David Ramos •  Cultura • 13/10/2020

“Red screening”, el cine independiente sorprende en el Festival de Sitges

Las calles de Sitges el domingo seguían siendo un hervidero de fans del cine fantástico, familias que aprovechaban el puente para visitar la bella localidad catalana y turistas inglesas copando las terrazas del centro de la ciudad.

“Red screening”, el cine independiente sorprende en el Festival de Sitges
Paseo marítimo de Sitges / David Ramos

En la sesión matinal acudimos a ver una de las secciones en la que más disfruto del festival, los Cortos de animación a competición. Los cortos de ficción son una herramienta para que los realizadores muestren sus capacidades, asimismo, el formato de animación permite una mayor libertad creativa a los autores, sin las trabas de infraestructura y presupuesto que suponen las obras de imagen real. Este año destacaría dos trabajos:

Red Rover” es otra obra en Stop Motion de la directora británica Astrid Goldsmith, experta en la técnica. Narra las aventuras de los pequeños habitantes de Marte, que deben enfrentarse a una sonda Rover enviada desde la NASA a investigar el planeta rojo. Una delicia de corto, inocente y entrañable que emociona y entretiene a partes iguales.

Marcianitos a la carga en Red Rover.

Un concepto totalmente diferente es el que ofrece “Average Happiness” de la suiza Maja Gehrig. Los gráficos estadísticos de una presentación Power Point comienzan a danzar y relacionarse entre ellos en una vorágine colores y formas que deforma la realidad hasta convertirla en un espectáculo visual que deja boquiabierto al espectador.

Por la tarde, a una hora nefasta tras la comida, acudimos con altas expectativas a ver “The Owners”, otra candidata a la Sección Oficial a competición. Protagonizada por Maisie Williams aka Arya Stark en Juego de Tronos, la película se desarrolla en la Inglaterra rural a principios de los noventa: los amigos de la infancia Nathan y Terry son inducidos por el sociópata local para robar a los Huggins, un médico anciano y su esposa. Pero las víctimas no son tan inofensivas como parecen… Me dormí varias veces a lo largo de la película, lo cual no sé si habla más de la película o de mí como espectador. La típica “home invasión” que sale mal, cliché explotado con mucha más fortuna por títulos como“No respires” (2016).

The Owners.

Después de la reparadora siesta nos dirigimos a Brigadoon, antiguo matadero de Sitges y sede de la sección del festival que presenta los trabajos independientes dentro de las temáticas de terror y fantástico. Estrenos, retrospectivas, homenajes y / o cine de culto.

Allí nos esperaba la primera gran sorpresa del festival, la película uruguaya “Red Screening (Al morir la Matinee)”. La acción se desarrolla en una sala de cine de Montevideo en 1993. Un reducido grupo de espectadores se dispone a ver una película de terror, ajenos al asesino que acecha en las sombras de la sala.

Maximo Contenti, director de Red Screening / David Ramos.

La película es un genuino Slasher ochentero a la vieja usanza. Su bajo presupuesto no es impedimento para desarrollar una cinta espectacular, tanto en la fuerza de las imágenes como en el pulso del montaje. En la película hay determinados momentos de absoluta genialidad, conservando un humor negrísimo con secuencias que pudieran estar rodadas por Jess Franco. Si el realizador Maximiliano Contenti hubiera dispuesto de un presupuesto más abultado, la película a buen seguro estaría compitiendo en la Sección Oficial. Sangre, suspense, violencia…no se puede pedir más.

Cine Retiro / David Ramos.


Festival de Sitges /  Sitges 2020 /