Cortesía •  Redacción •  Vivienda • 28/03/2020

Compromís pide moratorias para los créditos no hipotecarios y préstamos personales que afectan a miles personas y familias

Carles Mulet, portavoz de Compromís en el Senado, defiende que el gobierno aplique las medidas de manera inmediata por Real Decreto.

Compromís pide moratorias para los créditos no hipotecarios y préstamos personales que afectan a miles personas y familias

El portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, ha presentado una petición urgente al Gobierno  en la cual se pide que, equiparando con las soluciones dadas para la suspensión del pago de alquileres, o créditos bancarios,  se adopten medidas para dar solución a las dificultades para el pago de créditos personales al consumo de personas físicas empleadas por cuenta ajena o en situación de desempleo  y de consumo para miles y miles de personas y familias.

Mulet ha defendido que se adopta de manera urgente y por Real Decreto, siguiendo el caso del  Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, adopta una medida de carácter urgente dirigida a asegurar la protección de los deudores hipotecarios en situación de vulnerabilidad tras la aprobación del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. La atención de todas las personas en condiciones de vulnerabilidad es una de las prioridades estratégicas del Gobierno y en las actuales circunstancias deben ser un colectivo especialmente protegido”

No obstante – ha proseguido el senador de Compromís- , además  de créditos hipotecarios para la adquisición de viviendas, hay  miles de personas físicas, autónomos y empresas que han solicitado otro tipo de créditos, como préstamos al consumo  ( para cubrir necesidades en un momento determinado), préstamos personales al consumo ( adquirir vehículos o  electrodomésticos, por ejemplo), préstamos para estudios,  préstamos personales al consumo por parte de personas físicas , créditos por parte de emprendedores, autónomos o pequeñas empresas para su actividad normal, para la reforma de locales comerciales…etc.

En el caso de los primeros ejemplos, los créditos personales al consumo de personas físicas, suelen ser a devolución a corto plazo. La actual situación económica ha hecho que muchas personas empleadas por cuenta ajena o con trabajo autónomo, vayan  a dejar de tener ningún tipo de ingreso, o ver disminuido este de manera drástica como en el caso de los autónomos,  por lo menos durante un mes en el mejor de los casos. A pesar de las medidas del Gobierno  frente a autónomos  y autónomas y PYMES, se han dejado desprotegidas a las personas empleadas por cuenta ajena  con  préstamos personales al consumo o tarjetas revolving, hablamos de economía familiar, de gente que ha visto finalizado su trabajo por la situación crítica actual, o ha sido objeto de ERTEs, o bien de quien no ha iniciado el trabajo como en el caso de las personas trabajadoras fijas discontinuas del sector turístico, hoteles y restauración, y también, como en el caso de créditos hipotecarios, puede acusar pérdidas sustanciales de ingresos, de ventas.

Mulet ha expuesto que “ No poder hacer frente durante este periodo de crisis a sus obligaciones bancarias, puede acarrear repercusiones gravísimas para miles de personas físicas por cuenta ajena y familias y también para avalistas, reclamaciones judiciales, aplicación de penalizaciones e intereses de demora, la inscripción en ficheros de morosos que les van a impedir en el futuro a la obtención de créditos bancarios…entre otras repercusiones.


Cortesía /  hipotecas /  moratorias /  Redacción /  vivienda /