siendo testigos de uno de los niveles más bajos de reasentamiento en casi dos décadas. Esto es un revés para la protección de las personas refugiadas y para la capacidad de salvar vidas y proteger a quienes están en situaciones de mayor riesgo”, afirma la Alta Comisionada Auxiliar para Protección Gillian Triggs.
ACNUR alerta del riesgo de que 2020 represente los niveles más bajos de reasentamiento de toda la historia reciente
Refugiados en el Mediterráneo / Archivo

Este año 2020 batirá el récord a la baja de reasentamiento de refugiados, alerta ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados.

“Estamos haciendo frente a un nivel lamentablemente bajo de plazas de reasentamiento, con una cuota inferior a 50.000 personas para todo el año, y esto se ha visto además afectado por el impacto de la COVID-19, que ha demorado las salidas y paralizado los programas de reasentamiento de algunos Estados,” dijo la Alta Comisionada Auxiliar para Protección Gillian Triggs.

Según los últimos datos de ACNUR, sólo 15.425 refugiados fueron reasentados entre enero y finales de septiembre este año, comparado con los 50.086 que hubo durante el mismo período del año anterior.

“Las cifras actuales apuntan a que estamos siendo testigos de uno de los niveles más bajos de reasentamiento en casi dos décadas. Esto es un revés para la protección de las personas refugiadas y para la capacidad de salvar vidas y proteger a quienes están en situaciones de mayor riesgo”, dijo Triggs.

ACNUR está pidiendo a los Estados que reasienten tantos refugiados como puedan en 2020 para no perder las oportunidades de reasentamiento y que mantengan las cuotas abiertas para 2021.

Algunos países han establecido o ampliado sus capacidades para aplicar modalidades de tramitación de solicitudes más flexibles y están gestionando de forma segura los viajes, respetando los protocolos sanitarios recomendados. ACNUR anima a otros países a hacer lo mismo.

“Ampliar vías legales y seguras para ofrecer protección, como el reasentamiento, ayuda a salvar las vidas de los refugiados y puede también mitigar el que tengan que recurrir a viajes peligrosos por tierra o por mar”, dijo Triggs.

El impacto de la COVID-19 paralizó la evacuación de refugiados desde Libia desde el 12 de marzo hasta el 15 de octubre, un programa que salva vidas. Unos 280 refugiados, que previamente habían sido trasladados a espacios de acogida de emergencia en Níger y Ruanda, se encuentran a la espera de ser trasladados a países de reasentamiento, mientras que 354 personas aguardan decisiones de países de reasentamiento.

No obstante, es muy positivo ver que varios países de reasentamiento han dado prioridad a las salidas de refugiados desde El Líbano en cuanto se han levantado las medidas de confinamiento, ofreciendo un alivio a personas refugiadas que además llevaban en sus espaldas el trauma de la haber vivido la devastadora explosión del Puerto de Beirut. Un total de 1.027 refugiados salieron de El Líbano hacia nueve países de reasentamiento entre agosto y septiembre, incluyendo 138 personas que llegaron a España.

A pesar del impacto de la pandemia de COVID-19, las operaciones de reasentamiento de ACNUR continúan en marcha para identificar y tramitar casos durante todo el año, sometiendo a consideración de los Estados los expedientes de reasentamiento de más de 31.000 personas refugiadas.

De los refugiados reasentados en lo que va de año, los sirios son mayoritarios (41%), seguidos por los congoleños (16%).  El resto de personas reasentadas proceden de 47 países entre los que están Irak, Myanmar y Afganistán. Muchos de ellos son supervivientes de violencia o de tortura, son mujeres o niños en situación de riesgo o tienen otro tipo de necesidades de protección.

Uno de los objetivos del Pacto Mundial sobre los Refugiados es proteger mejor a las personas refugiadas y apoyar a los países que acogen a grandes poblaciones de refugiados, entre otras formas, a través del reasentamiento u otras vías legales de entrada complementarias. En este espíritu de compartir responsabilidades para proteger a los refugiados, ACNUR hace un llamamiento a más países para que se sumen a este programa de reasentamiento de refugiados, y anima a que se amplíen y se hagan más accesibles las reunificaciones familiares y otros programas de acogida.


ACNUR /  derecho humanos /  refugio /