Redacción •  Actualidad • 22/10/2020

CGT apuesta por la sostenibilidad: En defensa de la ganadería, la agricultura y el Balneario de Retortillo

CGT apuesta por la sostenibilidad, por la salud, por empleos de calidad, por estrategias a largo plazo, por la autogestión del territorio y del empleo. CGT apuesta por construir entornos amables y solidarios y no por la destrucción. La mina de uranio es una apuesta extractivista de corto plazo que una vez agotada deja un paisaje de ruina, desolación y contaminación.

CGT apuesta por la sostenibilidad: En defensa de la ganadería, la agricultura y el Balneario de Retortillo

Comunicado

Parece que a estas alturas no debiera ser necesario acudir a la definición de SOSTENIBILIDAD para argumentar determinadas situaciones, pues es un concepto conocido por la sociedad y utilizado ya desde hace algunas décadas. Quizá por esto sea necesario recordarlo, con el paso del tiempo y la utilización y mecantilización de las palabras éstas dejan de reflejar su significado cuando hacemos uso de ellas. La SOSTENIBILIDAD se refiere, por definición, a la satisfacción de las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas, garantizando el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social.

CGT es un sindicato que apuesta por la sostenibilidad como seña de identidad y defiende el trabajo como un medio de vida y no como un un modo de vida. Estas dos ideas no pueden estar enfrentadas, mas bien al contrario deberían de haberse acompañado en el devenir de la historia reciente y lo que parece más claro están obligadas a caminar en el progreso más inmediato y del futuro a medio y largo plazo. Esto quiere decir que el empleo debe orientarse con una perspectiva sostenible sin poner en riesgo el futuro y poniendo en el centro a la persona dentro de un entorno en el que tiene que convivir y que tiene que hacer perdurar.

La mina de uranio de Retortillo pone en peligro la sostenibilidad en toda la comarca y pone en riesgo a toda la provincia de Salamanca. Las consecuencias una vez se abra , y también al cierre de la mina serán devastadoras.

  • En términos de empleo la mina de uranio de Retortillo pondría en peligro los puestos de trabajo de la comarca, especialmente los más de 60 de la plantilla del Baleario que desde hace 150 años está generando riqueza en la comarca. Igualmente amenaza la salida al mercado de productos agrícolas y ganaderos que podrían verse afectados por la contaminación radiactiva de la actividad y su rechazo en los mercados lo que provocaría la ruina en la comarca de un sector básico en la zona que también genera empleo en forma de trabajo autónomo y por cuenta ajena.

  • En términos sociales la comarca sufrirá un tsunami, ya que en un primer momento vendrán nuevos pobladores para que después la OLA de la desolación poblacional asole la comarca convirtiéndola en un desierto demográfico.

  • En términos de salud pública, la explotación a cielo abierto de material radiactivo esparcirá por la atmósfera, el cauce y acuíferos del rio Yeltes materiales radiactivos y metales pesados lo que supone un serio peligro para la vida humana en la comarca. Estudios epidemiológicos han detectado aumentos significativos de cáncer en las zonas próximas a minas de uranio.

  • En términos ambientales se hipoteca el entorno, la biodiversidad, las especies autóctonas; la destrucción de la comarca será evidente, quedará un lugar inhóspito, inhabitable, mas parecido a un paraje MadMaxiano o marciano (por otra parte se podrán hacer experimentos de vida en marte en esta comarca).

  • Finalmente la explotación de la mina supondría la creación de un almacén de residuos radiactivos – cementerio nuclear – cuya radiación duraría miles de años sin que la empresa pueda avalar su mantenimiento durante todo ese tiempo.

Por todo esto “no todo vale” no se puede defender solo el empleo por encima de todo, no se puede defender solo la legalidad por encima de todo. Por encima está la sostenibilidad. Hay que sostener los empleos en el sector primario que actualmente hay en la zona que probablemente se perderán con la apertura de la mina. Hay que sostener los empleos del Balneario que probablemente también se perderán con la apertura de la mina. En este caso habría que preguntar a las integrantes del comité de empresa del Balneario donde la mayoría la tiene UGT y su sindicato defiende la mina.

CGT apuesta por la sostenibilidad, por la salud, por empleos de calidad, por estrategias a largo plazo, por la autogestión del territorio y del empleo. CGT apuesta por construir entornos amables y solidarios y no por la destrucción. La mina de uranio es una apuesta extractivista de corto plazo que una vez agotada deja un paisaje de ruina, desolación y contaminación.

CGT Salamanca.


mina de uranio /